• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Las feministas del gobierno reproducen lo que critican”

Eva Hebert seguirá su formación en la industria de la moda y defenderá los derechos de la mujer | Omar Veliz

Eva Hebert seguirá su formación en la industria de la moda y defenderá los derechos de la mujer | Omar Veliz

Contratada por su "extraordinairo potencial" para coordinar un centro, la joven psicóloga fue despedida a los cinco días por ser modelo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El trabajo como modelo de Eva Herbert no coincidió con las políticas de Inamujer. Con 24 años de edad, esta morena de 1,74 metros de altura obtuvo su título de psicóloga en la Universidad Central de Venezuela, y de la maestría de Estudios de la Mujer, en la misma casa de estudios, solo le falta terminar la tesis.

Sin embargo, esa preparación académica no fue suficiente para el Instituto Nacional de la Mujer, institución que luego de buscarla para un empleo en su profesión la despidió a los cinco días cuando supieron que es modelo profesional.

Presa del asombro por la razón de su despido, Herbert le escribió una carta a la presidenta del organismo, Isabel Yekuana Martínez, así como a la directora de Desarrollo Alternativo y Política Regional, Eudis Josefina Pérez, pero como no obtuvo respuesta decidió hacer público su caso a través de las redes sociales, no con el interés de hallar una explicación, sino para promover la defensa de los derechos de las mujeres. Escribe por los que se quedan callados “por miedo a no trabajar más en la diosa administración pública”, como lo señaló en su misiva.

“Me llamaron de Inamujer porque les llegó mi currículo y querían una psicóloga para el Centro de Atención y Formación Integral de la Mujer. Me dijeron que tenía extraordinario potencial, por lo cual me ofrecieron coordinar el centro”, relató Herbert enfundada en jeans de Ángel Sánchez, blazer negro de Zara, pulseras, anillos y vírgenes.

Dice que en solo cinco días logró hacer alianzas interinstitucionales favorables para el centro que coordinaba. Cuando volvió de un viaje autorizado por la institución para cumplir compromisos adquiridos con su agencia de modelaje le informaron que estaba despedida: “Me dijeron que como coordinadora del centro me asociarían con 'marcas capitalistas', y que eso iba en contra de las políticas de Inamujer. Eso es hipócrita. Para mí el feminismo es que cada mujer decida qué hacer con su vida. Las mismas feministas del gobierno están promoviendo el techo de cristal. Reproducen lo que critican".

Sin embargo, la experiencia le da un giro a la visión de su carrera en la industria del modelaje, se dedicará a terminar su tesis de posgrado sobre Moda e Identidad y acudirá adonde sea para hacer la denuncia: “La idea que quiero defender es que ser modelo no me hace menos feminista. Al contrario, soy otro tipo de feminista entre los muchos que hay”.