• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cuatro empresas estatales no lograron la soberanía farmacéutica

Se hicieron alianzas con cinco países para potenciar la producción | Foto Williams Marrero

Se hicieron alianzas con cinco países para potenciar la producción | Foto Williams Marrero

El Estado cuenta con plantas procesadoras de hemoderivados, medicinas esenciales y vacunas, pero hasta ahora no cubren la demanda ni las metas por falta de divisas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El segundo motor productivo que nombró el presidente Nicolás Maduro entre sus medidas económicas del miércoles fue “producir medicamentos”. El anuncio, en esta gestión, no es una promesa nueva.

El Servicio de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar), el Complejo Tecnológico Farmacéutico del Estado Venezolano (Quimbiotec), la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio) y los Productos Farmacéuticos para el Vivir Viendo, C. A. (Profármacos) son cuatro empresas estatales productoras de medicamentos que prometen “soberanía farmacéutica”, pero que no han cumplido las metas en años anteriores porque se han paralizado por falta de divisas o los productos que deberían producir no se encuentran en el mercado.

Sefar fue creada en 1993 y debería manufacturar 7 medicamentos esenciales: Sueroral en sobres, carbamazepina, cloroquina difosfato, ácido acetilsalicílico, fenobarbital, alfametildopa, isoniacida. Mientras que Profármacos (antes de expropiarse era una empresa universitaria llamada ProULA), tiene la misión de abastecer de acetaminofén, ibuprofeno, ácido fólico, captopril, citrato de calcio, furosemida, loratadina, nimesulide, vitamina B1 y fenobarbital. Según la data de la Federación Farmacéutica, que denuncia la escasez de por lo menos 149 fármacos, las medicinas no están en el mercado o su abastecimiento es irregular.

En 2014, Sefar pretendía producir 18,7 millones de unidades de medicamentos, pero solo logró 43% de la meta. En la Memoria y Cuenta de ese año se excusaron: “La falta de materias primas para la elaboración de medicamentos se debió a que la empresa proveedora de insumos tuvo retrasos en la adquisición de divisas para realizar la importación”.

Desde su creación, en 2014, Espromed Bio prometió producir vacunas para hepatitis de adulto, pentavalente y hepatitis pediátrica con un convenio entre Cuba y Venezuela. Pero ese año la empresa destacó que su logro fue inspeccionar y etiquetar las vacunas que provienen del país aliado, y no producirlas.

Espromed Bio aseguró que en 2015 otorgó con 1.046.038 dosis para la inmunización de adultos. Sin embargo, el reporte de la Red Defendamos la Epidemiología indica que hasta agosto la meta cubierta fue de 14,24% de la demanda.

José Félix Oletta, investigador de la red, explica que una cobertura se considera óptima si logra abastecer 64% de la demanda, pero en un registro hasta agosto de 2015 la hepatitis B para neonatos cubrió 60,8% y la pentavalente 61,66%.

Cierre y escasez. El caso de Quimbiotec fue más drástico con su cierre total el año pasado después de 25 años de funcionamiento.

Oletta asegura que su cierre hace que se tengan que gastar al menos 7 millones de dólares para importar los productos que se producían en el país. Mientras que otros 2 millones de dólares dejaron de entrar por el cese de exportación de inmunoglobulina y albúmina a Bolivia, Colombia, Paraguay y Perú. En 2010 la facturación anual de la planta se valoró en 70 millones de dólares.

En 2012 la meta de Quimbiotec era expandir las exportaciones a los países del Alba, pero se pasó de 5.200 viales de albúminas exportadas a 2.000 en 2014. Hoy están en cero.

Este mes intentan reanudar las operaciones, luego que la escasez de inmunoglobulina se hiciera sentir más cuando comenzaron a incrementarse los casos del síndrome de Guillaín-Barré, presuntamente por complicaciones posteriores a padecer zika, y haya cobrado la vida de 23 personas que no tuvieron acceso al medicamento. Sin embargo, esta semana se vieron obligados a interrumpir sus operaciones por falta de agua.

El Dato
169 millones de bolívares se aprobaron para que en 2015 se materializara la producción de medicamentos genéricos para cubrir la demanda de hospitales, y asegurar la prevención en la población de bajos recursos

CRONOLOGÍA
Mayo, 2014

Se anunció que Espromed Bio tenía capacidad para producir 120 millones de dosis al año, de los cuales 50 millones corresponden a producción de antígenos. Se prometió una alianza con Irán para potenciar la producción en Sefar. Se desconocen los resultados

 

Septiembre, 2015
Se anunció otro convenio con la India (data desde 2004) para producir 57 medicamentos prioritarios. Ese año se anunció que adquirieron 270 millones de medicinas a través de convenios con Cuba, China, Argentina y Uruguay, pero aún se esperan los resultados

Junio, 2015
El entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el ministro de Industrias, y el de Economía y Finanzas visitaron la empresa Brainfarma en Brasil para "potenciar a Venezuela en el ámbito de salud". Se desconoce el progreso del convenio