• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Un barrio se instaló en la acera

Un total de 37 familias quedaron sin techo luego de que fueron desalojadas por la GNB de un edificio que tomaron hace 3 años 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde hace 3 años 37 familias, con al menos 40 niños, vivían dentro de una edificación abandonada de la esquina Bermúdez, en la avenida Lecuna del centro de Caracas. Ahora viven en la acera de esa misma vía, luego de que el sábado 7 de junio en la madrugada fueron desalojados por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana.

En plena avenida Lecuna se ve una mesa de comedor, un ventilador de pie, bicicletas, coches de bebé, botellones de agua, enseres para cocinar y colchones. El mobiliario ocupa la entrada del hotel ABC, pero ninguno es huésped del local. Algunos improvisaron paredes y techo con paletas de madera y bolsas plásticas. Un barrio crece en la acera. 

Las familias se quejan del trato recibido por los cuerpos de seguridad que han intentado desalojarlos del lugar dos veces a punta de pistola, con equipo antimotín y amenazas. “Aquí no hay escuálidos, no somos guarimberos”, advierte Iris Castro, quien asegura que hace seis años la llamaron de Miraflores para adjudicarle una vivienda, pero nunca se concretó la oferta. “El ministro de Vivienda, Ricardo Molina, dijo que somos violentos. ¿Pero acaso él sabe lo que se siente cuando un grupo antimotín de la Guardia llega en la madrugada y te apunta junto con tus niños?", increpó otra mujer. 

Ayer, el asentamiento robó atención de los medios internacionales. Corresponsales de CNN y de Radio Francia Internacional entrevistaban a las familias desalojadas. Los niños les sonreían a los periodistas, mientras Moisés David García exhibía el certificado de alto riesgo, que emitió el Instituto Municipal de Riesgo de Libertador, cuando vivía en el sector Valle Azul de Carapita.

García asegura que se bañan en plena avenida, luego de extraer el agua de una tubería cercana, hacen las necesidades en bolsas plásticas y cocinan con la ayuda de algunos vecinos. “Aquí me quedo, alguna respuesta nos tendrán que dar”.