• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Una flota mermada en 50% recibió a los temporadistas

Los pasajeros deben atravesar el patio de buses con sus equipajes debido al cierre del ala del terminal que se incendió | Foto Raúl Romero / Archivo

Los pasajeros deben atravesar el patio de buses con sus equipajes debido al cierre del ala del terminal que se incendió | Foto Raúl Romero / Archivo

Expertos calculan que hacen falta 2.600 unidades para renovar completamente el parque de transporte extraurbano del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Movilizarse en Semana Santa es una prueba para los temporadistas. A la reducción de la oferta de vuelos nacionales e internacionales se suma el déficit de 50% en la flota de autobuses para transporte extraurbano. La entrega de 150 unidades marca Yutong para las empresas privadas, que realizó el presidente Nicolás Maduro en un acto en Los Próceres el 19 de marzo, solo cubre 6% de la necesidad actual, según cálculos de la Asociación de Especialistas del Transporte Venebuses.

“La renovación total de la flota venezolana requeriría de 2.600 autobuses con lo que se cubriría el pico máximo histórico de demanda”, indicó José Mendoza, miembro de Venebuses. Además, dijo que las 150 unidades entregadas por el presidente no podrán entrar en operaciones hasta que no se aprueben los créditos bancarios.

“La flota de las empresas está mermada. Los autobuses tienen una vida útil de 10 a 12 años. Son unidades viejas que necesitan mucho mantenimiento y eso se complica porque no hay repuestos”, explicó Roberto Mendoza, gerente del Terminal de Oriente en Caracas.

Los estacionamientos de las empresas transportistas privadas también se han convertido en cementerios de autobuses. 70% de las unidades de los Aeroexpresos Ejecutivos está paralizada por la imposibilidad de hacerles mantenimiento, expresó José Luis López, gerente de Operaciones de la empresa. Esa deficiencia obligó a que Puerto La Cruz, San Félix, Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz y El Tigre salieran de la lista de destinos ofertados en noviembre de 2014.

“No sé cómo haré para ir en Semana Santa a Anaco. Solían llegar hasta allá, pero no sé qué pasa que ahora me dijeron que no viajarán más”, decía el jueves una joven que miraba atónita el mostrador en Rodovías, empresa que eliminó sus viajes a Anaco y Lechería.

“La mitad de la flota operativa está en malas condiciones. Las empresas deben ‘canibalizar’ los autobuses paralizados por falta de repuestos para ‘parapetear’ los que tienen operativos”, dijo Mendoza.

Escasez y riesgo. Los terminales abarrotados y con poca capacidad para satisfacer la demanda recibirán a los 7,5 millones de personas que se calcula se movilizarán en el asueto. Desde el jueves los temporadistas amanecen en La Bandera frente a las taquillas de las líneas de transporte para adquirir un boleto. “Con la falta de repuestos no podemos vender por adelantado. Necesitamos tener la unidad asegurada porque cómo hago si vendo los pasajes y luego resulta que se le espichó un caucho al autobús”, dijo el encargado de Global Express.

Un autobús extraurbano utiliza 8 cauchos. Cada uno puede costar 70.000 bolívares, lo que significa un gasto de 630.000 bolívares cada vez que se quiera renovar las ruedas de un solo vehículo. Al precio elevado se suma la escasez.

Otro inconveniente son los aires acondicionados. Las unidades importadas de Brasil tienen vidrios sellados, pero el gas refrigerante es difícil de conseguir desde hace meses. “Cuando se consigue cuesta 18.000 bolívares”, dijo un conductor de Rodovías. En las vías se ha hecho común que ladrones de carretera tiren piedras a las unidades, sobre todo en las noches. Un vidrio lateral puede costar 14.000 bolívares. Si no se reemplaza, el bus no puede seguir trabajando, pues incumpliría las normas de tránsito.

Una flota cansada y obsoleta causa inequívocamente mayor riesgo. “Los autobuses tienen sistemas neumáticos y la falta de mantenimiento puede hacer que alguna manguera explote y ocasione un incendio. Se han dado muchos casos de autobuses incinerados en la carretera que, gracias a Dios, no han tenido víctimas, pero sí termina en pérdida total del vehículo”, expresó Mendoza.

Educar para prevenir. Ante la cantidad de accidentes de unidades de transporte extraurbano en las autopistas y carreteras venezolanas, Lilian Romero, presidente de la Asociación Civil para la Prevención de Accidentes de Tránsito y Apoyo a sus Víctimas, pidio más formación para los conductores y supervisión en los terminales: “Lo primero es actualizar la flota que tiene 10 años de antigüedad. Además, son necesarios los cursos de manejo defensivo, por lo menos 2 al año, así como de seguridad vial y de concienciación sobre el consumo de alcohol”.

Agregó que las empresas de transporte deben ser supervisadas y que estar a disposición de revisiones: “Otra pregunta para los transportistas es si los choferes cumplen las horas de descanso reglamentarias. ¿Hay alguien que supervise eso? Tenemos reportes de casos de accidentes de tránsito en los que las personas dicen que el conductor iba dormido”.

Las empresas más grandes y con mayor disponibilidad económica piden, por lo general, que sus conductores tengan una experiencia mínima de 10 años manejando autobuses. “Algunas no aceptan experiencia manejando gandolas, pero hay otras que se ven obligadas a contratar a gandoleros como conductores de autobuses y eso puede dar pie a los accidentes”, advirtió José Mendoza.

La gran preocupación que surge como consecuencia del déficit de 50% de la flota de transporte extraurbano es que el resto de la demanda buscará satisfacer sus necesidades de movilidad por otro lado: el servicio pirata, como se le conoce coloquialmente, que no tiene ninguna regulación y está ávido de hacer dinero a cualquier costo.

Importaciones paralizadas
Hace algunos años, la política de las empresas de transporte era renovar su la flota cada cinco años. En el caso de las rutas extra urbanas, los autobuses expresos son importados desde Brasil porque en Venezuela no se ensamblan. Sin embargo, desde 2007 no ha habido importaciones por la falta de divisas, indicó José Mendoza, de la asociación Venebuses.

Mendoza aseguró que hay dos empresas fabricantes de buscamas: una brasilera y una colombiana que intentan introducir sus modelos en el mercado. “Están varados en las aduanas de Puerto Cabello y Ureña desde diciembre”. El control de cambio ha impedido la compra de nuevas unidades. El costo de cada autobús puede ser de 450.000 dólares, 87.025.500 bolívares a tasa Simadi (193,39 bolívares por dólar, al cierre de esta edición). “La esperanza es que el gobierno compre los autobuses y los venda a una tasa preferencial para que las empresas puedan adquirirlos”, planteó Mendoza.

La Cifra
70% de la flota de Aeroexpresos Ejecutivos está parada por falta de repuestos, informó José Luis López, gerente de operaciones de la empresa