• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

El Papa con Rouhaní: “Significativo papel de Irán,…

 Papa Francisco recibiendo al presidente iraní. Foto AP

Papa Francisco recibiendo al presidente iraní. Foto AP

Estuvo 40 minutos con el Papa, y le pidió: «Rece por mí»Francisco al presidente de Irán: «Gracias por la visita y confío en la paz»

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

IACOPO SCARAMUZZI


El coloquio entre Papa Francisco y el presidente iraní Rouhaní duró 40 minutos. Al final, el presidente dijo al Pontífice, con la ayuda del intérprete: «Le pido que rece por mí».

Al despedirse de Rouhaní, antes de que este se dirigiera hacia la primera logia del Palacio Apostólico para reunirse con el Secretario de Estado, Pietro Parolin, el Papa le dijo: «le agradezco mucho por esta visita y confío en la paz». Un intercambio de frases que describe el clima cordial del encuentro y que también indica el tono de un coloquio entre dos personalidades de alto nivel en el escenario internacional y que también son líderes religiosos.

Rouhaní llegó al Vaticano con algunos minutos de retraso. Después subió a la segunda Logia del Palacio Apostólico, con un séquito de 12 personas. El encuentro fue en la Biblioteca privada del Pontífice y comenzó a las 11.12 minutos. Terminó a las 11.52.

Durante esos 40 minutos los acompañaron dos interpretes: un sacerdote para el Papa y una mujer con el velo, que trabaja en la embajada iraní ante la Santa Sede, para el presidente Rouhaní.

Al final, el mandatario le presentó al Papa a sus colaboradores, empezando por el ministro del Exterior Javad Zarif. También estaban el embajador ante la Santa Sede y su «número dos». Ambos líderes, según indicó el comunicado de la Sala de Prensa Vaticana sobre el encuentro, subrayaron los valores espirituales comunes y se refirieron al buen estado de las relaciones entre la Santa Sede y la República Islámica de Irán, a la vida de la Iglesia en el país y a la acción de la Santa Sede en favor de la promoción de la dignidad de la persona humana y de la libertad religiosa.

Más tarde se habló sobre la conclusión y la aplicación del Acuerdo Nuclear y se puso de relieve el significativo papel que Irán está llamado a desempeñar, junto con otros países de la región, en la promoción de soluciones políticas adecuadas a las diversas problemáticas que afligen a Oriente Medio, contrastando la difusión del terrorismo y el tráfico de armas. Al respecto, se recordó la importancia del diálogo interreligioso y la responsabilidad de las comunidades religiosas en la promoción de la reconciliación, de la tolerancia y de la paz.

Después se llevó a cabo el tradicional intercambio de regalos, y Rouhaní presentó al Papa un tapete de un metro por 60 centímetros: Este fue hecho a mano en la ciudad santa de Qom», le explicó. El otro regalo que llegó desde Teherán era un gran volumen con una antología artística de miniaturas. Francisco respondió con un medallón de San Martín, explicando que «el Santo se quitó la capa para cubrir al pobre: un signo de fraternidad gratuita». «Gracias, de verdad», le respondió el presidente, que también recibió una copia de la encíclica «Laudado si’»; al entregársela, el Papa le indicó: «Es mi documento sobre la protección de la Creación, pero no existe en lengua farsi, por lo que le doy una copia en inglés y, me permita, también en árabe». Al final, el Papa lo acompañó hasta la puerta y dijo: «su visita me ha dado mucho gusto, y le deseo buen trabajo».