• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La custodia compartida dejará de ser "excepcional" en la legislación española

El anteproyecto de ley aprobado en el Consejo de Ministros establece que el juez deberá determinar qué forma de guarda es la más conveniente en cada caso atendiendo al interés del menor, y establece que los maltratadores o culpables de violencia machista no podrán tener la custodia de sus hijos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La custodia compartida de menores de edad en caso de nulidad del matrimonio, separación y divorcio de sus progenitores dejará de ser algo "excepcional" en España, según una propuesta de ley presentada hoy por el Gobierno español.

El anteproyecto de ley aprobado en el Consejo de Ministros establece que el juez deberá determinar qué forma de guarda es la más conveniente en cada caso atendiendo al interés del menor, y establece que los maltratadores o culpables de violencia machista no podrán tener la custodia de sus hijos. En la rueda de prensa posterior a la reunión ministerial semanal, el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, dijo que el anteproyecto de ley responde a la necesidad de adaptar los cambios registrados en la sociedad española durante "los últimos decenios" y subrayó que la custodia compartida no puede ser excepcional sino normal.

El ministro indicó además que, a propuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, los condenados por violencia machista no tendrán la guardia y custodia de los hijos. Cuando el juez aprecie, durante el procedimiento civil, indicios fundados de que el padre es un maltratador tampoco tendrá la custodia del menor, aunque no exista denuncia por malos tratos, indicó.

El objetivo del anteproyecto, explicó el Ministerio de Justicia en un comunicado, es conseguir un sistema legal "sin las rigideces y preferencias" por la custodia monoparental de la ley actual y siempre en beneficio del interés del menor. La norma tendrá en cuenta la relación existente entre los progenitores y de éstos con sus hijos, la voluntad de cada uno de ellos a la hora de asumir sus deberes y su posibilidad de conciliar la vida familiar y laboral.