• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Aquí no hay para comprar comida, todo está destruido”

La Cámara de Comercio reportó que 100 establecimientos fueron destruidos en Cumaná | Foto cortesía Diario Región

La Cámara de Comercio reportó que 100 establecimientos fueron destruidos en Cumaná | Foto cortesía Diario Región

El gobernador Luis Acuña indicó que hubo 400 detenidos en la capital de Sucre. En Carúpano y Puerto La Cruz también se presentaron situaciones irregulares por lo que intervino la GNB

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Este estallido nos agarró con lo que teníamos en la nevera. Aquí no hay para comprar comida, aquí todo está destruido. Amanecimos sin nada que comer. No hay ni un lugar donde comprar”, afirmó Carolina Bermúdez, quien sorprendida por lo sucedido este martes en Cumaná dio rienda suelta a la desesperanza. “No sé por qué hay que mezclar el hambre con el vandalismo. Los motorizados salieron a la calle y a quien se encontraban les arrebatan las carteras o robaban a la gente en sus carros. Esto está horrible, no sé en qué va a terminar”.

La capital del estado Sucre amaneció militarizada y con los comercios cerrados. No había comida en ningún mercado. Grupos violentos recorrieron la ciudad y jóvenes deambularon por las esquinas de las calles durante todo el día.

El miedo reinó en los comerciantes. Muchos decidieron no abrir las puertas de sus negocios. En un recorrido por las calles de Cumaná se constató el cierre de comercios, locales y centros comerciales. La GNB y policías regional y municipal custodiaron los mercados y locales, mientras que otros recorrieron la ciudad en tanquetas, armados para repeler cualquier acción de violencia.

El gobernador de Sucre, Luis Acuña, informó que fueron detenidas 400 personas. Descartó que ayer se hubiesen registrado hechos violentos. Aseguró que se trataba de un plan diseñado para generar zozobra. “Los actos vandálicos fueron orientados mayormente contra licorerías, ópticas y tiendas de ropa”.

El reporte de la Cámara de Comercio enumeró 100 establecimientos saqueados, destacando mercados, panaderías y restaurantes. El presidente de la instancia, Rubén Saud, aseguró que todavía no habían hecho un balance de la cantidad de pérdidas en bolívares porque muchos de ellos estaban en sus hogares resguardándose de la delincuencia.

Se confirmó la muerte de una segunda persona por los disturbios del martes. Fue identificado como Cruz Eduardo Rodríguez Brito, de 35 años de edad. Resultó herido en el saqueo en el centro comercial Marina Plaza, en la avenida Cacique Maragüey. Murió poco después de ingresar al hospital.

Los cortes eléctricos fueron suspendidos y no habrá clases en lo queda de semana. Pocas unidades del transporte público laboraron ayer. Empresas de envíos de documentos no trabajaron. Bancos ubicados en centros comerciales cerraron sus puertas.

Cuatrocientas toneladas diarias de alimentos requieren los habitantes de Cumaná. Debido a la situación, el transporte de mayoristas a distribuidoras de la capital fue suspendido. La distribuidora Herrera, que surte alimentos del sector privado a los mercados, fue saqueada también. La distribución en la capital quedó en manos del gobierno.

Más protestas. En Carúpano el alcalde Julio Bermúdez emitió un decreto en el que prohibió la circulación de motos en el municipio de forma preventiva “por los acontecimientos acaecidos en Cumaná que pueden de alguna forma repercutir en Carúpano”. También suspendió las clases.

Desmintió que hubiesen ocurrido saqueos e hizo un llamado a la calma. Vía redes sociales se reportaron varios intentos de saqueo en farmacias, mercados populares y locales comerciales. La GNB tomó la población.

A las 9:00 am en Puerto La Cruz la GNB controló un intento de saqueo en el mercado municipal. Muchos dueños de comercios prefirieron no abrir sus negocios o cerrar los que ya estaban abiertos ante la posibilidad de cualquier eventualidad.

Una protesta estudiantil en las cercanías del núcleo Oriente de la Universidad Santa María en apoyo a los reclamos de comida terminó violentamente. “Sin previo aviso el grupo antimotín disparó perdigones y gases lacrimógenos contra los estudiantes”, señaló Lubin Torres, director de redes del Frente Usemista. “Nuestra universidad parecía un refugio. Nos escondimos en los salones intentando calmar a las muchachas y ayudando a quienes se lastimaron mientras corrían”. A las 11:30 am retornó la calma.