• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Francisco y Benedicto en Jubileo

Foto: AFP

Foto: AFP

El papa Francisco abrió las grandes puertas de bronce de la basílica de San Pedro para lanzar su año santo de la misericordia, afirmando que “la misericordia supera a los juicios de moral en la iglesia católica”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

CIUDAD DEL VATICANO - 

Francisco rezó de pie ante el umbral de la puerta antes de atravesarla, el primero de los estimados 10 millones de fieles que pasarán por allí en el próximo año, dentro de un rito de peregrinaje que se remonta siglos atrás.


Justo detrás del papa Francisco pasó el papa emérito Benedicto XVI, delgado y con aspecto frágil, pasando con cuidado por los dos escalones con ayuda de un bastón y de su antiguo asistente.

Fue una salida pública poco habitual en Benedicto, de 88 años y cuya histórica renuncia llevó a la designación de Francisco y a un papado dedicado a mostrar el lado amable de la Iglesia.

 Unos 5.000 policías, carabinieri y soldados adicionales se desplegaron por Roma y se estableció una zona de exclusión aérea para proteger a los peregrinos que llegaban a Roma a pie, por carretera, tren o avión. La seguridad se reforzó después de que el Vaticano apareciera mencionado como un posible objetivo tras los atentados de París el mes pasado.


Francisco lanzó el jubileo de 12 meses para destacar lo que se ha convertido en un tema clave de su papado: mostrar el lado misericordioso y acogedor de una Iglesia católica a la que a menudo se conoce más por sus juicios y valoraciones sobre moral.


"Cuánto mal hacemos a Dios y su gracia cuando hablamos de pecados castigados por su juicio antes de hablar de que son perdonados por su misericordia", dijo Francisco ante unas 50.000 personas reunidas bajo la lluvia para la misa que inauguraba el jubileo. "Tenemos que poner la misericordia antes del juicio, y en cualquier caso el juicio de Dios siempre será a la luz de su misericordia".


La puerta santa del Vaticano, situada a la derecha de la entrada principal a la basílica, está decorada con 16 paneles de bronce que muestran la redención del pecado del hombre a través de la misericordia. Atravesarla simboliza el peregrinaje de la vida y los sacrificios que, según la tradición católica, deben soportarse para obtener la gracia divina.


"Debemos absorber el mensaje de que Dios siempre nos perdona, que es el mensaje que nos da el papa", dijo María Sila, peregrina de Buenos Aires, mientras esperaba a que comenzara la misa.


Por lo general, los años santos se celebran cada 25 o 50 años y a lo largo de los siglos se han utilizado para animar a los fieles a hacer peregrinajes a Roma y obtener una "indulgencia", dentro de una antigua tradición de la Iglesia relacionada con el perdón de los pecados.


A diferencia de la era de Martín Lutero, estas indulgencias son ahora gratuitas y disponibles para cualquiera que atraviese la puerta santa.


El último jubileo se celebró en 2000, cuando Juan Pablo II dirigió la entrada de la Iglesia en su tercer milenio y unos 25 millones de peregrinos viajaron a una Roma que pasó un proceso de restauración de millones de dólares para la ocasión.


En un gesto propio del actual pontífice, Francisco dejó claro desde el principio que quería que este año santo fuera una ocasión más sobria.

Por primera vez, el papa indicó a todas las catedrales del mundo que abrieran sus puertas a los peregrinos para fomentar que los fieles celebrasen el jubileo en casa, en lugar de viajar a Roma.


Sin embargo, las autoridades italianas aprovecharon el jubileo para asignar millones de euros a docenas de proyectos de obras públicas en la capital, de los que prácticamente ninguno se ha completado.


Pese a la pompa del acto del martes, Francisco inauguró técnicamente el jubileo la semana pasada en la República Centroafricana, cuando empujó las puertas de la catedral de Bangui. Su objetivo era dar consuelo espiritual a los cristianos de un país asolado por la violencia y mostrar la universalidad de su mensaje de misericordia.


En otros lugares del mundo, las puertas de las catedrales se abrirán a partir del domingo.
Por la noche, el Vaticano se centrará en otra de las preocupaciones de Francisco, la protección del medio ambiente. Una coalición de grupos humanitarios ha preparado la proyección de imágenes de naturaleza tomadas por conocidos fotógrafos y cineastas, que se mostrarán sobre la fachada de la basílica.

 ¿Qué es un Jubileo?

 

DOMENICO AGASSO  - En la antigüedad, para los hebreos, era un año declarado santo que caía cada 50 años. Durante el año se daba la igualdad a todos los hijos de Israel, ofreciendo nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades y la libertad personal. Ahora se llama Jubileo universal.

 

La Iglesia le ha dado un significado más espiritual. En la actualidad consiste en un perdón general, una indulgencia abierta a todos.

¿Cuáles son sus orígenes?

Se remonta al Antiguo Testamento, como explica el sitio de la Santa Sede: «La ley de Moisés había determinado para el pueblo Hebreo un año particular: ‘Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia. Este año cincuenta será para vosotros un jubileo; no cortaréis ni segaréis los rebrotes, ni vendimiaréis la viña que ha quedado sin podar, porque es el jubileo que será sagrado para vosotros. Comeréis lo que el campo dé de sí. En este Año Jubilar recobraréis cada uno vuestra propiedad’ (Libro del Levítico)». La celebración del Jubileo preveía, entre otras cosas que se devolvieran las tierras a los antiguos propietarios, la remisión de las deudas, la liberación de los esclavos y también el reposo de la tierra.

¿Qué significa la palabra Jubileo?

Deriva del hebreo «jobel» (o «yobel»), que quiere decir «carnero», en referencia al cuerno utilizado en las ceremonias sacras durante los antiguos jubileos.

¿Por qué es llamado Año Santo?
Porque se lleva a cabo con solemnes ritos sacros, pero también porque tiene como objetivo la santidad de los hombres.

¿Cómo comienza?

Con la apertura de la Puerta Santa. Se trata de una puerta que se abre solo durante el Año Santo, mientras que durante los demás permanece cerrada. Tienen una Puerta Santa las cuatro basílicas mayores de Roma: San Pedro, San Juan de Letrán, San Pablo extramuros y Santa María Mayor. El rito expresa simbólicamente el concepto de que, durante el Jubileo, se ofrece a los fieles un «recorrido extraordinario» hacia la salvación. Las Puertas Santas de las demás basílicas son abiertas después de la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro.

¿Por qué se dice que el Jubileo de Papa Francisco se celebra en todo el mundo?

Porque Bergoglio estableció la apertura de «Puertas de la Misericordia» en todas las diócesis del mundo, en catedrales o santuarios.

¿Cuál es el Jubileo católico más antiguo?

Fue promulgado por Papa Bonifacio VIII en 1300.

¿Sólo hay un tipo de Jubileo?

No. Puede ser: ordinario, vinculado a cadencias preestablecidas (antes de 50 años y ahora cada 25); extraordinario; particular, es decir para los habitantes de una ciudad, provincia o localidad determinada.

¿Cuándo se da el Jubileo extraordinario?

Es promulgado por algún evento o debido a un motivo de especial importancia; o bien cuando se percibe alguna necesidad como algo urgente o necesario. La duración puede variar, de pocos días a un año.