• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Como un gran condominio empresas se aliaron para reacomodar la ciudad

*NetUno, Techtrol y la dirección de desarrollo económico de Sucre revisaron tanquillas eléctricas de La Urbina para un proyecto de cámaras de seguridad

*NetUno, Techtrol y la dirección de desarrollo económico de Sucre revisaron tanquillas eléctricas de La Urbina para un proyecto de cámaras de seguridad

Un total de 85 compañías de la zona industrial de Los Ruices, La California y La Urbina se aliaron para mejorar la seguridad, el ambiente y la movilidad del lugar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Uno de los principales problemas de Caracas es el fatalismo de sus habitantes, creer que todo se está acabando. Necesitamos talento para recuperarnos", dice Carlos Palumbo, director ejecutivo de dos agrupaciones empresariales que decidieron aportar soluciones, por lo pronto, en su espacio geográfico inmediato. La Asociación de Industriales y Comerciantes de La California y Los Ruices Sur, Asoicarus, y la Asociación de Comerciantes e Industriales de La Urbina, Coindurbina, han construido alianzas con la Alcaldía de Sucre y algunos entes del gobierno nacional como el Ministerio de Transporte para comenzar a trabajar por una ciudad eficiente y sustentable.

En Asoicarus comenzaron por reeducar a sus propios empleados, han arreglado tapas de tanquillas eléctricas que reconocen que pudieron romperse por estacionar vehículos propios en zonas prohibidas, luchan por el respeto de los pasos peatonales, y recuperaron el área verde del distribuidor Los Ruices donde hay centros improvisados de acopio de material de reciclaje. La sede de Plumrose, además, alberga una de las cámaras que instaló Protección Civil Sucre para monitorear el nivel del río Guaire. En La Urbina el proyecto está enfocado en acabar con la inseguridad mediante la instalación de cámaras de fibra óptica.

La teoría de las ventanas rotas es una de sus fuentes de inspiración. Propuesta por George Kelling y Catherine Coles en 1996, asegura que si hay un edificio con una ventana rota que no se repara, pronto los vándalos romperán más; o que si hay una acera con acumulación de basura, cada vez recibirá más desechos.

Empezar por lo básico. Asoicarus existe desde 1988, pero tras un período de inactividad volvió a funcionar hace cuatro años. DHL, Plumrose, Empresas Polar, Acumuladores Duncan, Excelsior Gama, Hotel Dallas Suites y Alfonzo Rivas constituyen la junta directiva de un total de 65 compañías. Como en un condominio residencial, cuenta Palumbo, unas invierten más que otras en dinero y en ideas.

"En ocasiones pagamos el asfaltado y la demarcación vial, o la iluminación. Construimos unas escaleras debajo del puente de Los Ruices para que los trabajadores pudieran moverse a pie. Lo más reciente es que la Alcaldía de Sucre está escarificando para asfaltar la calle Milán y volver a demarcar", indica Palumbo.

Los plazos no son tan rápidos como desearían, reconoce. "Algo que requiere Caracas es que se hagan cosas aunque sean pequeñas. El norte es rescatar una acera, una intersección para luego tener metas más ambiciosas como apuntar a edificaciones verdes y a una zona industrial sustentable".

Otro plan que está en marcha es la reubicación de kioscos ilegales, para lo cual también trabajan con la alcaldía. La idea de estos empresarios es proveer de nuevo mobiliario a los propietarios y reasignarles lugares en los que no se afecte su actividad económica ni se impida el cómodo paso peatonal.

El plan de cámaras de Coindurbina, que desde 2012 agrupa a 20 compañías como NetUno, Meditron y el Grupo Zoom, asevera, busca limitar la inseguridad no solo con vigilancia sino también con recuperación urbana. "No solo es la cámara, es que el mobiliario donde esté sea el adecuado, que haya iluminación, que esté limpio. Para eso también estamos trabajando con los consejos comunales de la zona".