• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

"La Iglesia no quiere golpe"

Paz: Ilustración:RA

Paz: Ilustración:RA

Monseñor Roberto Lückert es una de las voces más polémicas dentro de la Iglesia Católica venezolana. Primer Arzobispo de la Arquidiócesis de Coro y Obispo de Punto Fijo, Falcón. Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

-¿Cómo analiza la situación del país? ­

Aunque soy Obispo de Venezuela como venezolano sufro las grandes calamidades del país. Llevamos 15 años de abandono de la vialidad rural y nacional. Si veo la realidad del desabastecimiento se me encoge el corazón, ver haciendo cola desde las 4 de la madrugada para comprar 4 paquetes de Harina Pan, dos paquetes de leche. En cuanto a la inseguridad estamos expuestos a que por un par de medias, por un par de zapatos nos quiten la vida; los medicamentos no se consiguen y ese empobrecimiento de un país inmensamente rico es injustificable y como venezolano tengo que responder y protestar, entonces la gente del gobierno me dice que me quite la sotana y me meta en un partido político.

Lo lamento por ellos porque para decir lo que tengo que decir no tengo que hacer ninguna de las dos cosas, estoy como venezolano trabajando por el bienestar de Venezuela y trabajar por el bien común es política.

­-Lo han tildado de golpista.

­Yo no quiero un golpe para Venezuela, yo no conspiro ni conspiraré porque se cuándo comienza un golpe, pero no sé cuándo va a terminar. Los chilenos aplaudieron el golpe de Pinochet y se calaron casi 20 años una cruel dictadura en un país democrático, institucional que durante 150 años nunca tuvo un golpe, así puede pasar en Venezuela. Lo que yo pido para mi país y en este caso para el gobierno es que abra puertas, que Maduro descubra por fin que es el presidente de todos los venezolanos, que no está ahí para gobernar solamente la parcela que votó por él, tiene que trabajar por el bienestar de todos y no por los que se vistan de rojo rojito, ese no es su papel.

­-¿Qué le pareció la conmemoración del 5 de Julio? ­

La tapa del frasco. Cómo es posible que aquí no haya oradores, laicos, preparados para que asuman la tribuna del Congreso de la República y tienen que traer a un militar de esa calaña para justificar lo que este gobierno quiere hacer: implantar el régimen comunista de Fidel Castro, porque el presidente lo dijo: que nos iba a "anclar en el mar de la felicidad" cubana.

Ya estamos anclados con Maduro, pero lo grave es que nos anclamos con bombas de profundidad, porque el país cada día se deteriora más, más inseguridad, más desabastecimiento, se atropella la Constitución y vemos a algunos líderes del gobierno que han copiado la cultura de aquel "compadre tuyo", jajaja, que se llamaba Mario Silva y ahora tenemos a un señor investido del poder de la Asamblea con un programa que es igual al de Mario Silva, insultando, amenazando, excluyendo, inventando y el papel del presidente de la Asamblea no es para que tenga un programa insultando y amenazando a los venezolanos.

Hay que utilizar lo que se llama la filosofía de la historia, ver lo que ha pasado en la historia reciente de América Latina para mejorar, no copiarnos.

­-¿Transición, constituyente, renuncia? ­Yo aspiro a que el señor presidente no vea enemigos donde no hay.

La Iglesia no es enemiga del gobierno, nosotros no estamos para tumbar gobiernos, sino para decirles cosas para que reflexione, abra los ojos y busque salidas, que vea que en los empresarios, los productores, en los colegios de profesionales no hay enemigos.  Son venezolanos que ven la situación del país y quieren buscar salidas, que se deje asesorar y si no puede, porque como dice Giordani no tiene liderazgo, que renuncie, si no puede con el "coroto", le queda grande, que busque ayuda en quien tiene que buscarla, no en los tirapiedras esos que tiene, pues lamentablemente tendrá que renunciar porque no quiere buscar salidas democráticas y constitucionales al gravísimo problema que tiene el país.

­-La oposición.

­Me siento desarmado, huérfano de oposición, no veo que está asumiendo los gravísimos problemas que tengo yo en Falcón, yo no tengo por qué salir a la calle con una bandera a protestar ¡y lo hago!, ... ese no es mi papel, pero sí es de la oposición que deberían estar peleando por los hospitales, las carreteras, el agua, la electricidad, pero entiendo que todos están buscando cómo se acomodan para las próximas elecciones para ser diputados a la Asamblea Nacional y Regional.

La política es un apostolado que supone sacrificios, en este momento el sacrificio de esta dirigencia opositora es mirar a Venezuela, quererla y trabajar por un país distinto, próspero, en el cual todos podamos vivir en paz y en pleno desarrollo porque este país se lo merece y tiene cómo hacerlo.

­-¿Cómo ve las protestas? ­

La epidermis sensible de una comunidad son los jóvenes.  Si los jóvenes se acuestan o se retiran nos hemos envejecido.

Yo me sentí satisfecho de ver a estas criaturas saliendo a la calle protestando por lo que nos hace falta: seguridad, alimentos, medicamentos, el atropello a la autonomía universitaria, esas cosas es normal que los jóvenes las hagan: ¿quiénes han hecho las revoluciones en el mundo, ¿los viejos?, los jóvenes.

Pero este gobierno, copiando la estructura fidelista, atropella a la protesta para callarla y meterle miedo para que nadie más proteste en Venezuela y nos tengamos que calar todas las adversidades que este gobierno ha implantado en la Venezuela de hoy.

­-Solución...

­Vivir la esperanza de tiempos nuevos para Venezuela, no podemos ser "Casandra" viendo tempestades, hay que ser propositivos y aquí tiene un gran papel la oposición, tiene que asumir la bandera que asumió el presidente en la campaña pasada que fue la corrupción y hay que asumirla con nombres y apellidos, denunciarlos públicamente. Esto va a salir.