• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

7 estaciones para avivar la esperanza

Los fieles visitan los siete templos cada viernes santo para revivir al esperanza/Leonardo Noguera

Los fieles visitan los siete templos cada viernes santo para revivir al esperanza/Leonardo Noguera

Creyentes católicos visitan los templos para fortalecer la fe, aunque no efectúen el recorrido por el centro de la ciudad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siete paradas hizo Jesús antes de morir crucificado. Y ayer, como todos los Viernes Santos, los creyentes católicos recorrieron siete templos para reproducir de algún modo ese sacrificio y acompañarlo en su dramática pasión.

La mayoría de los fieles acostumbra realizar el recorrido por los templos a pie y en el centro histórico. Sin embargo, las parroquias del este y del sureste de la capital también fueron visitadas, aunque por la distancia que hay entre las iglesias, los devotos debieron hacer el trayecto en vehículo. Para algunos, eso es irrelevante, pues consideran que lo importante es vivir la tradición impregnados de fe, obviando un poco las formas o apariencias.

Alexander Zacarías acudió con su madre, Judith Contreras, a la parroquia San Luis Gonzaga de El Cafetal, a pesar de que ambos viven en San Martín. Zacarías complació a su progenitora, quien quería conocer otros templos de Caracas. Para él, no importa la manera de hacer el recorrido “a pie, en bicicleta, con una mochila al hombro o en un automóvil”; dijo que lo valioso era buscar a Dios y sentirlo. “¿De qué sirve entrar descalzo a la iglesia si no oras sintiéndolo en el corazón?, se preguntó.

El año pasado, María Vera y su esposo José Luis Nunes visitaron los templos del centro de Caracas, pero en esta ocasión decidieron recorrer las iglesias de El Marqués, La Urbina, Terrazas del Ávila, Macaracuay, Santa Paula y El Cafetal. Para la pareja, el Viernes Santo es un momento reflexivo y creen que este grado de compenetración es imposible de experimentar en la aglomeración que se registra en el centro de la capital.

 “Acude tanta gente que no puedes sentarte y pensar con tranquilidad. Sientes como si te estuvieran empujando”, afirmó Nunes.

Nélida Camacho hubiera querido visitar los siete templos del centro, pero sufre del nervio ciático y el dolor de la pierna le impedía caminar. “Se me dificulta incluso bajarme y subirme del carro”, reveló, mientras salía apoyada en un bastón de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, en Las Mercedes.

Peticiones, tradiciones y gracias. “La paz en Venezuela” fue una constante en las peticiones de los feligreses. Alida Gómez no titubeó cuando se le preguntó el motivo de su recorrido y dijo que, además de la salud de su familia, oraba en la iglesia La Caridad del Cobre de Santa Paula, por el entendimiento entre los venezolanos. “Ahora me voy a Chuao”, dijo.

La iglesia Nuestra Señora del Carmen, de Campo Alegre, también estuvo bastante concurrida. Zoilis Torres explicó que asistía al templo para continuar una costumbre de la infancia: “Acompaño al Señor en su dolorosa pasión. Él recorrió siete casas antes de morir. Lo hago por fe”.

Miriam Díaz estuvo con sus dos hijos y su esposo en un templo carismático de La California. En su caso, la visita a los templos simboliza la fidelidad a Dios. “Quiero que sepa que apreciamos su entrega y sacrificio. En distintos momentos de nuestra existencia vivimos una agonía, pero lo importante es darse cuenta de que no hay momento comparable con lo que vivió Jesús”, explicó esta creyente.

En Chacao, la tradición de la visita a los templos perdurará por muchos años. En la iglesia San José del casco histórico, alrededor de 70 jóvenes permanecían sentados en fila ante el Santísimo Sacramento del Altar. Pertenecen al grupo Juventud con Cristo y, además de vivir su momento meditativo en el templo, acompañan todas las actividades de la Semana Santa. Joao Goncalves, coordinador del grupo desde hace 13 años, cree que ahora es cuando se vivirá la fe en Venezuela, siempre que se cultive en los jóvenes.