• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Lahore: Objetivo, “los cristianos”

grupo Jamaat-ul-Ahrar reivindicaron el atentado

grupo Jamaat-ul-Ahrar reivindicaron el atentado

Tras el ataque en el parque de juegos de Lahore, habrá tres días de luto en el país; las Iglesias elevarán sus invocaciones de paz y justicia, de armonía y compasión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

PAOLO AFFATATO - Muchos eran fieles que habían celebrado la liturgia pascual en las dos cercanas iglesias de la Asamblea de Dios, comunidad pentecostal que administra en Lahore una residencia de estudiantes.

Familias cristianas con niños que querían simplemente transcurrir serenamente el día de la Pascua, pasando algunas horas en el Gulshan-e-Iqbal Park.

Aire libre, «pic-nic», niños jugando.

Esa zona verde es muy frecuentada por los estudiantes de la cercana Universidad del Punjab, el mayor y más importante instituto de la región. Para los kamikazes talibanes fue muy fácil situarse a la salida del parque y llevar a cabo, con más de 20 kilos de explosivos, una masacre en la que fallecieron por lo menos 72 víctimas y que provocó más de 350 heridos. Las víctimas mortales seguramente irán aumentando en ls próximas horas, pues hay muchos heridos graves, sobre todo niños mujeres.

Línea directa entre Bruselas y Lahore.

Y si Europa todavía está desconcertada por el ataque del comando del llamado Estado Islámico, la violencia insensata y terrorista, obra de los talibanes, golpea a gente indefensa y sigue derramando sangre inocente en Paquistán, nación que está jugándose su futuro justamente en la lucha contra el terror. 

Las 50 mil víctimas de ataques terroristas en Paquistán (de las cuales 45 mil eran civiles, según refieren los cálculos oficiales) durante la última década, demuestran el alcance de ese virus que las instituciones, los servicios secretos, las fuerzas de policía y la sociedad civil tratan de derrotar.

Los talibanes del grupo Jamaat-ul-Ahrar reivindicaron el atentado y dijeron que el objetivo eran «los cristianos», aunque también hayan asesinado y herido a muchas personas que no tienen esa religión.

También se trató, especificaron, de «un desafío al gobierno de Navaz Sharif». El ejecutivo, después del atentado en la escuela militar de diciembre de 2014 en Peshawar, lanzó un plan nacional de lucha contra el terrorismo, y abandonó completamente el camino que habían elegido en un primer momento, es decir la de las negociaciones con los talibanes paquistaníes.

Ahora Paquistán pasará tres días de luto, durante los que las Iglesias elevarán invocaciones de paz y de justicia, mientras que los líderes cristianos y musulmanes insistirán en el rechazo común de la violencia ciega y reforzarán su compromiso común por la paz y la armonía.

Joseph Coutts, presidente de la Conferencia Episcopal católica del país, recordó: «Como cristianos, nuestra misión es ser testigos de paz y de misericordia en un país sacudido por el terrorismo. Y solo el amor de Cristo resucitado hace que no perdamos la esperanza».

Los cristianos, que son poco más del 2% de la población (180 millones de habitantes) no son el blanco exclusivo de los terroristas: son atacadas regularmente comunidades chiitas y ajmadíes, escuelas y universidades gubernamentales, líderes sunitas moderados, mezquitas de los sufis..

En este contexto, los cristianos prosiguen con convicción por la vía del diálogo y de la cooperación con el mundo islámico.

Un ejemplo evidente es el Consejo para el diálogo interreligioso de la ciudad de Lahore, grupo que fue fundado por el fraile capuchino Francis Nadeem en el Punjab y que  hoy es presidido por el lider musulmán sufi Shafaat Rasool.

Los líderes del Consejo piden que el gobierno que adopte las «medidas necesarias para proteger la vida de los ciudadanos». «Es esencial, hoy más que nunca, seguir difundiendo mensajes y palabras de paz en Paquistán», observó Nadeem en una conversación con Vatican Insider. Y subrayó que es urgente «unir las manos y los brazos, ignorando las diferencias, por el bien, la paz y la reconciliación».

La palabra clave para favorecer el encuentro entre los musulmanes y los cristianos es «misericordia», que es un de los «valores comunes» del islam y del cristianismo. Por esto el Jubileo de la Misericordia, proclamado por Papa Francisco, «es de extrema importancia. Podemos unir las fuerzas para construir la cultura de la misericordia», indicó Qaisar Feroz, párroco de la iglesia de San José en Lahore.

«Los líderes musulmanes —continuó— aprecian mucho el gesto del Papa de celebrar el Año de la misericordia, como vía para expulsar el extremismo de los corazones. Incluso en medio del dolor después de los atentados, seguiremos difundiendo el mensaje de la misericordia, con la esperanza de que la paz pueda prevalecer en nuestra sociedad», y sobre todo después de eventos como el ataque en el parque de juegos de Lahore.

Ahora las instituciones democráticas deben afrontar el desafío, pues tendrán que responder con señales claras. Ghulam Dastagir, miembro de la ong «Human Rights Commission of Pakistan», indica: «Para combatir el terrorismo urge una estrategia de conjunto y más eficaz por parte del estado. La sociedad civil, las iglesias, las instituciones religiosas pueden dar un apoyo con marchas pacíficas, vigilias de oración, con una obra de sensibilización cultural. Pero le toca al gobierno una respuesta concreta».

El Primer ministro Sharif convocó a una reunión de emergencia y la policía arrestó a 15 militantes, sospechosos de haber organizado el atentado.