• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La esperanza llegó en 20.000 mensajes

FOTO HENRY DELGADO

FOTO HENRY DELGADO

Entre todas se escogieron las de 13 de alumnos de educación básica y otras 4 elaboradas por estudiantes de educación especial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La esperanza llegó en barco a la sede de El Nacional. Valentina de los Ángeles Rivera, de 8 años de edad, vive en Nueva Esparta y ante la dificultad para encontrar pasaje aéreo tuvo que tomar un ferry y luego andar en carretera para venir a Caracas a recibir su reconocimiento por haber obtenido el primer lugar de la XIII Jornada Tarjetas de Navidad “El Valor de la Esperanza”.

La convocatoria, que logró reunir a 20.000 niños de 300 escuelas en 13 estados del país, fue organizada por el Programa de Responsabilidad Social El Nacional en el Aula y la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas. Entre las 20.000 se escogieron las de 13 de alumnos de educación básica y otras 4 elaboradas por estudiantes de educación especial.

A la sede del periódico llegó un cargamento de esperanza en miles de cartulinas de colores, decoradas con escarcha, lentejuelas, material de reciclaje, entre otros, que durante diciembre adornarán la sede del periódico. Desde la recepción hasta la redacción y presidencia no hay oficina o cubículo que no cuente con un mensaje que impulse este valor, en piezas creativas únicas. Los mensajes de esperanza, colocados en cada escritorio, acompañan a los periodistas mientras escriben las noticias.

Rivera definió la esperanza con la impresión de sus manos pintadas con el tricolor nacional: “Yo tengo esperanza en mi país y por eso la dibujo con mis propias manos. Coloreo para todos”, expresó.

Las tarjetas manifestaron la creatividad infantil, y también sus preocupaciones y experiencias. Amanda La Scalea, de 12 años de edad, relató cómo su actividad como voluntaria en una casa de ayuda para niños con limitaciones de salud estimuló su imaginación.

“Allí conocí a una niña que tenía leucemia y no tenía cabello, a diferencia de mí. Aprendí que en realidad todos somos iguales porque ambas podíamos ser felices. Por eso creo que aunque haya problemas siempre hay que reír porque estamos vivos”.

Para Enderson Castillo, quien cursa sexto grado en la escuela El Hornito, la esperanza está reflejada en un agricultor, los que ve a diario en la comunidad rural donde vive: “En mi dibujo él siembra y se agarra el pecho porque espera una buena cosecha”.

Elías Pino Iturrieta, editor adjunto de El Nacional, celebró la constancia del Programa El Nacional en el Aula que desde hace 25 años impulsa talleres, festivales y visitas guiadas para los niños. Destacó especialmente que para esta jornada los infantes reflejarán asuntos que van desde lo particular de su entorno familiar hasta epidemias mundiales como el ébola.

“Es una muestra conmovedora de un valor que no se debe perder, sobre todo en este país donde ahora nos hace tanta falta”, dijo Iturrieta.

David González, jefe de la Unidad de Investigación del diario, confesó que experimentó una sensación sobrecogedora cuando entró a una redacción tapizada de tarjetas navideñas elaboradas por niños, y dijo que el mensaje de una de ellas, colocada sobre su escritorio, lo inspiraba a diario: “Ustedes son unos héroes'. Esperamos que el próximo año participen 30.000 niños y que nos llenen de felicidad a todos”, dijo González.

El profesor Julio Ramos, coordinador del Programa, indicó que los niños reconocidos provienen de Nueva Esparta, Miranda, Distrito Capital, Vargas, Táchira y Mérida, inclusive de escuelas rurales:

“Yo también estudié en una núcleo rural. Tengo el máximo respeto por los niños que provienen de lejos, de Táchira, de Margarita y de aquellos que tuvieron que levantarse a las 3:00 de la madrugada para poder estar ahora aquí”.

Frente a un auditorio lleno de niños, padres, profesores y amigos, Ramos aseguró que El Nacional continuará escuchando el mensaje de los niños: “Esta casa tiene 71 años llena de esperanza y así seguirá. Esta jornada no termina hoy”.