• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Francia: Sangre en la Misa

El padre Jacques Hamel – Le Figaro

El padre Jacques Hamel – Le Figaro

Según el diario Le Parisien, los dos asaltantes llegaron a la iglesia de Saint Etienne du Rouvray entraron por la puerta trasera durante la misa y a continuación cerraron la puerta. Una monja logró escapar y avisar a las autoridades.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

ANA TERUEL / PABLO ORDAZ – El Pais:-

Los dos terroristas que han degollado este martes a un sacerdote durante una toma de rehenes en una iglesia del norte de Francia y han dejado en estado crítico a otra víctima, gritaron su pertenencia al grupo terrorista Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés), según ha informado el presidente francés Francois Hollande.

Tras una hora de reclusión, la policía francesa ha matado a los dos secuestradores que irrumpieron en el templo armados con cuchillos.

El Estado Islámico "nos ha declarado la guerra", ha advertido Hollande, quien ha alertado de que "la amenaza sigue siendo muy elevada".

El presidente ha hecho un llamamiento a la unidad, en un mensaje dirigido a todos los franceses.

El párroco fallecido se llamaba Jacques Hamel y tenía 84 años, según ha informado el arzobispo de Rouen, Dominique Lebrum. 

El portavoz de la Santa Sede Federico Lombardi, ha declarado que el papa Francisco ha sido informado y siente “dolor y horror” por “esta violencia absurda”.

Hollande se ha desplazado a la localidad de Saint-Etienne-du-Rouvray —cerca de Rouen, la capital de Normandía— junto al ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

El mandatario ha hablado abiertamente de "atentado" y ha explicado que fue cometido "por dos terroristas que decían ser de DAESH".

Minutos después, el grupo terrorista se ha atribuido el atentado diciendo que los asaltantes eran "dos soldados del Estado Islámico", según ha informado la agencia Amaq.

Según el diario Le Parisien, los dos asaltantes llegaron a la iglesia de Saint Etienne du Rouvray poco antes de las diez.

Entraron por la puerta trasera durante la misa y a continuación cerraron la puerta. Una vez allí, retuvieron durante cerca de una hora al párroco, dos monjas y dos fieles. Una tercera monja logró escapar y avisar a las autoridades.

La policía abatió a los secuestradores cuando salieron al atrio de la iglesia. “Por supuesto, es un drama para la comunidad católica, cristiana, una situación dramática , a la que nos enfrentamos de nuevo menos de dos semanas después de la tragedia de Niza”, ha declarado Pierre-Henry Brandet, portavoz del Ministerio del Interior. Según fuentes policiales citadas por Le Figaro, uno de los asaltantes llevaba barba y portaba una chachia, un tipo de gorro que visten los musulmanes. Una fuente policial citada por la cadena BFMTV asegura que gritaron "Alá es grande" durante el asalto.

El Papa, según el portavoz de la Santa Sede , ha expresado “la condena más absoluta de toda forma de odio y reza por las personas agredidas”. Según Lombardi, Jorge Mario Bergoglio y sus colaboradores están especialmente consternados porque “el bárbaro asesinato del sacerdote y la agresión a los fieles” se ha producido “en una Iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios”. 

El Vaticano ha expresado su cercanía a la Iglesia francesa, a la archidiócesis de Rouen y a todo el pueblo de Francia.

Este atentado ocurre en plena alerta antiterrorista en Francia, apenas doce días después del atentado yihadista de Niza. Unas 84 personas murieron en aquel ataque, reivindicado por el autodenominado Estado Islámico, (ISIS en sus siglas en inglés). Las iglesias son además uno de los objetivos considerados prioritarios por parte de los yihadistas.

En abril de 2015, las autoridades ya desbarataron un proyecto de atentado contra una iglesia en Villejuif, en las afueras de París. El presunto aspirante a terrorista, el estudiante franco-argelino de 24 años Ahmed Ghlam, fue detenido antes de poder ejecutar su plan pero habría matado a una joven automovilista, Aurélie Châtelain, de 32 años, a la que habría intentado robar el coche durante la preparación de su ataque.

Así era Jacques Hamel

Infovaticana:- Almudena Martínez-Bordiú :- Llevaba ya diez años retirado y en busca de una mayor tranquilidad tras más de cincuenta años al servicio de la Iglesia; había solicitado instalarse en la parroquia de Saint Etienne du Rouvray.

El arzobispo de Ruán ha confirmado la identidad del sacerdote degollado a manos de dos islamistas armados que han secuestrado este martes una iglesia de la localidad de Saint Etienne du Rouvray, junto a Ruán, en Normandía.

Se trata de Jacques Hamel, el sacerdote de 86 años auxiliar de la parroquia de Seine- Maritime. El padre Hamel nació en Darnétal (región alta de Normandía) en el año 1930. Fue ordenado sacerdote en 1958, y hace seis años celebró sus cincuenta años de servicio a la Iglesia.

había solicitado instalarse en la parroquia de Saint Etienne du Rouvray, donde sustituía durante una temporada al párroco oficial, Auguste Moanda-Phuati.

Los feligreses de la parroquia han expresado su tristeza y desconcierto. Según el diario L`Express, uno de ellos ha señalado que Jacques era un hombre que “asumió sus funciones hasta el final” y que “era un buen sacerdote al que todos conocían mucho”.

Querido por todos

El arzobispo de Ruán, Dominique Lebrun, abandonará hoy la Jornada Mundial de

la Juventud de Cracovia para volver a su diócesis en Normandía tras el asesinato del sacerdote.

“Esta noche estaré en mi diócesis, con las familias y la comunidad parroquial, que están en estado de shock”, ha dicho Lebrun desde Cracovia, donde hoy comienza la JMJ.

“La Iglesia católica no puede esgrimir unas armas distintas de las de la oración y la fraternidad entre los hombres”, ha añadido el arzobispo. “Pido a los jóvenes aquí presentes, que son el futuro de la humanidad, que no cedan a la violencia y se conviertan en apóstoles de la civilización del amor”, ha concluido Dominque Lebrun, que también ha invitado a los no creyentes a sumarse al llanto por esta tragedia.

El párroco de Saint-Etienne-du-Rouvray, Auguste Moanda-Phuati, también ha querido expresar su consternación: “No podía imaginar que tal cosa nos podría pasar a nosotros, nunca hemos recibido ninguna amenaza”.

Al igual que el resto de feligreses, Auguste ha señalado que “a pesar de su avanzada edad, el padre Hamel todavía seguía sirviendo a los demás”.