• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Francisco sobre el "cielo" y... desde el cielo

El papa Francisco | Foto: Agencias

El papa Francisco | Foto: Agencias

En su catequesis en la habitual audiencia general, el Papa Francisco explicó qué es el Cielo, el destino final después de la muerte hacia el cual camina toda la Iglesia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Un poco feo el día, pero ustedes son valientes. ¡Felicitaciones! Esperamos rezar juntos hoy", comenzó el Papa.

Efectivamente, el cielo amaneció encapotado en Roma y desde las primeras horas de la mañana la lluvia mojó el suelo de la ciudad. También los adoquines de la Plaza de San Pedro, llamados "San Pietrini" quedaron empapados por la lluvia.

Al día siguiente de su visita a los organismos oficiales de la Unión Europea en la ciudad francesa de Estrasburgo, el Pontífice resaltó que la "Iglesia que peregrina hacia el cielo".

"Al presentar la Iglesia a los hombres de nuestro tiempo, el Concilio Vaticano II tenía bien presente un verdad fundamental, que no hay que olvidar jamás: la Iglesia no es una realidad estática, detenida, con fin en sí misma, sino que está continuamente en camino en la historia, hacia la meta última y maravillosa que es el Reino de los cielos, del cual la Iglesia en la tierra es el germen y el inicio", indicó.

Sobre el fin de los tiempos, el Papa dijo que "la Constitución conciliar Gaudium et spes (del Concilio Vaticano II), de frente a estos interrogantes que resuenan desde siempre en el corazón del hombre, afirma:

'Ignoramos el tiempo en que se hará la consumación de la tierra y de la humanidad. Tampoco conocemos de qué manera se transformará el universo. La figura de este mundo, deformada por el pecado, pasa, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia y cuya bienaventuranza es capaz de saciar y rebasar todos los anhelos de paz que surgen en el corazón humano'".

Para el Pontífice, la meta a la que aspira la Iglesia es la "Jerusalén nueva", el "Paraíso" o el Cielo, como comúnmente se le conoce. Pero "más que de un lugar, se trata de un 'estado' del alma, en el cual nuestras expectativas más profundas serán cumplidas de manera superabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, alcanzará la plena maduración".

El Papa dijo luego que "es bello pensar en el cielo", que "todos nos encontraremos allí". Esto "da ¡fuerza al alma!", exclamó.

En relación a esta idea, es también "bello" percibir "cómo hay una continuidad y una comunión de fondo entre la Iglesia que está en el cielo y aquella todavía en camino sobre la tierra", porque, además, "aquellos que ya viven en la presencia de Dios, de hecho, nos pueden sostener e interceder por nosotros, rezar por nosotros".

El Santo Padre dijo además que los cristianos también están invitados desde la tierra a "ofrecer buenas acciones, oraciones y la Eucaristía" para "aliviar las tribulaciones de las almas que todavía están esperando la beatitud sin fin".

"El universo será renovado y liberado de una vez para siempre de todos los rastros del mal y de la misma muerte", lo que "es llevar cada cosa a su plenitud de ser, de verdad, de belleza".

Al finalizar la catequesis, saludó a los peregrinos que acudieron a escucharle provenientes de diversos lugares del mundo. Saludó también a los de lengua española, en particular a los de España, Argentina, México y a los llegados de otros países de Latinoamérica.

EL PAPA DECLARA EN EL CIELO...

Rueda de prensa del Papa Francisco en el vuelo de retorno de Estrasburgo

VATICANO (ACI/EWTN Noticias) bit.ly/1ycnySM .- En el viaje de regreso de Estrasburgo (Francia), donde pronunció importantes discursos ante el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa, el Papa Francisco concedió una rueda de prensa a los periodistas en la que reveló cómo abordó las denuncias de abusos sexuales en Granada (España), habló de la lucha contra el terrorismo y su devoción a San José.

A continuación el texto completo de la rueda de prensa difundido por la Santa Sede:

P. ''Su Santidad ante el Parlamento Europeo ha pronunciado un discurso con palabras pastorales, pero que pueden sonar también como palabras políticas y pueden parecerse, en mi opinión, a un sentimiento socialdemocráta. Por ejemplo, cuando dice que hay que evitar que la fuerza real expresiva de los pueblos sea removida por el poder de las multinacionales. ¿Podríamos decir que Su Santidad es un Papa socialdemócrata?''.

Francisco: ''Sería reductivo. Me siento como en una colección de insectos: 'Este es un insecto socialdemócrata...'. No, yo diría que no. No sé si soy un Papa socialdemócrata o no... No oso calificarme de uno u otro partido. Me atrevo a decir que lo que afirmo procede del Evangelio: Es el mensaje del Evangelio, asumido por la Doctrina Social de la Iglesia. Concretamente en esa frase y en otras coas - sociales o políticas - que he dicho, no me he separado de la Doctrina social de la Iglesia. La Doctrina social de la Iglesia viene del Evangelio y de la tradición cristiana. Lo que dije acerca de la identidad de los pueblos es un valor evangélico, ¿verdad? Y yo lo digo en este sentido. Pero la pregunta me hizo reír, ¡gracias!''

P. "No había casi nadie esta mañana en las calles de Estrasburgo. La gente se sentía decepcionada. ¿Se arrepiente de no haber ido a la catedral de Estrasburgo, que este año celebra el milenio? ¿Y cuándo efectuará su primer viaje a Francia, y dónde? ¿Tal vez a Lisieux?"

Francisco: ''Todavía no hay nada previsto, pero habrá, ciertamente que ir a París, ¿no? Hay una propuesta para ir a Lourdes... Yo he pedido visitar una ciudad a la que no haya ido nunca ningún Papa para saludar a sus ciudadanos. Pero todavía no se ha establecido ningún plan. Y por cuanto respecta a Estrasburgo, se había pensado, pero ir a la catedral habría significado ya una visita a Francia. Ese ha sido el problema''.

P. "Me llamó la atención en el discurso ante el Consejo de Europa, el concepto de transversal, sobre todo referido a sus encuentros con jóvenes políticos de diferentes países. De hecho, también mencionó la necesidad de algún tipo de pacto entre generaciones, un acuerdo intergeneracional al margen de esta 'transversalidad'. Y si me permite, una curiosidad personal: ¿Es verdad que es un devoto de San José y que tiene una imagen suya en la habitación?''.

Francisco: ''Sí, es verdad. Y siempre que he pedido algo a San José me lo ha concedido. El concepto de 'transversal' es importante. Me he dado cuenta en los diálogos con los jóvenes políticos, en el Vaticano, sobre todo de diferentes partidos y naciones, de que hablan con una música diversa que tiende a lo transversal y es un valor. No tienen miedo de salir de su pertenencia, sin negarla, de salir para hablar. ¡Y son valientes! Creo que es lo que hay que imitar; y también el diálogo intergeneracional. Este ir a buscar a las personas de otras pertenencias para dialogar: Esto es lo que necesita hoy Europa.

P. ''En su segundo discurso, ante el Consejo de Europa, habló de los pecados de los hijos de la Iglesia. Me gustaría saber cómo recibió la noticia de lo ocurrido en Granada (supuestos abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes de esa archidiócesis española n.d.r) que Su Santidad, de alguna manera ha sacado a la luz.''

Francisco: ''Recibí una carta que me habían enviado; llamé al remitente y le dije: ''Mañana, tú vas a ver al obispo"; y escribí al obispo para que pusiera en marcha la encuesta, para que siguiera adelante. ¿Cómo recibí esta noticia? Con tanto dolor, con un dolor grandísimo. Pero la verdad es la verdad, y no hay que ocultarla''.

P.-"En sus discursos y ahora en Estrasburgo, ha hablado a menudo tanto de la amenaza del terrorismo como de la amenaza de la esclavitud, actitudes que también son típicas del estado islámico, que amenaza gran parte del Mediterráneo, también a Roma y a su persona. ¿Cree que también se puede dialogar con estos extremistas o es tiempo perdido?"

Francisco: ''Yo nunca doy nada por perdido, nunca. Tal vez no se pueda dialogar, pero nunca hay que cerrar la puerta. Es difícil, se puede decir 'casi imposible', pero la puerta está siempre abierta. Usted ha utilizado dos veces la palabra 'amenaza'. Es cierto, el terrorismo es una realidad amenazadora... Pero la esclavitud es una realidad insertada en el tejido social de hoy en día, ¡pero desde hace tiempo! El trabajo esclavo, la trata de personas, el comercio de los niños... ¡son dramas! No hay que cerrar los ojos ante todo esto. Hoy, la esclavitud es una realidad, la explotación de la gente... Y luego está la amenaza de estos terroristas. Pero también hay otra amenaza y es el terrorismo de Estado. Cuando la situación se vuelve crítica, cada Estado, por su cuenta, siente que tiene el derecho de masacrar a los terroristas, y con los terroristas caen muchos que son inocentes. Esta anarquía de alto nivel es muy peligrosa. Hay que combatir el terrorismo pero repito lo que dije en el viaje anterior: Cuando hay que detener al agresor injusto, hay que hacerlo con el consenso internacional''.

P.- "Con el corazón ¿ha viajado a Estrasburgo, como Sucesor de Pedro, como obispo de Roma, o como arzobispo de Buenos Aires?"

Francisco: ''Creo que como los tres. La memoria es la del arzobispo de Buenos Aires, pero ya no es así. Ahora soy Obispo de Roma y Sucesor de Pedro, y creo que viajo con ese recuerdo, pero con esta realidad: viajo con estas cosas. Europa, en este momento, me preocupa y está bien que sea así para ayudarme a seguir adelante y esto como Obispo de Roma y como Sucesor de Pedro, allí soy romano''.