• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Las ciencias sociales perdieron a un promotor de cambios

Un intelectual y docente nato

Un intelectual y docente nato

El sociólogo participó en la renovación universitaria de la UCV y fundó el Observatorio Hannah Arendt 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay pérdidas que son irreparables. Para Heinz Sonntag no lo fue la renuncia a su nacionalidad alemana para poder abrazar la venezolana, tanto que en alguna oportunidad el sociólogo llegó a afirmar que era “un alemán de Curiepe”.

Sonntag llegó al país en 1968 invitado por la Universidad Central de Venezuela, para ese entonces ya se había graduado de sociólogo en la Universidad de Münster (1964) y obtenido un doctorado en Ciencias Sociales en la Universidad de Bochum (1967).

Llegó en los tiempos de la renovación universitaria y la apoyó. Renunció al privilegio de la tarima de madera para ejercer una relación más igualitaria con sus estudiantes. Lo logró por casi cuatro décadas en las cuales formó a jóvenes sobre teorías del desarrollo, teorías sociológicas contemporáneas; debatió sobre marxismo y ahondó en los problemas sociopolíticos de América Latina.

Amalio Belmonte, secretario de la UCV, se cuenta entre sus primeros alumnos. Recuerda que inspirados en el Mayo Francés los estudiantes a finales de los sesenta estaban decididos a acabar con los paradigmas de la Escuela de Sociología y lo consiguieron con el apoyo de Sonntag: “Fue uno de los pocos profesores que nos acompañó a romper con el academicismo rígido”.

Sonntag participó en la redefinición de contenidos para la elaboración de un nuevo pensum de estudios, más reflexivo y con menos tecnicismos. Con él se introdujeron las materias optativas, talleres y seminarios, terminaron las clases magistrales en las que los profesores eran incuestionables y respaldó la participación de los estudiantes en el cogobierno.

Interés democrático. Sonntag fue columnista de El Nacional durante una década. Escribía sobre política y defendía los valores universitarios. En 2006 materializó su interés en los derechos políticos y su aplicación en la democracia venezolana, la defensa de las libertades y los derechos humanos, al ser uno de los fundadores del Observatorio Hannah Arendt. Alejandro Oropeza, director general del centro, asegura que la institución dio a Sonntag una dimensión más amplia de la realidad venezolana: “Era un docente nato, con un gran sentido del humor y tendía puentes con la juventud. No claudicaba a sus ideas para caer bien. Al contrario caía bien y lo aprovechaba para dar a conocer lo que pensaba”.

Sonntag falleció el sábado a los 75 años de edad. El acto velatorio será a partir de la 1:00 pm en el Cementerio del Este y el sepelio será mañana a las 10:00 am. Hoy, la comunidad académica llora una pérdida que sí será difícil de remediar.