• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

“Estado sin Justicia es solo una banda de delincuentes…”

Dios concedió al joven rey Salomón, formular una petición.

Dios concedió al joven rey Salomón, formular una petición.

“TSJ DEBE MOLDEAR LA JUSTICIA A LOS CAMBIOS DE 15 AÑOS DE CHAVISMO…: GLADYS GUTIÉRREZ -MAGISTRADA-PRESIDENTE  ... (Maria Soro on Twitter: 24 jun. 2014 - )” - "La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz”. Benedicto XVI.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Extracto:

Benedicto XVI: “Desde mi responsabilidad internacional, quisiera proponerles algunas consideraciones sobre los fundamentos del estado liberal de derecho.

Permítanme que comience mis reflexiones sobre los fundamentos del derecho con un breve relato tomado de la Sagrada Escritura.

En el primer Libro de los Reyes, se dice que Dios concedió al joven rey Salomón, con ocasión de su entronización, formular una petición.

¿Qué pedirá el joven soberano en este momento tan importante? ¿Éxito, riqueza, una larga vida, la eliminación de los enemigos?

No pide nada de todo eso. En cambio, suplica: “Concede a tu siervo un corazón dócil, para que sepa juzgar a tu pueblo y distinguir entre el bien y mal” (1 R 3,9).

Con este relato, la Biblia quiere indicarnos lo que en definitiva debe ser importante para un político.

Su criterio último, y la motivación para su trabajo como político, no debe ser el éxito y mucho menos el beneficio material.

La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz.

Naturalmente, un político buscará el éxito, sin el cual nunca tendría la posibilidad de una acción política efectiva.

Pero el éxito está subordinado al criterio de la justicia, a la voluntad de aplicar el derecho y a la comprensión del derecho. El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín.[1]

Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera.

Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra él; cómo se pisoteó el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar el mundo entero y llevarlo hasta el borde del abismo.

 Servir al derecho y combatir el dominio de la injusticia es y sigue siendo el deber fundamental del político. En un momento histórico, en el cual el hombre ha adquirido un poder hasta ahora inimaginable, este deber se convierte en algo particularmente urgente. El hombre tiene la capacidad de destruir el mundo.

Se puede manipular a sí mismo. Puede, por decirlo así, hacer seres humanos y privar de su humanidad a otros seres humanos. ¿Cómo podemos reconocer lo que es justo? ¿Cómo podemos distinguir entre el bien y el mal, entre el derecho verdadero y el derecho sólo aparente? La petición salomónica sigue siendo la cuestión decisiva ante la que se encuentra también hoy el político y la política misma.

 

Texto completo : VIAJE APOSTÓLICO A ALEMANIA

22-25 DE SEPTIEMBRE DE 2011