• Caracas (Venezuela)

Iglesia

Al instante

CEV: “Otra oportunidad perdida,…”

ILUSTRACION: Raúl Azuaje

ILUSTRACION: Raúl Azuaje

Monseñor Víctor Basabe dijo que se desconocen las razones por las que no fue autorizada la visita del representante del Vaticano 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

AYATOLA NÚÑEZ - SOFÍA NEDERR- El secretario de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Víctor Hugo Basabe, dijo que con las trabas a la visita del secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Paul Gallagher, "se perdió una oportunidad importante de diálogo para el país. Con esto pierde el Estado venezolano".

Señaló que aunque en la agenda del representante del Vaticano no figuraban reuniones con funcionarios y dirigentes políticos, no se descartaba que el prelado oyera voces sobre la situación nacional que el mismo papa Francisco ha considerado gravísima.

"La Santa Sede dejó claro que no fue su responsabilidad la suspensión de la visita del monseñor Gallagher, ya que había toda la disposición de que se concretara, pero al parecer no se autorizó su llegada. Si fuera por el gobierno sería lamentable y las razones solo las maneja él", indicó.

Monseñor Gallagher iba a ordenar al segundo nuncio apostólico venezolano, Francisco Escalante, que fue asignado al Congo. La ceremonia de ordenación será presidida por el nuncio Aldo Giordano en Táchira.

El politólogo Luis Salamanca considera necesario el diálogo fomentado por los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández, como parte de los esfuerzos que emprende la Unasur, pero advierte que el gobierno no debe utilizarlo contra el adversario para hacerlo quedar ante la opinión pública como el responsable de no sumarse a los esfuerzos del Ejecutivo para resolver los problemas del país en materia económica, política y social.

Salamanca afirma que el presidente Nicolás Maduro suele usar esa táctica para sacarle provecho. "El Ejecutivo está haciendo una puesta en escena para tratar de embasurar a la oposición y llevarla a una situación que pueda aprovechar ahora que se está convocando el proceso del referéndum", sostiene.

El especialista señala que el diálogo comienza por reconocer a quien es llamado a ser parte de la conversación y sostiene que, con los hechos, el presidente demuestra todo lo contrario. "Los invita mientras los descalifica, los llama golpistas por solicitar un referéndum, y además se burla de ellos cuando les dice que acepta medirse en elecciones para julio del próximo año", indicó.

Afirma que tampoco se puede condicionar impulsando una agenda de manera unilateral sin tomar en cuenta los intereses de los convocados. "Si no hay una agenda previa, no habrá resultados", afirma.

"El único diálogo que vemos cercano es el revocatorio, el diálogo debe ser para ponerle fecha al revocatorio. Yo no tengo ningún interés de sentarme a hablar con Maduro y su combo porque nosotros lo conocemos. Sabemos que el temita del diálogo es para ver cómo se salva del revocatorio", declaró el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, en un acto por el vigésimo aniversario de la policía de municipal de Baruta.

LA IGLESIA PROPUSO AL GOBIERNO 5 VÍAS

Amnistía y revocatorio son clave. El presidente de la CEV, Diego Padrón, dijo que el entendimiento es más fácil cuando hay treguas, “como en las guerras, en las negociaciones con la guerrilla y cuando se liberan a presos por razones políticas”

Representantes del Episcopado señalaron al reconocimiento de la crisis, del derecho del otro, la participación de todos, una agenda clara y el respeto a la Constitución, como los pasos necesarios para superar las dificultades del país.

“Se requiere de la empresa privada, de las universidades, de las élites, de los partidos y de los poderes públicos; el gobierno solo no puede resolver ninguna crisis”, afirmó monseñor Padrón.

Representantes de la Iglesia, desde el Vaticano hasta la Conferencia Episcopal Venezolana, han manifestado una creciente preocupación por la situación del país y han pedido diálogo como instrumento necesario para superar las dificultades y alcanzar la paz. El 27 de marzo pasado, Domingo de Resurrección, el papa Francisco abogó por la negociación para vivir en la cultura del encuentro, la justicia y el respeto recíproco.

El pontífice envió una misiva personal al presidente Nicolás Maduro, a principios de mayo, en la que se asomó la posibilidad de la participación del clero en la mediación.

El secretario para las relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Paul Gallagher, llegará al país el 24 de mayo para varias ordenaciones de obispos y, aunque no se ha difundido su agenda, se espera que conozca la realidad nacional. En el más reciente comunicado de la CEV, emitido el 27 de abril, el clero consideró gravísima la situación del país y exigió a los dirigentes políticos, sociales, religiosos y empresariales dar testimonio de que les preocupan los intereses de todos los ciudadanos.

El presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón, indicó que la amnistía y el referéndum revocatorio no son condicionantes para el diálogo, pero sí aspectos fundamentales para disminuir la tensión social. “El diálogo es más fácil cuando se dan señales de buena voluntad, cuando hay treguas; como ha ocurrido en las guerras, en las negociaciones con la guerrilla y cuando se liberan a los presos por razones políticas. Con el referéndum sucede igual, es un mecanismo que está en la Constitución y el gobierno ha dicho que nuestra Constitución es la más adelantada, deben cumplirse las fases de este proceso que es legal, si no lo fuese, no podría proponerse”, señaló.

El secretario de la CEV, monseñor Víctor Hugo Basabe, dijo que la amnistía es fundamental porque los presos políticos han sido condenados sin que se cumpliera el debido proceso y pasando por encima de la carta magna y las leyes. Monseñor José Luis Azuaje, obispo de Barinas, recordó que la amnistía ha favorecido inclusive a gente que hoy está en el gobierno.

El presidente de la Conferencia Episcopal reiteró que la Iglesia está dispuesta a ofrecer su buenos oficios para lograr el diálogo político. Subrayó que aunque el clero no impone requerimientos para su gestión, consideran que para avanzar en el entendimiento del país se requieren condiciones esenciales.

1 Reconocimiento de la crisis. Monseñor Diego Padrón señaló que debe admitirse la profunda crisis de la nación. “Cuando los ministros dicen que no pasa nada, es una negación de la realidad e indica que no se quiere cambiar, hay que poner los problemas sobre la mesa de negociación”, dijo.

El mes pasado, la Iglesia señaló que el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la falta de electricidad y calidad de los servicios públicos, la violencia y la inseguridad, la seguridad social de los adultos mayores y el problema de los presos políticos son parte de las dolencias que aquejan a los venezolanos.

2 Reconocimiento mutuo. Monseñor Padrón afirma que en el diálogo político “hay que estar consciente de que el otro tiene el mismo derecho que yo, que cuenta con iguales capacidades para la toma de decisiones”.

El obispo de San Felipe, monseñor Basabe, indica que el reconocimiento garantiza que el proceso no se convierta en un monólogo y que se produzcan resultados positivos “porque el país se está cayendo a pedazos”.

3 Participación de todos los sectores. “Muchas veces se parcela en función de intereses de poder y no se mira el sufrimiento del pueblo”, indica monseñor Azuaje, quien también llama a dialogar en función de la verdad. Los voceros de la Iglesia enfatizan que el diálogo no debe restringirse a un sector, pues requiere del concurso de representantes de todos los ámbitos.

“Está demostrado que el gobierno solo no puede resolver ninguna crisis, ni la crisis social ni la crisis humanitaria; no ha podido resolver áreas críticas. Se requiere de la empresa privada, de las universidades, las élites, los partidos, los poderes públicos”, considera el presidente de la CEV. Los prelados indican que en el camino hacia el diálogo las partes deben ceder.

4 Definición de itinerario. Los obispos coinciden en que el diálogo, que califican de proceso largo y complejo, debe partir de una agenda con pasos claros para la concreción de resultados en pro del país. “El punto de partida del diálogo es el bien común, por lo que el proceso tiene que ser productor de cambios, de verdaderas transformaciones”, señaló monseñor Víctor Hugo Basabe.

5 Respetar la Constitución. Los religiosos coinciden en que es esencial respetar la Constitución, las leyes y los poderes públicos. “Para superar la crisis, se requiere devolver al país la institucionalidad y la autonomía de los poderes públicos”, dijo monseñor Basabe.

Monseñor Azuaje recordó que en los documentos de la Iglesia se ha registrado lo que se vive en las regiones.

“Como CEV hemos buscado la paz social y privilegiado los elementos comunes para salir de esta crisis y del estancamiento de la familia venezolana”.