• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“A mi hija solo la recibieron cuando se estaba muriendo”

Liz Giraldo, 38 años de edad, ingresó al HUC en junio de 2014 y murió de endocarditis infecciosa el 30 de diciembre. Requería una válvula mecánica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gladis Céspedes de Giraldo, de 71 años de edad, enterró a su hija Liz, de 38 años, el 31 de diciembre. No para de llorar cuando la recuerda sentada a las puertas de su casa, en el sector Candelero en Ocumare del Tuy. Muestra unas placas de rayos X para explicar qué tenía su hija. Sufría de úlceras que se reventaron en cuatro ocasiones. Cuenta, además, que sufrió dos trombosis debido a la mala circulación. Liz era paciente renal e ingresó al HUC el 28 de enero de 2014 por presentar un cuadro infeccioso severo: “Se le hizo como un huevo en el brazo. Agarró una bacteria. La fístula se le infectó y le hicieron tratamiento. Me la dieron de alta, pero se puso mal otra vez y la ingresé otra vez en junio”, recu

Después de cinco meses de hospitalizada una junta médica decidió que no podían operarla por la falta de insumos y la gravedad de su estado de salud: “Le iban a meter una válvula mecánica para darle más fuerza al corazón. Yo estaba haciendo las gestiones en Pdvsa para ver si me la daban allá. Tengo todos los informes, pero me dijeron que tenía que esperar hasta enero porque ellos iban a salir de vacaciones”. Liz fue dada de alta el 28 de octubre porque no había cómo operarla. A pesar de eso, su madre seguía llevándola a Caracas tres veces por semana para dializarla. Salían a las 5:00 am de Ocumare para buscar un hospital para Liz y regresaban a la 1:00 pm sin que hubiese recibido atención médica: “Ese sábado 20 de diciembre no dejaron que la sacáramos del carro cuando llegamos a las puertas del Clínico. Su doctora me dijo que no tenía nada para atenderla. Iba a empezar a enumerarme lo que no había y yo le dije que no, que yo me llevaba a mi muchacha”, recuerda la madre. Liz sufrió durante 10 días seguidos penando por atención médica.

Entre el 20 hasta el 30 de diciembre recorrió los hospitales de El Llanito, Pérez Carreño y Vargas. Murió en la Emergencia del HUC. Su madre se pregunta: “¿dónde anda el director del hospital, José España?”. Y se responde: “Está pirado”.