• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Papa sin miedo: Amenaza terrorista, no cambia la agenda

Papa Francisco regaló el crucifijo de remos que le dio Castro

Papa Francisco regaló el crucifijo de remos que le dio Castro

 María Ximena Rondón - ACI).- El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, afirmó que no se dejarán “paralizar por el miedo” tras los atentados perpetrados por el Estado Islámico (EI) contra Francia el viernes pasado ni por sus amenazas contra el Vaticano y el Papa Francisco.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En entrevista concedida el 15 de noviembre al diario francés La Croix, el Cardenal Parolin expresó que “lo ocurrido en Francia ilustra, de una forma más contundente, que nadie puede considerar que está libre del terrorismo. El Vaticano puede ser un objetivo debido a su significado religioso. Podemos incrementar las medidas de seguridad en el Vaticano y en sus alrededores. Pero no nos dejaremos paralizar por el medio. Esto no cambia en nada la agenda del Papa, que va a continuar”.

Sobre la afirmación del Papa Francisco de que estamos viviendo una “tercera guerra mundial por partes”, y considerando los atentados en París del viernes pasado, el Purpurado explicó que el Santo Padre se refiere a una “guerra no declarada, asimétrica. Una guerra que va más allá del campo de batalla, donde las víctimas son personas inocentes, jóvenes, adultos y ancianos”.

“Una tercera guerra mundial por partes también significa que no se sabe dónde se producirá el siguiente episodio. El Estado Islámico advirtió que París… era solo el comienzo”.

Por ello, señaló que como respuesta “necesitamos que haya una movilización general en Francia, en Europa y en todo el mundo. Que se movilicen todas las fuerzas de seguridad, de la policía y de las inteligencias para erradicar el mal del terrorismo. Pero que también implique un despliegue todos los recursos espirituales para dar una respuesta positiva frente al mal”.

Añadió que se debe educar a la gente para que aprenda a rechazar el odio y que se debe convocar a todos los actores políticos, religiosos, nacionales e internacionales para “luchar juntos. Sin esta unión, esta batalla, nunca será ganada”. Incluso, señaló que es necesario incluir a los musulmanes para buscar una solución.

El Secretario de Estado precisó luego que cuando el Papa dijo que “es lícito detener al injusto agresor”, en referencia al Estado Islámico, el Santo Padre no decía nada nuevo porque citó el Catecismo de la Iglesia Católica cuando establece que “las autoridades tienen el derecho legítimo de repeler a los agresores que están en contra de la sociedad civil que está confiada a su responsabilidad”.

“Esto corresponde a la legítima defensa de un Estado, que debe proteger a sus ciudadanos y repeler a los terroristas. Cuando se trata de una intervención al exterior, debe buscar legitimarla a través de los organismos de la comunidad internacional. Nuestro rol es recordar estas condiciones, y no especificar los medios para rechazar a los agresores”, manifestó.

De otro lado, el Cardenal se refirió al próximo Año Santo que comienza el 8 de diciembre y dijo que se da en el contexto de “un mundo desgarrado por la violencia, representa el momento adecuado para lanzar la ofensiva de la misericordia”.

“El Papa quiere que el jubileo sirva para que las personas puedan reencontrarse, se comprendan y que dejen su odio. Luego de los atentados de París, este objetivo se ha reforzado. Nosotros recibimos la misericordia de Dios para adoptar esta misma actitud con los otros”.

“El Misericordioso también es uno de los nombres más bellos de Dios para los musulmanes, quienes pueden adherirse a este año santo, tal como el Papa lo desea”, concluyó.

 

“La Cruz de Lampedusa”

 

Yusnaby Pérez:  Los remos del crucifijo simbolizan a los migrantes cubanos

 

El papa Francisco donó a la pequeña isla de Lampedusa, en el sur de Sicilia, el crucifijo que le regaló el gobernante cubano Raúl Castro durante su viaje a Cuba, como un homenaje a los miles de inmigrantes que atraviesan el Mediterráneo .

El anuncio fue hecho por el cardenal italiano Francesco Montenegro.

“Tengo el placer de comunicar que el papa me informó que desea enviar como regalo a Lampedusa, ese crucifijo, fabricado con madera de barcos y cuya cruz está formada por dos remos”, explicó el religioso.

“Representa el Cristo del Mediterráneo, sus brazos abiertos hacia el mar hablan del deseo de la Iglesia de ser el faro de esperanza para todos”, comentó.

“Es un gesto más del amor del papa por los últimos”, afirmó.

El crucifijo, de 3,6 metros de altura y 2,75 metros de ancho, es una obra de arte realizada por el artista cubano contemporáneo Alexis Leyva Machado, mejor conocido como “Kcho”, y fue regalado en septiembre pasado por Castro al papa.

El crucifijo será expuesto en la Iglesia de la Santa Cruz de Agrigento con ocasión de la apertura el 8 de diciembre del Jubileo y será transportado en peregrinación a cinco parroquias de Sicilia antes de llegar finalmente a Lampedusa.

En ocasión de la entrega del regalo en La Habana, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, explicó que los remos del crucifijo simbolizaban también a los migrantes cubanos, muchos de los cuales murieron en el mar tratando de llegar a las costas de Estados Unidos.

Momento del regalo:

El drama de la migración se ha agravado en Cuba. Más de 43 000 cubanos llegaron a EE.UU. en el último año fiscal que terminó el pasado 30 de septiembre, lo que supone un aumento de más del 77 % con respecto al periodo anterior. También es crítica la situación en Europa, con la llegada el último año, tras cruzar el Mediterráneo, de 700 000 migrantes y refugiados y la muerte de más de 3 000 de ellos en el mar.