• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Aunque el cáncer me hizo perder el cabello, nunca me hizo perder la fe”

Leidy Malave fue diagnosticada hace un año con linfoma de Hodgkin, desde hace unos meses se encuentra en el albergue de la fundación Amigos del Niño con Cáncer junto a su madre María Brito, donde aseguran que han recibido la atención necesaria para luchar contra la enfermedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leidy Malave se ha convertido en mucho de los pacientes que tuvieron que trasladarse a Caracas para realizarse un tratamiento después de haber sido diagnosticada por un linfoma de Hodgkin hace un año.  Debido a la falta de medicamentos en Oriente, esta joven de 18 años de edad y su madre María Brito solicitaron ayuda a la fundación Amigos del Niño con Cáncer, el único lugar donde les dieron atención para tratar la enfermedad.

Desde que se le diagnosticó cáncera Leidy Malave, su madre comentó que han pasado una situación difícil, debido a que en Oriente no conseguían las medicinas. En muchas oportunidades las colaboraciones de los familiares le permitían comprar, a través de la fundación Badan, los medicamentos necesarios para el tratamiento de las quimioterapias.

 “Estamos muy agradecidos con la fundación Amigos del Niño con Cáncer, porque nos han tendido la mano. Mientras hemos estado en el albergue no nos ha faltado nada”, expresó Brito. Al mismo tiempo sostuvo que conforme como la están ayudando a ellas, quiere que la gente siga colaborando con Una Gotita de Ayuda para que otros niños sean apoyados.

A pesar de las dificultades, Leidy Malave comentó que no se siente afligida, que seguirá luchando para salir adelante. “El que persevera vence y tengo la certeza de que ya he vencido”.

Maleve afirmó que por cada colaboración los niños de la fundación se sienten más felices.

“Siempre que estaba en quimio le decía a mi mamá que, sentía que ganaba la guerra de las galaxias, aunque siempre me sentía mal, escondía mi diez para cuando lo necesitaba. Aunque el cáncer me hizo perder mi cabello nunca me ha hecho perder mi fe”, confesó.

Amigos del Niño con Cáncer

Mishka Capriles, presidenta de la fundación Amigos del Niño con Cáncer, dijo que desde hace 33 años trabajan en pro de los infantes hasta los 18 años de edad que tengan algún diagnostico de cáncer.

La institución aporta: medicamentos antineoplásicos y de soporte; catéter, programa de catéter y aguja; exámenes especiales, tomografías, radiografías y resonancias.

“La fundación no es un centro hospitalario, pero atendemos a los pacientes referidos de hospitales públicos del país. El tratamiento es gratuito para todos los niños que nos tocan la puerta”, aseguró Capriles.

Entre sus programa está el albergue que se llama Mi Casita, ubicado en San Bernardino, allí se quedan los pacientes del interior del país. 52% de los pacientes del interior permanecen allí el tiempo que dure el tratamiento.

“Cada año hemos ido ampliando todos los programas recreativos, emocionales, no solo para que el niño alcance su curación, sino para que tengan mejor calidad de vida. Creo que los pacientes con cáncer se lo merecen porque ellos se convierten en unos luchadores, por su pelea diaria para lograr sobrevivir”, agregó.

Influencia de la escasez

A pesar de la crisis que está viviendo el país, Mishka Capriles asegura que están dispuestos a seguir trabajando y luchando por una Venezuela positiva. “Seguimos luchando y nunca vamos a cerrar las puertas”.

Para los exámenes especiales como el PET-CT, un estudio útil para clasificar el Cáncer, el cual es muy costoso, cuentan con el programa de Gestión: en el que tienen alianzas con fundaciones, entes particulares, privados y del estado; que costean estos procedimientos en casos puntuales.

“Cuando un paciente necesita del PET – CT se le remite con una carta de la fundación y con su informe a empresas como Polar, Cantv, entre otras y se tramita por ahí, para que le donen puntualmente ese examen. Así se logran realizar todos los exámenes que superan el presupuesto que tiene designado la fundación, lo mismo se hace con las operaciones”, detalló Capriles.

Por otro lado, la escasez de medicamentos ha afectado la gestión de la institución, debido a que si las entidades que se encargan de suministrarlos no tienen, la fundación no los puede ofrecer.

“La escasez de medicamentes es una realidad que se nos escapa de las manos. Se los compramos a otras entidades y si ellos no los tienen, nosotros tampoco”, añadió.

Asimismo, indicó que trabajan con las redes sociales para ayudar a otras personas a conseguir medicinas.

“Hay personas que donan medicamentos a los que los necesitan. Yo creo que en crisis los venezolanos somos más solidarios” recalcó.