• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

La consulta educativa enfrenta el reto de no quedarse en el debate

Foto Luis Bravo / Archivo El Nacional. Foto Julio Mosquera / Alexandra Blanco

Foto Luis Bravo, Archivo El Nacional | Foto Julio Mosquera, Alexandra Blanco

Dos especialistas en materia educativa, en alas políticas opuestas, difieren sobre el papel del Estado en el proceso de aprendizaje venezolano. El rendimiento escolar es una variable que quedará fuera del proceso que inició el Ministerio de Educación en abril 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rendimiento no es el único indicador educativo

Julio Mosquera, profesor de la Universidad Nacional Abierta y miembro de la comisión de la Consulta Nacional por la Calidad Educativa, afirma que es imposible desligar la política de la educación.

—¿Qué utilidad tendrá la consulta?
—Lo más importante es que nos lleve a soluciones de mediano plazo, de consenso. ¿Cuánto no ganaría el país? Poner la consulta en la arena política de que el chavismo va a vencer a la oposición, o viceversa, sería la lógica equivocada.

—¿Cuáles son los indicadores que sirven para evaluar la calidad educativa en el país?
—La concepción política define el concepto de calidad y los indicadores. Desde la perspectiva neoliberal, un indicador sería: a mayor inversión privada, mejor educación. Desde una perspectiva opuesta, las políticas públicas del gobierno bolivariano están fundamentadas en la Constitución y en la Ley Orgánica de Educación.

—¿Incorporará la consulta temas de rendimiento académico?
—La consulta en sí misma no lo establece, pero sí factores que afectan ese rendimiento. La evaluación del rendimiento puede ser útil para valorar los resultados obtenidos en términos de aprendizaje, pero esa no puede ser la única variable a considerar.

—¿Es posible que la consulta cambie el modelo educativo actual?
—Los cambios solo serán posibles si los docentes asumen que es necesario enseñar de maneras diferentes. La consulta es un medio, no un fin en sí mismo. Me preocupa que se satanice con el argumento de la ideologización. La escuela, al final, no te va a convertir en un robot. ¿Cómo explicas que saliese tanta gente de izquierda de la educación de la cuarta república? Es mentira que vamos a un modelo educativo totalitario.

—Hay mucha preocupación entre padres porque en la consulta se manipule a los niños.
—¿Quién va a ir al Colegio Claret a decirle al maestro de primer grado cómo va a enseñarle al niño? Algunos colegios reciben la Colección Bicentenaria, pero no se la dan a los niños o no la usan. Al final, el currículo real lo hace la maestra en el aula. Ahí ningún gobierno, por muy totalitario que sea, va a tener control.


La educación debe considerar sistemas de organización

Luis Bravo, director del Centro de Investigaciones Educativas de la Universidad Central de Venezuela, considera que la Consulta Nacional por la Calidad Educativa debe pasar de la discusión a los hechos.

—¿Para qué servirá esta consulta?
—Podría servir como escenario para el debate. Esa es una gran virtud. Hay que superar la fase de si se consulta o no y el tema de los aspectos técnicos. Deberíamos aprovechar la ocasión para discutir algunos problemas de la educación, sin mucha esperanza de que eso vaya a los hechos.

—¿Cuáles temas quedaron por fuera de la consulta?
—Tenemos circuitos de excelencia y circuitos de precariedad. La educación se disfruta de manera diferencial. Lo otro son los sistemas de organización de las escuelas. Se les está quitando el poder a los directores.

—¿Es posible que a partir de esta consulta se cambie el modelo educativo actual?
—Una consulta no puede cambiar un modelo educativo. Lo que tenemos que hacer es discutir los procesos reales. Creo que el problema más grueso es que el modelo de escolaridad para el pueblo tiene signos visibles de agotamiento. Fallamos en la educación popular porque hemos sido excesivamente estatistas.

—Las cifras de escolaridad del Ministerio de Educación parecieran indicar lo contrario.
—Desde el indicador “población total-población escolarizada” sí hemos podido avanzar, pero cuando hay contracción económica, la escolaridad crece menos. Los sectores medios y altos han resuelto sus problemas educativos, pero quienes no lo han hecho son los sectores populares. Cuando llegaron las misiones en el 2003, pronto empezaron las caídas del sistema escolar. Algo pasó ahí. Aquí nunca hubo 1.500.000 personas en Robinson I.

—¿Significa que el Estado docente no ha sido efectivo?
—El Estado docente es fundamental, pero el Estado decente, no monopólico. La escolaridad requiere una organización social muy alta. Si no fuese por la iniciativa privada aquí las caídas de la escolaridad total serían mucho mayores.