• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Nunca encontramos el acetaminofén en las farmacias”

El mercado farmacéutico se encuentra desabastecido de la única medicina permitida para dengue y chikungunya | Foto Williams Marrero

El mercado farmacéutico se encuentra desabastecido de la única medicina permitida para dengue y chikungunya | Foto Williams Marrero

Pacientes con la fiebre africana debieron recurrir a familiares y amigos para conseguir el tratamiento 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque pueden variar levemente de una persona a otra, los síntomas generales de la chikungunya son claros: fiebre súbita mayor a 38º, dolor en las articulaciones y erupción en la piel. Ante la posibilidad de confundir el diagnóstico con dengue, los médicos recomiendan tratar la enfermedad exclusivamente con acetaminofén, al menos los primeros 5 días.

Sin embargo, conseguir el medicamento en las farmacias se ha convertido en una empresa titánica.

“Subsistimos con las medicinas que había en la familia, nunca encontramos acetaminofén en las farmacias”, dice Moisés Guilarte, estudiante de 27 años de edad, quien padeció la fiebre africana hace 2 semanas. 

Cree que se contagió en su casa, dado que también se enfermaron su mamá y su sobrino. “Los primeros cuatro días fueron de mucho dolor de cabeza y fiebre de 38º. Estaba muy débil, me dolían todas las articulaciones. Cuando se me pasó la fiebre, me salió un salpullido en la piel. Igual a mi mamá y a mi sobrino”.

Junto con su madre recorrió cuatro clínicas de Caracas y encontró las emergencias abarrotadas. Fueron atendidos en un centro de salud en Los Ruices, donde descartaron dengue con un examen de plaquetas y les recetaron Atamel, vitaminas y ácido fólico.

Ana Carvajal, infectóloga, desestima el uso de vitaminas y ácido fólico en casos de chikungunya, puesto que no se trata de una gripe. “La recomendación es la que da la Organización Mundial de la Salud, acetaminofén, reposo y mucha hidratación”.


Dolencia en familia. María Castillo, del estado Vargas, relata que en las últimas semanas varios de sus familiares se enfermaron de chikungunya. “Primero le dio a mi abuela, una semana después a un tío, otra semana después vine yo. Luego mi mamá y mi hermana”.

Ella, su mamá y su hermana visitaron a un médico a los tres días de haber presentado fiebre alta. No obtuvieron un diagnóstico claro, aunque les dijeron que parecía chikungunya. “Nos sirvió para saber que no nos estábamos muriendo, pero no para saber qué teníamos exactamente”.

Las pruebas para determinar la presencia del virus en la sangre solo se realizan en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, que en este momento solo procesa pruebas de grupos de riesgo: niños, embarazadas, personas de la tercera edad, o personas con alguna enfermedad de base.

Para los Castillo también fue difícil conseguir acetaminofén. “Era lo único que mi mamá podía tomar porque es alérgica a otros analgésicos. Fue una movida heroica conseguir algunas cajas”.

En la casa de Wilmary Ramírez, en El Junquito, contrajeron la fiebre tres personas, ella y sus dos sobrinos. “Me duró una semana completica. Tenía dolor, no podía cerrar la mano ni subir los brazos. Al principio no tomé nada porque no hay acetaminofén. Luego mi mamá me trajo unas cajitas que ella tenía”.

Los síntomas de Ramírez comenzaron un viernes con dolores y fiebre. El martes se le inflamaron los ganglios y el miércoles apareció la erupción. “Me mandaron un antialérgico y una crema para la piel. Estaba roja y la picazón era insoportable”.

En el Hospital Militar le dijeron que era chikungunya porque sus plaquetas nunca bajaron, signo claro de dengue.


Síntomas no tan comunes. Patricia Fernández, de San Antonio de los Altos, recuerda que cuando sufrió el virus empezó con dolor de estómago. “Pasé un fin de semana con mucha acidez. Luego me dio dolor de cabeza y empezaron los dolores en el cuerpo”.

Además, dice que la luz le molestaba en los ojos. En algunos pacientes, sobre todo en niños, la chikungunya puede producir conjuntivitis.

“En el ambulatorio me mandaron acetaminofén. Fui a tres farmacias y no conseguí. Solo tomaba Dol”.

Semanas después de haber tenido el virus, sufren el remanente: los dolores articulares posteriores a la enfermedad son comunes en todos los casos. 


El Dato
Aunque el medicamento recomendado para la chikungunya es el acetaminofén, debe cuidarse la ingesta: adultos no pueden consumir más de 2 gramos al día, en dosis cada 6 horas y los niños no deben tomar más de 10 miligramos por kilo, informó la infectóloga dominicana Carmen Mota. 

La Cifra
788 casos de chikungunya comprobados hay en Venezuela, informó Héctor Rodríguez, viceministro para el Desarrollo Social y las Misiones