• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“En el hospital hacemos medicina de guerra”

Médicos, especialistas y familiares de pacientes marcharon hasta Corposalud y pidieron que se declare la crisis humanitaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Médicos del Hospital Central de San Cristóbal marcharon para exigir que se declare la crisis humanitaria en salud.

Daniel Urbano, uno de los manifestantes, leyó el documento que fue entregado a funcionarios de la Corporación de Salud del Táchira. Destacó que por la falta de artículos de limpieza se acrecientan las enfermedades en el centro de salud, mientras que los enfermeros no pueden cumplir órdenes médicas por la escasez de medicamentos e insumos.

Añadió que los radiólogos no disponen de tomógrafos porque están dañados, tampoco hay repuestos ni personal que los repare. Los bioanalistas no cuentan con reactivos. No hay vacunas ni antibióticos.

“Los familiares padecen la odisea de buscar cada uno de los insumos que solicitamos para poder brindar una atención médica adecuada, situación que no se cumple; en resumidas cuentas: hacemos medicina de guerra. Eso es una crisis humanitaria de salud”, aseveró Urbano.

Familiares respaldan. Miguel Peña gastó todo lo que tenía para procurarle salud a su hijo Gabriel, de 20 años de edad, a quien le diagnosticaron un tumor en el parietal izquierdo hace tres meses. Está en el Hospital Central de San Cristóbal y ha sido sometido a tres cirugías. El tratamiento lo ha conseguido por medio de colaboraciones y donaciones, incluso algunos medicamentos se los han traído del estado Bolívar, donde ha habido un poco de disponibilidad.

La hazaña no ha sido fácil, cuenta Peña: el primer golpe lo recibió en el mismo centro asistencial cuando debió buscar fenitoína que le recetaron los médicos. No la consiguió buscando en la ciudad, pero sí en las puertas del hospital. El medicamento no cuesta más de 450 bolívares, pero los revendedores le pidieron 3.000 bolívares.

Para la última cirugía ameritó 27 botellas y las encontró a través de una recolección con instituciones, amigos, colegios y campañas en estaciones de radio. Las últimas las adquirió entre 3.000 y 3.500 bolívares.

En este momento su hijo requiere del antibiótico Meropenem, que inicialmente lo compró en 700 bolívares, pero ahora cuesta 2.800 bolívares y necesita 6 diarios.

“No tengo la suma para el día a día. Además, tengo que comprar también las soluciones y los guantes. No hallo qué hacer. No tengo a dónde recurrir”, dijo el hombre, mientras esperaba para entregar, junto a los médicos, un documento a los directivos de la Corporación de Salud del Táchira.