• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bombillos ahorradores no están al alcance de cualquier bolsillo

Bombillo ahorrador de energía/Ernesto Morgado

Bombillo ahorrador de energía/Ernesto Morgado

Los focos tienen un precio cuatro veces mayor que los comunes, por lo que consumidores piden medidas para abaratarlos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los bombillos ahorradores que entregó el Estado en la casa de Mariela Betancourt ya rindieron sus 8.000 horas de vida útil. Cuando Betancourt fue a sustituirlos se encontró con que el bombillo ahorrador más barato lo podía encontrar en 35 bolívares, mientras un bombillo incandescente –de uso común– cuesta 8 bolívares. “Al principio compré los ahorradores, pero resultaron de mala calidad, así que he tenido que volver a comprar los incandescentes. Los ahorradores de buena calidad pueden costar hasta 90 bolívares”, afirmó.

El 25 de abril, el ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, anunció -como parte de las acciones para mejorar el sistema eléctrico nacional- la compra de 28 millones de bombillos ahorradores; esta semana deben llegar al país 2,5 millones. Roberto León Parilli, presidente de Anauco, Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, aseguró que no basta con repartir los bombillos: “Cuando el ciudadano va al mercado se encuentra con que el otro es más barato. Es necesario tomar medidas que bajen el precio de los bombillos ahorradores. Se pueden establecer convenios y exonerar de impuestos la importación de ese producto, por ejemplo. Los planes deben ser sustentables, no sólo para una coyuntura”.

Los bombillos fluorescentes consumen 80% menos electricidad que los incandescentes y reducen la emisión de dióxido de carbono en la atmósfera y los costos en la facturación del servicio eléctrico.

Chacón especificó que con el uso de bombillos ahorradores se podría tener un impacto sobre el sistema eléctrico que brinde una holgura y permita tener un mantenimiento programado tanto del sistema de generación como del sistema de distribución y transmisión.

Para Milagros Villafañe, presidenta del Movimiento Iniciativa de los Consumidores, repartir bombillos no es suficiente para resolver el problema. “Primero te encuentras con que son carísimos y no se te daña uno solo, porque tú no tienes un solo bombillo en tu casa. Hay que buscar la manera de abaratarlos y esa puede ser comprarlo directamente al país que lo produce, porque la vez anterior se los compramos a Cuba, que participó como intermediario”, criticó Villafañe. Agregó que hay que educar a los usuarios para que ahorren energía, no sólo desde los medios de comunicación, también en las casas y escuelas.


Manejo cuidadoso. Si bien los bombillos ahorradores consumen menos energía y duran más que los convencionales, el mercurio en su interior es capaz de afectar el ambiente y la salud, en caso de que se rompa. Cristina Vaamonde, directora de la asociación civil Una Montaña de Gente, subrayó que el ministro hizo el anuncio sin acompañarlo de una advertencia del potencial contaminante. “Contienen de 3 a 5 miligramos de mercurio. Hay que tener mucho cuidado cuando se manipulan porque, si se rompen, el mercurio se esparce en la atmósfera de forma inmediata”, dijo.

Debido al peligro que suponen, esos bombillos no pueden tirarse en la basura ni ser utilizados en el proceso de reciclado del vidrio.

“Si se rompe, hay que despejar el área por 30 minutos. También hay que ser muy cuidadosos en cuanto a su disposición final. Cuando termina su vida útil hay que meterlos en un contenedor, que puede ser una lata, taparlo, sellarlo y entregarlo en la recuperadora. Nunca deben ir a parar a un basurero o vertedero”, indicó Vaamonde.

Los bombillos también pueden ser llevados a las Oficinas de Atención al Usuario de Corpoelec, en sus cajas.




1.400

megavatios podrían ser ahorrados, si se sustituyen 50 millones de bombillos incandescentes por los ahorradores


140 millones

de bombillos ahorradores habían sido entregados por la Misión Revolución Energética hasta 2010


50%

ha crecido la demanda de energía eléctrica en Venezuela, desde 2000 hasta 2012. Crece a un ritmo aproximado de 5% interanual



eavendano@el-nacional.com