• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

100 vigilantes más son necesarios para cuidar el hospital universitario de Caracas

El área de Emergencia está  custodiada por milicianos y personal de seguridad interna | William Dumont

El área de Emergencia está custodiada por milicianos y personal de seguridad interna | William Dumont

En las noches el equipo de seguridad se reduce 67% y entre 45 y 50 hombres deben custodiar las áreas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Visto desde afuera el Hospital Clínico Universitario de Caracas parece una fortaleza. Sus siete entradas permanecen custodiadas por vigilantes y tres de ellas cuentan con funcionarios de la Milicia. Sin embargo, en su interior la vigilancia desaparece entre las 8.000 personas que circulan por el centro de salud.

Durante el día 150 hombres de seguridad privada se encargan de resguardar, además de los 11 pisos de la institución, los 4 estacionamientos, el ambulatorio, el preescolar y la lavandería.

El personal fijo está en los pisos 3, 4, 6, 7 y 10, correspondientes a Medicina Interna y Cardiología; Urología, Ginecología, Gastroenterología y Neurocirugía; terapia intensiva de Traumatología; Otorrinolaringología y Oftalmología; y Obstetricia, respectivamente. Los demás niveles son patrullados por cuatro funcionarios, uno por ala.

En las noches el equipo de seguridad se reduce 67% y entre 45 y 50 hombres tienen la responsabilidad de los espacios internos y externos del hospital.

“Para estar cómodos se necesitan 100 hombres más en las noches, porque no hay suficientes vigilantes para cubrir todas las áreas. Hay milicianos y personal de seguridad, que da una imagen de prevención, pero no están armados. Se necesitan funcionarios armados de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana”, dijo uno de los trabajadores de seguridad.

Ángel Flores, supervisor de servicios internos del hospital, asegura que el déficit también se siente en el día. “Deben colocar al menos dos funcionarios por ala”, manifestó. Agregó que diariamente la función de los vigilantes se transforma de seguridad a logística.

A pesar de que todos los servicios cuentan con un sistema de comunicación directo con la central de seguridad, el personal se queja por la respuesta tardía a las llamadas de emergencia. Además, los cuidadores aseguran que el hospital debe adquirir una repetidora porque el alcance de los radios no cubre completamente la infraestructura.

“El director ha ayudado al departamento de seguridad, pero el presupuesto es muy corto y no se ha podido hacer mucho”, señaló Flores.

Elementos. De siete entradas, tres de ellas cuentan con arcos detectores de metales, los cuales funcionan irregularmente. En seis de los accesos hay cámaras de seguridad, además de una en el área de caja chica donde cancelan cheques y tickets de alimentación al personal.

“Sólo funcionan tres cámaras de todas las que hay. A los pacientes no los revisan. Hace poco una mujer llegó por emergencia y cuando la desvistieron para hacerle una ecografía, tenía un arma de fuego”, informó un camillero.

Flores narró que hace 8 meses, en piso 10, un hombre sacó una pistola para amenazar a una doctora. “Quería que atendieran a su mujer que iba a dar a luz. Llamaron a seguridad pero el individuo se fue y no hubo cómo denunciar”, explicó. Agregó que en piso 6 el consumo de marihuana es frecuente.

En menos de un mes han asaltado a dos doctores tras sacar efectivo de telecajeros en las instalaciones. Uno de los casos fue a primera hora del día y el otro a las 12:30 pm. Los trabajadores consideran que el mismo personal puede estar involucrado en algunos delitos. 

Zona vulnerable

Para la directiva de la UCV, el hospital es una de las zonas más vulnerables que tiene el campus universitario. “La naturaleza de las emergencias que recibe el centro de salud y su ubicación céntrica lo convierte en uno de los más demandados”, manifestó Amalio Belmonte, secretario general de la casa de estudios.

Indicó que el acceso que conecta con las instalaciones universitarias es la de mayor tráfico, y es la menos rigurosa en materia de seguridad. “Es contraproducente ser selectivos con la entrada de visitantes, pues si vienen con una emergencia los vigilantes no pueden revisarlos”, explicó.

Hasta ahora el mayor logro de la directiva de la UCV para garantizar la seguridad en los alrededores del hospital, es la aprobación del ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz para colocar tres patrullas en la entrada de Odontología.

“La comunicación entre las directivas del hospital, de la universidad y del ministerio de Salud no es fluida desde hace 12 años, pero la situación de inseguridad obliga a que haya acuerdos”, puntualizó Belmonte.

Unidad de investigación

El Hospital Clínico Universitario de Caracas inauguró hace cuatro años un departamento para investigar los hechos delictivos en las instalaciones. Actualmente hay cuatro casos abiertos desde agosto, dos desde julio y uno desde junio. La mayoría de los incidentes reportados son hurtos de pertenencias del personal y este año se han registrado dos casos de médicos falsos.