• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Habemus papa Francisco en el cine

El entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio viaja en el metro de Buenos Aires en 2008 | Foto: AP

El entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio viaja en el metro de Buenos Aires en 2008 | Foto: AP

Tres películas narrarán la vida de Bergoglio y Sorrentino se suma a la fiebre episcopal con una serie

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Acción! Un coche avanza por el Buenos Aires de los setenta. De golpe, aparece un puesto de control. En la Argentina de Videla, no puede significar nada bueno para sus pasajeros. Quizás los retengan, o algo peor. Jorge Mario Bergoglio es el primero en intuir los riesgos. Así que se lanza del vehículo en marcha y, tras una voltereta, aterriza en un lugar escondido, a salvo. Y… ¡stop!

El alto no es del director, sino de un periodista. De hecho, Nello Scavo detuvo la secuencia antes de que naciera. Y lo mismo hizo con las ofertas que le llovían para adaptar La lista de Bergoglio (Editorial Claretiana), su libro sobre aquellos que el futuro Papa salvó durante la dictadura argentina. “Querían hacer una serie en EE UU con mucho peligro. Tuve propuestas de Holanda o Francia, para contar la pasión del Papa por el tango o la novia de su juventud”, relata el italiano, del diario católico Avvenire. Por muchos ceros que lucieran los contratos, contestó que no. Entre otras cosas, porque ya había dicho sí. La lista de Bergoglio sería un filme, pero respetuoso con su investigación y dirigido por la que él considera una garantía: Liliana Cavani.

“Me gustó el libro, simple e inteligente”, recuerda la cineasta. Tanto que llamó a Claudia Mori y la animó a producir ese filme. Cavani (que retrató en la pantalla a San Francisco) se pasará el otoño rematando el guion con Scavo y Umberto Contarello, escritor de La gran belleza. El equipo espera rodar en la primera mitad de 2015 y estrenar en la segunda parte del año.

 

Aunque a la sazón será el segundo Bergoglio ficticio en la pantalla. Porque Call me Francisco se filmará a partir de octubre —en español, entre Argentina, Italia y Alemania— y llegará a las salas en abril de 2015, según su productor, Pietro Valsecchi. El director, Daniele Luchetti (Mi hermano es hijo único), está cerrando el casting en Argentina.

¿Y quién será Bergoglio? La respuesta mezcla evasivas y off the record. Al parecer, hay varios actores en torno a la cuarentena y con premios estudiando el borrador de La lista de Bergoglio. “Tenemos contactos avanzados con un gran intérprete inglés”, detalla Mori, que baraja ofertas internacionales de coproducción. En el otro bando, tras soñar con Banderas, ahora suena Rodrigo de la Serna. “Es una opción concreta”, explicó ayer Luchetti. Valsecchi añade que “la mayoría del reparto será argentina” y que venderán el filme en el mercado de Cannes.

Cierto secretismo envuelve a ambos proyectos. “Sé cómo arrancará el filme, pero no se lo voy a decir”, se ríe Contarello. Y Valsecchi esboza una secuencia sobre cómo Bergoglio acaba en una iglesia, tras jugar al fútbol con los amigos, y descubre su camino. Ya puestos, más misterios aún rodean a una tercera obra: Nicola de Angelis también quiere producir una película sobre Bergoglio. Desde sus oficinas cuentan que el filme, aún sin director, estará inspirado en textos del Papa y analizará su visión espiritual.

Así, los bergoglios de cine suben a tres, además del reciente documental Francisco de Buenos Aires. Hay que sumar el pontífice que el director Paolo Sorrentino retratará en The young Pope, una serie de ocho capítulos y 22 millones sobre Lenny Belardo, un imaginario papa italoamericano. Eso sí, queda mucho para que las ideas se hagan realidad. De ahí que la Santa Sede rechace comentar los proyectos: “¿Cree que el Vaticano va a opinar de algo que ni tiene guion?”.

Aún así, varios hilos unen las dos películas principales. El presupuesto es parecido —al menos ocho millones—, así como el formato: un largo que luego pase, extendido y por entregas, a la televisión. Ambos filmes están basados en libros de periodistas: el de Luchetti cuenta con Francisco. El Papa de la gente (Aguilar), de Evangelina Himitian, de La Nación. Aunque Valsecchi quiso hacerse primero con el libro de Scavo. “Hubo falta de corrección, no por mi parte”, dice el productor. El periodista responde que “nunca hubo nada escrito, ni se habló de dinero o plazos”.

Tanta tensión no es lo que predica Bergoglio, un hombre capaz de recolocar la Iglesia en el centro de los focos. “Por primera vez un papa me habló también a mí, que soy laico. Aunque al recibir el proyecto pensé que no habría nada que contar. ¿Qué interés tendría la vida de un hombre que siguió la carrera eclesiástica? Sin embargo su historia no es solo la de alguien que llega a ser papa, sino de un argentino, de un personaje político y religioso, de la dictadura”, defiende Luchetti. Y ese agujero negro de Argentina es otro punto en común: ambas películas tratarán el periodo en el que Francisco era el provincial (el responsable) de los jesuitas y el régimen se tragó a miles de almas. Los setenta son el núcleo de La lista de Bergoglio y uno de los pilares de Call me Francisco. “La idea es arrancar desde su infancia, centrarse en su formación y en la dictadura, narrar su vida como arzobispo y la elección a papa”, aclara Himitian.

Justo la sinopsis encierra una de las diferencias. La lista de Bergoglio sigue a un periodista que, tras el habemus papam, investiga en Argentina su rol en la dictadura y descubre que muchos se salvaron gracias a su ayuda. En el libro —del que prepara una secuela—, Scavo relata episodios con nombres y apellidos y narra la resistencia de varios testigos. Al principio, sospechó que Bergoglio escondiera algo. Pero concluyó que el silencio de los ayudados se debía a que “él no quiso presumir”.

Francisco. El Papa de la gente es una biografía, narrada a través de su entorno más cercano. Una obra privilegiada ya que el padre de Himitian es amigo de Bergoglio y la autora, evangélica, le entrevistó varias veces. Hasta pudo entregarle el libro: “Al llegar al Vaticano no estaba en la lista así que no podía entrar. Salió él y les dijo a los guardias que me dejaran pasar”. Se trata del sello de Bergoglio, un papa cercano, “conservador en lo dogmático pero progresista en lo social”, según Himitian, que se ha ganado la simpatía de todos. “Están los que son pobres, y luego la nada. Él defendió a la nada”, agrega Valsecchi. Con tantos elogios y dos equipos de algún modo ligados a la Iglesia, ¿no se reducirá todo a mera apología del Papa? “No haremos un santino [una estampita], sino un filme”, promete Valsecchi.

Eso sí, los entrevistados protegen a Bergoglio de los ataques que sufrió tras su nombramiento. El periodista Horacio Verbitsky le acusó de no oponerse a la dictadura y el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, en el prólogo del libro de Scavo, exculpa a Francisco pero subraya que “no participó entonces en la lucha por la defensa de los derechos humanos”. Los entrevistados pasan de atribuir las críticas a los opositores de Bergoglio a colocarle en lo que Alfredo Somoza, uno de los salvados por Francisco, llama el “tercer grupo”: esa parte de la Iglesia que ni resistió hasta la muerte ni fue cómplice, sino que, sin condenar el régimen públicamente, ayudó a salvar a mucha gente.

En el campo de minas del pasado, ambas películas se pasean con cautela. Habrá libertad creativa, pero no en lo histórico. Y, juran, no habrá carrera hacia la taquilla. “Puede ocurrir, pero parecen comprometidos con el proyecto”, se sincera Himitian. Los dos equipos aseguran no notar el peso de un personaje tan trascendente. Aunque Valsecchi confiesa: “Podemos hacer una estupidez o una obra maestra. Será lo segundo. Y que Dios nos asista”. Nunca mejor dicho.