• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Enfermedades De La Curia Vaticana

Santo Tomás Moro- Foto: Iglesia

Santo Tomás Moro- Foto: Iglesia

Poniendo el dedo en la llaga, pero sin tono de regañina, el Papa sorprendió a los cardenales y altos cargos de la Curia con un originalísimo discurso de felicitación de Navidad: la lista de las quince «enfermedades de la Curia», de modo que puedan hacer «examen de conciencia» y acudir al «sacramento de la Reconciliación».

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

JUAN VICENTE BOO / ABC: En tono muy sereno, el Papa les habló durante veinte minutos sobre cada una de estas patologías, añadiendo que se dan también en las diócesis, las congregaciones religiosas, las comunidades e incluso en los movimientos, no exentos del contagio de clericalismo.

Con claridad absoluta, pero también con buen humor y en un lenguaje coloquial, el Papa enumeró las enfermedades de «sentirse inmortal e insustituible», el «exceso de actividad», la «petrificación mental y espiritual», el «exceso de planificación y funcionalismo», la «mala coordinación», el «Alzheimer espiritual» que lleva a olvidar el fervor de la primera entrega, la «rivalidad y vanagloria» de la gente soberbia, y la «esquizofrenia existencial» de quienes olvidan que están al servicio de personas concretas.

En el comentario de cada enfermedad de la lista, el Papa adoptó un tono severo solamente respecto a la «murmuración», que califico de «muy grave» e incluso de «terrorismo» por los destrozos que causa. Respecto a la décima enfermedad, que consiste en «divinizar a los jefes y el carrerismo», el Santo Padre advirtió que no es sólo patología de aduladores sino también de algunos jefes que intentan crear una dependencia psicológica en sus súbditos.

Las cinco últimas enfermedades son la «indiferencia respecto a los demás», las «caras fúnebres», la «acumulación de bienes», los «círculos cerrados» o camarillas, que a veces se crean por motivos buenos pero terminan rompiendo la unidad, y el «provecho mundano» que se manifiesta en el «exhibicionismo» en los periódicos, llegando a veces a hacer declaraciones falsas para lograr más impacto.
El Papa mencionó antídotos para varias de estas enfermedades, y se extendió respecto a la de las «caras fúnebres» aconsejando a todos «una dosis de sano humorismo», riéndose de uno mismo para no darse demasiada importancia. Aconsejó acudir a una oración que compuso santo Tomas Moro con este fin y confesó que «yo la rezo todos los días. Me hace bien».

Al final, muchos cardenales y arzobispos estaban desconcertados, pero no enfadados. Es más, la mayoría estaban contentos de que alguien llamase por fin a las cosas por su nombre.