• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Me gusta la presión de la inmediatez”

Layla Calderón trabaja con entusiasmo en la web de <b>El Nacional</b> | Foto Manuel Sardá

Layla Calderón trabaja con entusiasmo en la web de El Nacional | Foto Manuel Sardá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El vértigo de la actualidad, esa sensación de que cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento: una protesta que colapsa la Autopista Regional del Centro, una declaración de un ministro, un accidente de tránsito en la Cota Mil, un terremoto en Asia, una emergencia por lluvias en San Cristóbal o alguna curiosa resolución del publicada en Gaceta Oficial. Todo pasa muy rápido y los usuarios deben recibir la información lo antes posible, lo mejor posible. Eso es lo que enamoró a Layla Calderón en el ejercicio de su profesión en la arena digital.

“El periodismo en las nuevas plataformas que brinda Internet, me deja una sensación de satisfacción permanente”, sostiene la coordinadora matutina de la web de El Nacional que este año recibió el Premio Periodismo Digital que otorga el diario. Graduada en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela en 2002, asume su trabajo con un entusiasmo contagioso: “La responsabilidad de escanear la realidad cada mañana, para explicarles la actualidad a miles, a millones de usuarios que esperan información inmediata, es un reto que me apasiona cada día”.

Ha sido un largo camino desde que la pequeña Layla, de 6 años de edad, jugaba frente al televisor de su casa imitando a Maite Delgado, con un tubo de pasta de dientes en la mano como un micrófono. “Poco a poco vas enfocando tus intereses”, confiesa quien después de probarse las chaquetas de reportera y de encargada de comunicación corporativa, decidió casarse con los medios digitales. “Es una nueva manera de hacer periodismo, el presente y sin duda el futuro. Me encanta la presión de la inmediatez, el alerta permanente, la vigilancia de las noticias”.

Conoce los pasillos de El Nacional desde hace más de una década. Comenzó en la vieja sede del diario en El Silencio, como pasante en la sección de Política encargada de la unidad de base de datos durante los intensos episodios entre los años 2001 y 2003. Regresó en 2010 a la nueva sede, después de una estancia en Londres para incorporarse al equipo de El Nacional web. “El grupo es estupendo, joven y entusiasta. En la redacción el tiempo se me pasa volando. Eso me confirma cada día que soy muy feliz haciendo lo que hago”.