• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

Colombia, “camisa blanca de mi esperanza…”

Acuerdo entre Gobierno y Farc será histórico

Acuerdo entre Gobierno y Farc será histórico

Vivancos – HRW: "… es difícil imaginar que esta fórmula de justicia transicional (decidida en Cuba) supere un escrutinio riguroso en la Corte Constitucional colombiana o, en última instancia, en la Corte Penal Internacional" ■ Obispos de Colombia: 'Acuerdo entre Gobierno y Farc será histórico' ■ Uribe se sientepreocupado por el acuerdo con las FARC  - VIDEO  ■ España, camisa blanca de mi esperanza…. Letra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

(ZENIT.org) Sergio Mora | LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA tras haber recordado en los días pasados a través de su web que el papa Francisco indicó que "no tenemos derecho a permitir otro fracaso más" en los diálogos de paz entre el Gobierno del país con las FARC, negociación que se realiza en Cuba, ayer dio  la noticia de que el presidente Juan Manuel Santos se reune con el máximo exponente de la narcoguerrilla Rodrigo Londoño, con la finalidad de firmar el acuerdo.  

En el encuentro en La Habana, ambos exponentes firmaron cuatro de los cinco puntos del acuerdo de fin de las hostilidades y se comprometieron a concluirlo en un plazo máximo de seis meses. 

“He venido a La Habana para hablar con Timoleón Jimenez. El jefe del secretariado (de las FARC) y yo hemos acordado que a más tardar en 6 meses debe concluir esta negociación”, dijo el presidente Santos.

En Colombia, el arzobispo de Villavicencio y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Oscar Urbina Ortega, calificó como satisfactorio  el encuentro "como un momento crucial y de carácter histórico en el proceso de paz, el anuncio hecho por el Gobierno en materia de justicia transicional" indicó la web de los obispos.

"La guerra es una experiencia tremenda que hemos vivido, pero de esta debemos sacar algún bien, yo pienso que este encuentro permitirá que se pueda también buscar el objetivo que estamos todos persiguiendo y es el de la paz" añade, recordando que "el papa ha dicho que la paz la debemos construir dentro del sistema jurídico, nacional e internacional, entonces ambas partes deben también tomar en cuenta esta recomendación y buscar lo que esperamos todos los colombianos que es el camino de reconciliación".

Monseñor Urbina Ortega recordó que la reconstrucción de la paz en Colombia será un proceso muy largo, pues son más de 60 años de guerra que lleva el conflicto y resaltó que lo importante de estos procesos es la confianza que debe haber entre las partes.

"Tenemos que aprender a tenernos confianza los unos a los otros, porque o sino no podemos construir nada, uno de los costos más grandes que nos ha dejado la guerra es la desconfianza. Debemos creer en la otra persona para poder construir, de lo contrario no habrá diálogo ni construcción comunitaria", aseveró el arzobispo.

Por último el arzobispo recordó que desde la iglesia se está construyendo la paz sobre tres elementos que son: el perdón, la reconciliación y la paz y dijo además que la iglesia seguirá acompañando en todas las regiones del país a las víctimas del conflicto.

 

EL EX PRESIDENTE ÁLVARO URIBE se pronunció sobre el pacto de paz alcanzado entre autoridades y Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la Habana, Cuba. 

Uribe manifestó en una rueda de prensa nueve puntos que, a su juicio, son preocupantes, ya que no traduce un pacto "justo" para lograr la paz.

Entre los postulados indicó que las decisiones consisten en: La no cárcel, Igualación de las Fuerzas Armadas con el terrorismo, Igualación de la sociedad civil con el terrorismo, La no exclusión al narco tráfico como delito conexo a lo político, la aceptación de impunidad, La entrega de dinero al terrorismo, la presencia de jerarcas de Venezuela y las relaciones del modelo al estilo "chavista". 

En este sentido indicó que a propósito de la firma que se producirá en seis meses, desde su partido llama a la reflexión y al compromiso sin "Plebiscito Dictatorial".

Se recuerda que el acuerdo es el primer paso que se dan las partes donde se determinó la creación de una Jurisdiscción para la Paz y un Tribunal para la Paz, que estará conformado por los magistrados colombianos y extranjeros; el otorgamiento de la amnistía por delitos políticos o conexos; evitar se realicen extradiciones a los Estados Unidos.

 

EL DIRECTOR DE HUMAN RIGHTS WATCH (HRW) para América, José Miguel Vivanco, advirtió hoy de que el acuerdo sellado ayer con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) conlleva impunidad para los autores de delitos graves, por lo que la Corte Penal Internacional (CPI) podría no aceptarlo.

El acuerdo "permitiría que los máximos responsables de los peores abusos puedan eximirse de pasar siquiera un solo día en prisión", apuntó Vivanco, quien siempre ha expresado su desacuerdo con algunos aspectos de este proceso de paz, informó Efe.

Hizo esa afirmación, según sus palabras, "sin perjuicio de que el Acuerdo sobre Jurisdicción Especial para la Paz contempla esfuerzos para promover la rendición de cuentas por las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto armado".

Y agregó que "es difícil imaginar que esta fórmula de justicia transicional (decidida en Cuba) supere un escrutinio riguroso en la Corte Constitucional colombiana o, en última instancia, en la Corte Penal Internacional".

El presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC, "Timochenko", acordaron el miércoles, en un encuentro histórico, un plazo de seis meses como máximo para firmar la paz y anunciaron un sistema de justicia especial para todos los implicados en el conflicto.

Ese sistema especial incluye beneficios para quienes admitan su responsabilidad en delitos graves o crímenes de guerra.

Ambos anunciaron que el 23 de marzo de 2016 será la fecha tope para concluir las negociaciones y firmar un acuerdo de paz definitivo, tras el cual las FARC tendrán un plazo de 60 días para dejar las armas.

Para llegar a ese punto se creará una "jurisdicción especial de paz" que juzgará delitos de lesa humanidad y graves crímenes de guerra, mecanismo que contará con salas de justicia y con un tribunal de paz competente sobre todos los actores implicados en la guerra.

Este tribunal, según lo anunciado en La Habana, establecerá dos tipos de penas: uno para los que reconozcan su responsabilidad en esos delitos y otra para los que no.