• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

11.389 contagios de chikungunya en el primer trimestre

Composición de la picadura de un mosquito transmisor del dengue y chikungunya / Foto Archivo

Menos de 1% del presupuesto destina el Ministerio de Salud para saneamiento | Foto Archivo El Nacional

Datos obtenidos por la Red Defendamos la Epidemiología Nacional señalan que la epidemia golpeó con más fuerza en Venezuela que en República Dominicana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hasta el 8 de marzo de 2015, por lo menos 11.389 personas habrían enfermado con la fiebre chikungunya. Los datos forman parte de los registros de los formularios EPI-12 del Ministerio de Salud –referidos a datos epidemiológicos– que contienen información semanal sobre enfermedades. Sin embargo, ni esos formularios ni el Boletín Epidemiológico Semanal han sido publicados por el despacho de salud desde 2014.

Los datos de la planilla EPI-12 son los únicos disponibles desde que Min Salud dejó de divulgar información epidemiológica el 1° de noviembre de 2014.

José Félix Oletta, exministro de Sanidad y Asistencia Social y vocero de la Red Defendamos la Epidemiología Nacional, de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, explicó que el grupo de documentos obtenidos por la red revelan los repuntes en los casos de fiebre aguda registrados en el país desde que la fiebre africana fue diagnosticada por primera vez en territorio nacional en junio de 2014. Hasta el 8 de marzo hubo 390.686 casos de fiebre aguda en el país, un total de 96.178 casos más de los registrados en el mismo período del año anterior.

El especialista advirtió que pese al repunte en el número de casos el país está en fase de onda posepidémica, que podría repotenciarse debido al descuido de las políticas de control de los vectores de la enfermedad.

“El número de casos bajó. Para la semana 43 de 2014 tuvimos el pico de la epidemia. Para esa fecha por cada semana se registraban 200.000 casos de fiebre. Entre la última semana de diciembre de 2014 y enero de 2015 hubo 2.500 casos semanales, pero ha bajado a 390 semanales”, indicó.

Oletta insistió en que la intensidad de la epidemia de 2014, que según las proyecciones de la red epidemiológica habría afectado a 36,45% de los venezolanos, por lo menos 17 millones de personas en el país serían susceptibles de padecer fiebre chikungunya este año, con la entrada de la temporada lluviosa. Los cálculos se basan en la premisa de que por cada caso notificado en las EPI-12 dejaron de registrarse otros 3 o 4.

“Mientras tenemos transmisión esas personas pueden tener la enfermedad. Las condiciones de temperatura y humedad serán favorables para tener una población de mosquitos más activa”, advirtió.

De acuerdo con los datos del Boletín de Salud Ambiental, del Ministerio de Salud, el índice aédico a casas –referida a la concentración de zancudos en las viviendas– superó el estándar de 10% y se ubicó entre 13% y 20% en el territorio nacional.

“El ministerio dispuso menos de 1% de su presupuesto para las actividades de saneamiento. No tenemos los recursos para atender situaciones epidémicas”, advirtió.


La epidemia oculta. Pese a los cinco meses de silencio informativo por parte del Ministerio de Salud, los documentos EPI-12, obtenidos por la red, detallan que la epidemia de chikungunya golpeó con más fuerza en Venezuela que en República Dominicana o cualquiera de los otros países afectados en el continente. Por lo menos 172.417 tuvieron la patología originaria de África. Sin embargo, el ministerio solo reconoce 37.015 casos ante la OPS.

Por lo menos 20 personas, 4 de ellas de Caracas, habrían fallecido por esa causa. El resto de los decesos ocurrieron presuntamente en Aragua y Miranda.

“El dengue no estuvo tan activo; por eso no atribuimos los casos febriles a esa enfermedad. Calculamos que 5% de las personas afectadas pudo registrar ambas enfermedades”, agregó Oletta.

Los cálculos de la red, basados en los reportes de fiebres agudas y las planillas de Min Salud no publicadas, precisan que otras 3.750.698 personas presentaron fiebre aguda sin explicación al cierre del año pasado. El mayor número de ellas equivalentes a 2.184.882 personas tuvieron fiebre súbita entre la semana 23 (del 2 al 8 de junio) y la semana 44 (del 27 de octubre al 2 de noviembre), fechas de mayor impacto de la epidemia.