• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Fiscalía determinó que cunaguaro se automutiló

Cunaguaro | LEONARDO NOGUERA

Cunaguaro | LEONARDO NOGUERA

Fiscalía determinó que no se encontró ninguna sustancia química en los exámenes toxicológicos que se realizaron al animal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Felipe, el cunaguaro del zoológico El Pinar, fue otra vez noticia ayer luego de que el Ministerio Público, en una nota de prensa, informó que el animal se automutiló. Los fiscales 90º nacional con competencia en Defensa Integral del Ambiente y 2º municipal del Área Metropolitana de Caracas, Espartaco Martínez y Yaneth Herrera respectivamente, investigaron las lesiones que sufrió el cunaguaro, y luego que vieron las pruebas determinaron que el felino sufre de una enfermedad llamada zoocosis, un trastorno del comportamiento que se presentan en animales que viven en cautiverio.

Entre las pruebas que presentó Fiscalía se encuentran que no se encontró ninguna sustancia química en los exámenes toxicológicos que se realizaron al cunaguaro y que los candados de la jaula no fueron violentados. Además, durante la inspección consiguieron un diente, que los fiscales concluyeron que se le cayó al felino “en el proceso de tracción y desgarre cuando se mordía sus extremidades”.  También realizaron un análisis del contenido gástrico, en el que consiguieron restos de su propia piel.

Con los resultados de las experticias se concluyó que Felipe se automutiló y se descartó que una persona hubiera causado las lesiones que se denunciaron el 17 de enero.


¿Psicosis en los animales? En la nota que publicó el Ministerio Público se indica: “El cunaguaro Felipe sufre de zoocosis, una enfermedad generada por el estrés que sufren estos animales en cautiverio, que se puede detectar en alteraciones conductuales como golpear y morder los barrotes, pasear de un lado a otro, balancearse continuamente, jugar o comerse sus excrementos y, en el mayor de los casos, la automutilación de sus extremidades”.

El veterinario Israel Cañizales, del Instituto de Zoología y Ecología Tropical de la Universidad Central de Venezuela, considera que la teoría de que la lesión haya sido producida por el mismo cunaguaro no parece viable: “Puede que en algunos casos los animales puedan hacerse daño. El estrés del encierro los puede llevar a actitudes repetitivas, andar el círculo, morderse las colas –es muy común en el caso de los cochino– o incluso arrancarse plumas, pero de allí a automutilarse no podría asegurarlo porque la barrera del dolor impide a los animales infringirse ciertos daños”.

El especialista, que fue director del zoológico de El Pinar, cree que los restos de piel que se encontraron en el flujo gástrico del felino podría ser porque el animal se lamió la herida. “Es una actitud normal que una vez que tienen una herida ellos se laman intentando limpiarse”.

Esmeralda Mujica, de la Asociación Venezolana de Acuarios y Zoológicos, dijo que una explicación sería que el cunaguaro tenía una lesión previa y no tenía sensibilidad en la pata cuando se automutiló, pero también pone en duda la conclusión del Ministerio Público.

La ONG Vitalis también fijó posición sobre la conclusión de la investigación. En un comunicado señala la automutilación es “evitable cuando los animales se encuentran bienatendidos y cuidados”.

La palabra "zoocosis", una mezcla entre zoo y psicosis, fue acuñado por el zoólogo Bill Travers en 1992.


Zoológicos viejos

Franklin Rojas, director de Provita, cree que un cunaguaro sí puede estar en cautiverio, pero bajo ciertas condiciones. “El problema es que los zoológicos de primera generación, como es el caso de El Pinar, no siempre tienen los espacios adecuados. Hay que adaptar el espacio físico del animal y proporcionarle diversidad ambiental para evitar que se vuelva loco”.