• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

El papa a Davos: ¡No se olviden de los pobres!

Papa tecnológico

Papa tecnológico

Papa Francisco invitó a una reunión privada a Eric Schmidt, presidente de Alphabet, la matriz de Google, También participó el director de Google-Ideas y ex funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jared Cohen, Schmidt y Cohen son coautores del libro "The New Digital Age: Reshaping the Future of People, Nations and Business", publicado en 2013. - “De Silicon Valley al Vaticano”: el camino de la política educativa de Francisco Lanzan Scholas Labs, la aceleradora de proyectos tecnológicos inclusivos del Papa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Zenit : Las menores oportunidades para un empleo satisfactorio y digno, conjugado con la reducción de la seguridad social, están causando un inquietante aumento de desigualdad y pobreza en diferentes países.

Hay una clara necesidad de crear nuevas formas de actividad empresarial que, mientras fomentan el desarrollo de tecnologías avanzadas, sean también capaces de utilizarlas para crear trabajo digno para todos, sostener y consolidar los derechos sociales y proteger el medio-ambiente. Es el hombre quien debe guiar el desarrollo tecnológico, sin dejarse dominar por él.

Así lo afirma el papa Francisco en el mensaje que ha enviado al profesor Klaus Schwab , fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, con ocasión de la apertura del encuentro anual, y que se desarrolla en  en estos días en Davos-Klosters, Suiza.

Allí se dan cita, desde 1991, los principales líderes empresariales, políticos, periodistas e intelectuales de todos los países, para analizar los problemas más apremiantes que enfrenta el mundo; entre ellos, la salud y el medio ambiente.

El tema a abordar este años es “El Dominio de la Cuarta Revolución Industrial”.

El cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo de la Justicia y la Paz, ha sido el encargado de leer el mensaje enviado por el Pontífice.

Asimismo, el Santo Padre observa que los últimos estudios conducidos por la Organización Internacional del Trabajo indican que, en la actualidad, “el desempleo afecta a cientos de millones de personas”. Al respecto ha indicado que la “financialización” y la “tecnologización” de las economías globales y nacionales, han producido cambios de gran envergadura en el campo del trabajo.

Y dirige una petición muy concreta a los participantes del Foro, como líderes en el mundo de los negocio: “¡No se olviden de los pobres!”, asegurando que “este es el principal desafío que tienen ustedes”.

Llorar por la miseria de los demás –asegura el Papa– no significa sólo compartir sus sufrimientos, sino también y sobre todo, tomar conciencia que nuestras propias acciones son una de las causas de la injusticia y la desigualdad.

De este modo, el Pontífice explica que una vez que tomamos conciencia de esto, “llegamos a ser humanos más plenos, pues nuestra responsabilidad para con nuestros hermanos y hermanas es una parte esencial de nuestra humanidad común”.

El Papa les pide que “no tengan miedo de abrir su mente y su corazón a los pobres”. Porque de este modo, “podrán dar rienda suelta a sus talentos económicos y técnicos, y descubrir la felicidad de una vida plena, que no les puede proporcionar el solo consumismo”.

En esta misma línea, el papa Francisco precisa que frente a los profundos cambios que marcan época, los líderes mundiales se enfrentan al reto de garantizar que la futura “cuarta revolución industrial”, no conduzca a la destrucción de la persona humana o a la transformación de nuestro planeta en un jardín vacío para el disfrute de unos pocos elegidos.

Tal y como advierte el Papa, el momento actual proporciona una valiosa oportunidad para guiar y gobernar el proceso ahora en curso, y construir sociedades inclusivas basadas en el respeto por la dignidad humana, la tolerancia, la compasión y la misericordia. Por eso les exhorta a hacer un “esfuerzo unido para lograr un desarrollo sostenible e integral”.

El Papa reitera la idea de que la actividad empresarial “tiene la responsabilidad de ayudar a superar la compleja crisis de la sociedad y del medio ambiente, y luchar contra la pobreza”. Esto hará –asegura– que sea posible mejorar la precaria condición de vida de millones de personas y cerrar la brecha que da lugar a numerosas injusticias, que erosiona los valores fundamentales de la sociedad, como la igualdad, la justicia y la solidaridad.

 

Scholas Labs

 

Luciana Vázquez - Con Internet y las redes sociales no sólo se ganan elecciones. Obama lo hizo, sabemos. También se llega a las almas de los creyentes. O se hacen milagros. "Que el chico mudo pueda hablar. Que el chico no vidente pueda ver. Que el chico autista se pueda comunicar. La tecnología está posibilitando este diálogo." Así lo afirma desde Roma uno de los directores de la Red Mundial de Scholas Ocurrentes, José María del Corral, que ya es el eje indiscutido de la política educativa ideada por el papa Francisco.

Scholas Labs: ése es el tema central de la conversación con Del Corral. Buen nombre para aplicación móvil de última generación salida de la cabeza de un gurú de Silicon Valley. Pero no, Scholas Labs es otra cosa: el nuevo proyecto educativo del Papa, que se lanza hoy desde el Vaticano, a las 12 de Buenos Aires, en videoconferencia mundial en diálogo con seis chicos, de diferentes países, todos con diversas discapacidades.

El concepto de Scholas Labs es casi rutina para los oídos de los inversores de riesgos que andan a la caza de startups tecnológicos llenos de potencial impulsados por cerebros innovadores. Pero en el Vaticano es una novedad: es la primera vez que la Iglesia lanza una "aceleradora" de proyectos que, en este caso, busca apoyar a emprendedores que aporten soluciones educativas a través de la tecnología.

Pero mientras el capital de riesgo busca rentabilidad alta, Scholas Labs es un emprendimiento sin fines de lucro que persigue objetivos de inclusión e integración educativa y social. "Muchos de los proyectos que va a impulsar Scholas Labs tienen que ver con aportar soluciones tecnológicas de todo tipo para los chicos con necesidades educativas especiales. Hay un desafío nuevo: conectar a la periferia existencial de la que habla Francisco, aquellos que viven condicionados por muros vitales. La tecnología va a transformar estos muros en puentes", explica Del Corral.

De ahí la metáfora de Del Corral, que sueña con que la tecnología rompa el silencio del chico mudo, por ejemplo.

Y de ahí que para lanzar Scholas Labs el Papa se conecte hoy vía Google Hangouts con Isabel, una española ciega de 13 años que quiere ser escritora y le contará al Papa sobre la tecnología con la que derriba su "muro".

O con Bautista, un chico de 14 años, con autismo, que se desvive por los juegos de construcción, que sólo puede responder "sí" o "no" a cada pregunta, pero que se vale de una computadora para aprender matemática y lengua en la escuela y de una tablet para sacar fotos y hacer collages. El Papa también conversará con Pedro, un brasileño de 12 años que nació sin una mano y sin dos tercios de su antebrazo izquierdo y maneja a la perfección la PlayStation y el mouse de su computadora.

Así cerrará el IV Congreso Mundial de Scholas, que empezó el lunes pasado.

Los socios estratégicos que buscó Scholas Ocurrentes para desarrollar Scholas Labs son atípicos para el Vaticano. Google, Innova, Microsoft, Telecom Argentina, IBM y Línea 64, que aportan conocimiento, recursos humanos, tiempo y dinero de forma solidaria.

También participa Globant, una empresa argentina fundada en 2003, dedicada al desarrollo de soluciones innovadoras de software a medida de clientes en los Estados Unidos y Europa, cuya expansión y crecimiento se convirtieron en un caso de estudio para Harvard. LinkedIn, la red social global enfocada en el mundo profesional, es uno de sus clientes: Globant desarrolló la aplicación de LinkedIn de todos los smartphones del mundo. Globant se subió a Scholas cuando lo contactó un cliente fuera de lo común en su sector: el papa Francisco, a través de Del Corral.

La tecnología está omnipresente en el proyecto Scholas Ocurrentes. En el caso de Scholas Labs, se aprovecha de Internet para atraer, a través de su página web, emprendedores ansiosos por postular sus proyectos. Cuenta además con un consejo asesor de expertos en tecnología, de distintas compañías, que elegirá los proyectos a "acelerar" y un equipo de consultores que ayudará a "incubarlos" en el plazo de cuatro meses.

"Los proyectos pueden desarrollarse en el mundo de Internet, pero también en el mundo real, con otro tipo de tecnologías. Por ejemplo, una solución a un problema de acceso a escuelas en África", explica uno de los fundadores de Globant, el ingeniero Néstor Nocetti.

Scholas Labs ya está avanzando con un proyecto elegido, Scholas Ciudadanía, en el que también participa Globant. "Es la dimensión virtual de Escuelas de Vecinos", explica Del Corral. Se refiere a la iniciativa que ya tiene unos 15 años y desarrolló el Papa en sus años de cardenal en Buenos Aires, un proyecto educativo que pone en contacto a alumnos de escuelas públicas y privadas y diversas clases sociales que buscan soluciones a problemas concretos de sus comunidades a través de la participación ciudadana.

El año pasado, además, se lanzó Scholas Social, una red global virtual de escuelas que ya cuenta con 400.000 instituciones, que potenció el efecto de Escuelas Hermanas, otro de los antecedentes de Scholas, que ponía en contacto a escuelas de distintos credos vía Internet.

Hay muchas maneras de explicar el "concepto" Scholas Ocurrentes. Pero hay dos dimensiones definitorias. Por un lado, su concepción de la educación: una educación que va más allá de los contenidos curriculares escolares. "Partimos de los problemas que los chicos plantean. Ésa es la educación que realmente el Papa piensa que va a cambiar al mundo. El sistema educativo entero está en crisis porque nada tiene que ver la realidad del chico con el sistema educativo", afirma Del Corral.

Por otro lado, la decisión con la que encontró en la tecnología, primero la de Internet, una aliada en ese concepto de educación global integradora. Es prometedor escuchar a hombres de la Iglesia y a creyentes convencidos hablar de valores, religión pero también "escalabilidad", "soluciones tecnológicas" e "incubadoras" en pos de soluciones concretas