• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Es más fácil decir 'No hay'  que gestionar suministros médicos”

Andrés Eloy Abreu | William Dumont

Andrés Eloy Abreu | William Dumont

Asegura que el recorrido de pacientes por los hospitales del Min Salud se debe a la falta de especialistas y no a la escasez de equipos y materiales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Andrés Eloy Abreu, director regional de Salud de Miranda, asevera que el personal que labora en los hospitales debe orientarse al servicio comunitario. Afirma que la mayoría de los trabajadores se acostumbró a negar los suministros médicos por falta de un supervisor eficiente. Confía en que la contraloría de los consejos comunales en los nosocomios ayudará a optimizar los servicios.

El médico encargado de las entidades sanitarias mirandinas dependientes del Ministerio de Salud asegura que las deficiencias en la atención a pacientes no se debe a la escasez de equipos o medicamentos, sino a la negativa de un grupo de trabajadores a facilitarlos. Explicó que el déficit de especialistas es la piedra de tranca en el sistema regional, y agregó que es la causa fundamental para que los pacientes deban recorrer varios centros asistenciales antes de encontrar quien los atienda. 

-Diariamente hay denuncias por el ruleteo de pacientes por falta de suministros, especialmente en el hospital Victorino Santaella. ¿Qué solución propone?

-Ese es el hospital de mayor complejidad en el estado porque resuelve el mayor porcentaje de complicaciones. Los equipos de rayos X estaban centralizados en una sola reveladora y no funcionaban. Para la fecha están funcionando los cuatro servicios. En laboratorio había un problema con la dotación de reactivos. La empresa decía que no tenía porque afrontaban problemas de importación. Colocamos una empresa a la par y, como consecuencia, aparecieron los reactivos de la otra empresa. Estamos creando la central de suministros de la emergencia. Esto ha dado nos ha dado control de lo que existe en el área, nos permite ser más eficientes al manejar los insumos y ayuda a evitar el “No hay”, que es una cultura muy difícil de acabar. Cuando comienzan a colocar papelitos que dicen que no hay gasa y no hay yelco, hemos ido y comprobado que sí los tienen, que es más fácil decir no hay, que gestionarlos  para los pacientes.

-¿Entonces el personal no está comprometido con su labor?

-No necesariamente. Lo que ha imperado es la falta de supervisión. ¿Quién mejor que los consejos comunales para hacer esa contraloría? Otro de los cuellos de botella es el recurso humano especializado. Recientemente empezamos con las cirugías electivas en el hospital Victorino Santaella, pero no hay especialistas. Hicimos un convenio a corto plazo con la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos para que el hospital sea universitario. Se crearán posgrados en Pediatría, Gineco-obstetricia y Anestesiología, y más adelante, otro de Neonatología. Nos vamos a convertir en sede para revalidar títulos de médicos extranjeros. Estos no van a pagar la reválida, sino que van a hacer un aporte en servicio. Además, estamos llamando a concurso para cinco especialidades.

-Hubo varios problemas de inseguridad en el Victorino Santaella, ¿qué soluciones ha propuesto?

-La seguridad tiene que ver con la cultura organizacional. La violencia no se puede combatir con más violencia. Tiene que haber comunicación. Cuando un paciente llega lesionado a la emergencia, no puede ser recibido con un lenguaje violento porque viene herido y sufriendo. A lo mejor viene pensando que no hay suministros, que no hay médicos y encima es mal atendido. Va a responder de mala manera.

-¿Cómo hace el médico que debe atender bajo amenaza a un paciente que cometió un delicto?

-Entendemos eso. Hicimos una reunión con todos los organismos de seguridad del Estado y la policía estadal y municipal. Se creó un flujograma para el ingreso de pacientes y visitantes para que no coincidan en una sola puerta. Pusimos en práctica un sistema que obliga al acompañante a dejar su cédula antes de entrar, y ha dado resultados.

-¿Por qué los hospitales de Miranda remiten a los pacientes a Caracas?

-Tenemos 17 hospitales en el estado y en todos hay un común denominador: la falta de especialistas. Tenemos médicos para dar atención, pero no tenemos especialistas.

-¿Qué les ofrece para que se queden?

-Haremos lo posible por fortalecer el arraigo, que piensen que ese hospital les pertenece a ellos y a todos. Nosotros llegamos al hospital de Santa Lucía donde hay una infraestructura muy bonita y limpia, pero sin especialistas. Sin embargo, con los hermanos cubanos logramos abrir Hospitalización y Pediatría y en corto tiempo usaremos el área quirúrgica para Gineco-obstetricia. Tenemos que lograr que los hospitales comiencen a ofrecer soluciones sin ser terminales de pacientes que van de un lado a otro. Llevamos a Corpomiranda la propuesta de un servicio de emergencia con ambulancias para que el paciente no sea ruleteado.

-Ese servicio se parece al implantado en el Distrito Capital. Recientemente los trabajadores denunciaron que no funciona. ¿Por qué aquí sí servirá, si hablamos del mismo ministerio? ¿No es mejor dotar primero los hospitales?

-Una cosa no puede ser aislada de la otra. El sistema de dotación de suministros ha dado resultados. Los hospitales de Miranda están dotados. Sí, hay fallas puntuales, pero se están solucionando. Estamos tratando de que los caballitos de batalla en medicamentos no fallen.


Sin información

La opacidad en la información sobre la gripe AH1N1 no solo reina en el Ministerio de Salud. Es, al parecer, una instrucción explícita para todas las direcciones estadales del despacho de Isabel Iturria.

“La AH1N1 solo tiene dos voceros, la doctora Isabel Iturria, ministra de Salud, y la doctora Miriam Morales, viceministro. Esa es una decisión que tomó la ministra. Son instrucciones y debo cumplirlas”, afirmó Andrés Eloy Abreu, director regional en Miranda, quien, a pesar de ser médico, cumple al pie de la letra la medida y se niega a dar datos sobre el número preciso de víctimas en la entidad.