• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

2015 heredará deudas con sector universitario

Los estudiantes de varias universidades marcharon al edificio de la Procuraduría General de la República / AFP

Estudiantes de varias universidades en una marcha al edificio de la Procuraduría General de la República / AFP

Las casas de estudio temen que en julio tengan que declarar cierre técnico debido al déficit presupuestario para pagar sueldos, becas, comedor y transporte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ante las circunstancias económicas del país, las universidades afrontarán en 2015 uno de los años más duros en su esfuerzo por mantener la calidad.

Pese a que el ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Manuel Fernández, aseguró en noviembre que las casas de estudio contarán con el presupuesto más alto que hayan recibido, los números permanecen en rojo para las autoridades universitarias.

Una de las razones es que el presupuesto asignado se realizó sobre la base del salario que devengaban los trabajadores y profesores en 2013.

“La prioridad es que se discuta un ajuste salarial inmediato. Estamos en peores condiciones que en 2013. Casi todo lo que corresponde al cálculo de los beneficios estudiantiles lo han hecho hasta junio o julio, y siguen con la errada política de los auxilios financieros, que lo que hace es ocasionar gastos burocráticos”, señaló la presidente de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, Lourdes Ramírez de Viloria.

En promedio, las academias están utilizando 85% de los recursos asignados para pagar salarios, 11% para las providencias estudiantiles y 4% para gastos de funcionamiento e investigación.

Los vicerrectores administrativos de las casas de estudio anunciaron que en julio de 2015 las universidades podrían entrar en un cierre técnico debido a que se quedarán cortas de dinero para cancelar salarios, becas, comedor y transporte.

A ello se le añaden las deudas que arrastran las universidades con sus trabajadores. Desde 1998 no cancelan los pasivos laborales a un grupo importante de jubilados de la Universidad Central de Venezuela y más de 70% de esos empleados no recibe su pensión por vejez, denunció el presidente del Consejo de Jubilados Profesionales y Administrativos de la UCV, Francisco Morales.

Un gran reto. El rector de la Universidad Metropolitana y ex rector de la Simón Bolívar, Benjamín Scharifker, considera que de no resolverse el tema financiero de las casas de estudio en 2015 el país no podrá seguir absorbiendo la cantidad de egresados que producen las universidades. “Los salarios están muy por debajo que en los países vecinos, hay una migración de talento grandísimo por las pocas oportunidades de trabajo que tienen los jóvenes egresados. El gran reto es contribuir a que Venezuela finalmente se convierta en un país productivo”, señaló Scharifker.

Aunado a la crisis presupuestaria, tampoco se ha resuelto la falta de dispositivos de seguridad para los recintos, lo que había sido prometido a inicios de 2014 y que fue detonante de las protestas de febrero. En esa fecha, los estudiantes denunciaron que una alumna de la Universidad de Los Andes, en Táchira, había sido víctima de un intento de violación en el campus.

A raíz de las manifestaciones y detenciones a estudiantes ocurridas entre febrero y abril hubo un total de 51 ataques contra universidades durante el año, señaló un informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

En 2015 la dirigencia estudiantil deberá asumir uno de los retos más grandes: exigir un presupuesto justo para las universidades en medio de un año difícil económicamente, afirmó el presidente de la Federación de Centros Universitarios de la ULA, Jorge Arellano.

“El Ministerio de Educación Universitaria planteó un cierre técnico de las casas de estudio. Nuestras facultades se verán más afectadas; desde hace muchos años no se adquieren nuevas unidades de transporte, muchos profesores se están yendo y las becas ya no alcanzan ni para pagar una habitación”, advirtió el líder estudiantil.