• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Más de 100.000 feligreses oraron por Cristo Sereno y la paz del país

El Santo Cristo de La Grita cumplió 405 años. Los feligreses oraron en su nombre | Foto CORTESIA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL

El Santo Cristo de La Grita cumplió 405 años. Los feligreses oraron en su nombre | Foto CORTESIA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL

El gobierno hace gestiones ante la Santa Sede para que el Santo Cristo de La Grita sea el protector de todos los venezolanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Santuario de La Grita se colmó de feligreses que celebraron 405 años del Cristo del Rostro Sereno, para orar por la paz del país, pedir por las necesidades propias y dar gracias por los favores concedidos.

Desde el 31 de julio las carreteras del Táchira se han visto llena de caminantes y ciclistas que han venido de todos los rincones de la entidad, que han tenido como punto de encuentro la localidad de La Grita para rendir testimonio de fe al patrono de los tachirenses. Las posadas y hostales han albergado a feligreses de otras latitudes como Colombia y Argentina.

José Vielma Mora, gobernador del Táchira, informó que el presidente Nicolás Maduro está haciendo las gestiones pertinentes ante la Santa Sede para que el Santo Cristo de La Grita sea el protector de los tachirenses y de los venezolanos.

En el sermón el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta Rodríguez, anunció que la imagen del Cristo del Rostro Sereno acompañará a la réplica de Nuestra Señora de Coromoto que visitará La Grita en los próximos días y se irá en peregrinación hasta Guanare. Agregó que para las festividades de La Chinita, el Santo Cristo de La Grita acompañará a los zulianos.

En la eucaristía coincidieron políticos de diferentes tendencias. Incluso la alcaldesa de San Cristóbal, Patricia Gutiérrez de Ceballos, Karla de Vielma y José Gregorio Vielma Mora estrecharon sus manos.

Posteriormente la imagen del Santo Cristo fue llevada en procesión hasta la basílica en hombros de cofrades y en medio de una poblada que a su paso elevó oraciones.