• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Se elevaron plegarias de paz por la autonomía universitaria

Más de 200 personas se reunieron en el Aula Magna / Manuel Sardá

Más de 200 personas se reunieron en el Aula Magna / Manuel Sardá

En el Aula Magna se celebró una misa luego de los hechos violentos que afectaron a dos autobuses de la UNEXPO y la UPEL

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Por siempre autónomas". Con esta premisa, bañada de aplausos, comenzó en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela la misa en desagravio por los hechos violentos de hace una semana en el atentado ocurrido en el edificio del Rectorado de esta institución, declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad. Pasado un día de la marcha nacional en defensa de la autonomía, se celebró esta ceremonia que recordó la representación de otros centros de educación superior también autónomos, cuyos autobuses fueron incendiados y uno de ellos colisionados contra la entrada del rectorado.

Antes de empezar la misa, la máxima autoridad de la UCV, Cecilia García Arocha, precisó que en 5 años de su gestión se han registrado 60 ataques contra el claustro. "Estamos en una universidad histórica, que dentro de 7 años cumplirá 300 años de historia con más de 300.000 egresados. En el último atentado se incendió el transporte de Universidad Pedagógica Experimental Libertador, institución hermana.

Pero además quemaron otro vehículo de la Universidad Nacional Experimental Politécnica, sin importar que hubiera dos niños. Y cuando las autoridades académicas estábamos sesionando se registró una explosión. Afortunadamente, no había mucha gasolina, porque no estuviéramos viviendo para contarlo", dijo Arocha.

Sus palabras sirvieron de antesala para dos videos que emocionaron, a varios de los más de 200 asistentes que se congregaron en el Aula Magna, rebosada de consignas que decían a viva voz "¡U,U, UCV!".

"Que esta misa vaya en desagravio por la maldad y la saña ejercida contra esta y todas las universidades públicas y la humillación hacia todos los gremios. Las academias piden ser escuchadas por el Estado, ante el marcado deterioro de las condiciones laborales de todo su personal, los beneficios estudiantiles, el adecuado funcionamiento de las instalaciones para ofrecer una educación acorde a las exigencias actuales", señaló el párroco de la Ciudad Universitaria, Raúl Herrera.

Sobre aquel texto del evangelio que reza "deje que sus muertos entierren a sus muertos", el sacerdote interpretó entre líneas la lucha que llevan otros centros como la Universidad de Oriente, Universidad Nacional Experimental del Táchira y Universidad Simón Bolívar. "Si esta pelea está perdida, nos dedicaremos a enterrarnos entre nosotros. Pero como no es así, dejen que los que pretendan conducir la universidad a la muerte carguen entonces con su difunto", reflexionó.

Culminada la Eucaristía, Berta Blanco, madre de una profesora de la UCV, dijo sentirse emocionada por el momento de reflexión puertas adentro del Aula Magna. "Me da tristeza que ahora cuando la comunidad universitaria pide autonomía y presupuesto justo, surja esta lucha de hermano contra hermano que no le hace bien a nadie".