• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

El dolor posterior al chikungunya debe atenderse con un reumatólogo

Especialistas recomiendan no automedicarse | Foto Archivo El Nacional

Especialistas recomiendan no automedicarse | Foto Archivo El Nacional

Hasta dos años después de haber padecido la fiebre africana pueden reaparecer dolores en articulaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El reumatólogo Oswaldo Rodríguez recibió el jueves a tres pacientes poliartríticos que tenían todos los síntomas asociados al chikungunya: fiebre alta, dolor en articulaciones y erupción en la piel. Dijo que en esos casos los dolores fueron más intensos.

“Tenían tratamientos con esteroides y tratamiento biológico. Venían evolucionando bien, pero llegaron con una poliartritis severa por el chikungunya. Entraron al consultorio doblados, con mucho dolor en la columna”, dijo el doctor del Centro de Ortopedia, Podología y Traumatología de San Bernardino, en Caracas.

Carmen Adames, coordinadora de la estrategia contra el chikungunya del Ministerio de Salud dominicano, recordó que el acetaminofén o el paracetamol son el único medicamento indicado contra el virus africano. “Pero un paciente reumatoide crónico guiado por un especialista puede continuar con su tratamiento para los dolores”. 

Para los casos en los que existe una enfermedad de base, el reumatólogo venezolano recomienda tratarse directamente con un especialista, quien podrá suministrar pequeñas dosis de esteroides y vigilar la respuesta al tratamiento.

Rodríguez recuerda que a partir de la segunda semana de enfermedad, el cuadro viral tiende a desaparecer, pero que hay pacientes que pueden pasar a una fase subaguda del chikungunya. “La poliartralgia puede mantenerse incluso por un año. En otros países se han descrito pacientes que tienen dolor hasta dos años después”.

De presentarse una reactivación de los dolores, el paciente debe acudir al reumatólogo. “Hay que hacer un diagnóstico diferenciado y descartar que ese dolor se deba al chikungunya o a otras posibilidades, como una poliartritis reumatoidea, para poner el tratamiento más adecuado”.

También advierte de los peligros de la automedicación. La aplicación de esteroides debe hacerse bajo estricta vigilancia. En pacientes diabéticos, una dosis equivocada puede producir hiperglicemia; en los hipertensos, crisis hipertensiva; y además puede ocasionar retención de líquido.

El chikungunya es un síndrome febril hemorrágico. El primer caso venezolano se registró en junio de este año y ya se cuentan 634 pacientes confirmados y 2.000 sospechosos, según cifras gubernamentales. La enfermedad se transmite, al igual que el dengue, por la picada de un zancudo de las especies Aedes aegypti o Aedes albopictus. 

El mito de la vitamina
La infectóloga Ana Carvajal desestima las recomendaciones que han empezado a circular entre pacientes de chikungunya de tomar ácido fólico, que se suele recetar a las embarazadas, y vitamina C para mitigar los síntomas de la enfermedad. “No aporta nada. La vitamina C normalmente se receta para la gripe, pero en este caso no se trata de una gripe”.

Recuerda que el tratamiento avalado por médicos y por la Organización Mundial de la Salud está basado en el uso exclusivo de paracetamol o acetaminofén para la fiebre y los dolores, buena hidratación y reposo. “Y de existir alguna patología secundaria, acudir a un especialista que guíe el tratamiento”.