• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

De carne y hueso

Fue considerado el mejor estudiante de la UCV | Foto Archivo El Nacional

Fue considerado el mejor estudiante de la UCV | Foto Archivo El Nacional

Además de sus méritos como médico, José Gregorio Hernández era un esteta y un apasionado de los idiomas; un ciudadano afanado por la excelencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vida de un hombre declarado Venerable por la Iglesia Católica está llena de actos heroicos, pero no sólo de acciones celestiales, también terrenales. José Gregorio Hernández fue un ciudadano afanado por la excelencia y la búsqueda de la belleza. Un esteta. Además de sus numerosos méritos como médico, era un apasionado de los idiomas. Prácticamente políglota. Dominaba el latín, el inglés, el francés, el italiano y el alemán. 

El dibujo se encontraba entre sus principales aficiones. Varios de sus alumnos de la Facultad de Medicina dieron cuenta de esta cualidad. Otros allegados, vinculados a su esfera familiar, pudieron conocer sus dotes frente al piano.

Durante sus estudios en París, Madrid, Berlín y Nueva York pudo desarrollar su gusto por el buen vestir. La elegancia era una de sus máximas. En esta carta enviada a su sobrino Benjamín desde Madrid, el 16 de julio de 1917, le dice: “Ahora te mando un corte de vestido que deseo lo hagas sport, que es la gran moda hoy en toda Europa y en Nueva York; es un saco que lleva en la espalda un cinturón. Siento no tener en este momento un modelo bueno, sino una caricatura de un anuncio de jabón; pero en ella puedes ver la forma para que se la expliques al sastre: los pantalones son doblados abajo. Es muy elegante”.

Nunca se casó. Su vida afectiva estuvo abocada a sus hermanos y sobrinos.