• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Una bala no mató a la Fundación Choka las Manos

La organización inició sus actividades en 2010. Ha estado dedicada a evitar la deserción escolar y a la promoción del deporte a través del otorgamiento de útiles y balones. Pedro Maldonado, presidente de la fundación, recibió un disparo en noviembre del año pasado. Desde ese momento, se le ha dificultado realizar su labor humanitaria porque los delincuentes imponen toques de queda en la Cota 905. No obstante, actualmente ayuda a una adolescente embarazada que no tiene familia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra; (...), la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti", decía el poeta inglés John Donne (1572 – 1631). Esa cita podría ser un reflejo de la manera de pensar de Pedro Maldonado, quien desde hace seis años se ha dedicado a ayudar a los más necesitados.

La imagen de niños pidiendo limosna en la década de 1980 conmocionó la vida de Maldonado. En ese momento, él era un muchacho al que le gustaba jugar pelota, pero le dolía ver la situación de pobreza de otros. Le afectó saber que, en vez de estudiar, muchos empezaban a trabajar muy jóvenes para aportar económicamente en sus hogares.

Años después, en 2009, un Maldonado de más de 30 años de edad tradujo ese recuerdo en un sueño que se hizo realidad en 2010: la Fundación Choka las Manos. Desde entonces, se ha abocado a promover que los niños y adolescentes, como los de la Madariaga, sustituyan las bolsas de supermercados por cuadernos, lápices y balones de baloncesto.


La organización empezó su labor humanitaria a finales de 2010, tiempo en el que una vaguada dejó a más de 30.000 familias sin hogar en Caracas. Choka las Manos entregó colchonetas en el barrio La Montañita, localizado cerca de la Cota 905. Y donó comida, enlatados y prendas en otros sectores.

Durante los años siguientes, la fundación estuvo destinada a evitar la deserción escolar. Garantizó el otorgamiento de libros, cuadernos, sacapuntas y lápices a niños de bajos recursos. También logró la distribución de balones de baloncesto, actividad que realiza actualmente. Maldonado contó que hoy día Choka las Manos apoya a una adolescente sin familia que está embarazada. A ella se le concederá lo que requiere un recién nacido. 

El cambio

Una bala sembró miedo en la vida de Pedro Maldonado. La noche del 3 de noviembre del año pasado le dejó claro que en Venezuela se necesitan más organizaciones como Choka las Manos. Evoca ese día expresando ojos brillantes y voz vibrante. A las 7:00 pm de dicha fecha, salió de hacer ejercicio a bordo de su vehículo. Condujo por La India y pasó por esa vía que pocos caraqueños se atreven a transitar: la Cota 905.

Entre la oscuridad, manejó por el barrio El Naranjal, que tiene varios policías acostados. Cuando trataba de cruzar los relieves del pavimento, que parecían obstáculos puestos deliberadamente, vio a su derecha a tres hombres. Uno de ellos lo estaba apuntando con un arma de fuego. El agresor no le dijo que iba a robarlo ni que se detuviera. Los nervios de Maldonado le hicieron acelerar el carro. Escuchó entonces un ruido. Había recibido un balazo que entró por el brazo derecho, continuó hacia el pectoral y terminó en el pecho.

"Supongo que le dio impotencia que no me paré. Creo que igual me hubiera disparado. Sentí un ardor y entré en pánico", relató.

Maldonado pidió ayuda a unos funcionarios que instalaron una alcabala en Los Laureles. Pero no podían auxiliarlo. "Ellos tienen la orden de no moverse de sitio". Oyó a alguien que gritó su nombre: era un mototaxista que había recibido apoyo de Choka las Manos. El hombre tomó el volante del automóvil de Maldonado y arrancó hacia el Hospital Pérez Carreño.

La ciudad impuso más trabas. La vía estaba trancada por la lentitud del tránsito. Sin embargo, los seguía otro mototaxista que la fundación había asistido. El hombre los socorrió. Maldonado decidió cambiarse del vehículo a la motocicleta y optó por ir al Hospital Universitario. En ese instante, la víctima se dio cuenta de que había dejado un charco de sangre en el asiento de su carro.

Al llegar al centro de salud, Pedro Maldonado se encontró de frente con la escasez de insumos. Por la falta de material, la placa para conocer el trayecto del proyectil tuvo que ser fotografiada con un celular cuando esta se reflejó en la pantalla. "Trabajan con las uñas", afirmó.

La bala no tocó ningún órgano. Tras casi 20 días de reposo, Maldonado se recuperó. Su cercanía con la muerte no fue motivo para que cesaran las actividades de la fundación, las cuales se reanudaron luego de un mes del disparo. No obstante, sí quedaron las secuelas psicológicas. Los ruidos fuertes lo alarman. Y, desde ese día, no ha regresado a El Naranjal. Visita los hogares de otros sectores cuando los padres de los niños le dicen que es seguro. "Porque los delincuentes aplican toques de queda".

"Lo más importante es que las autoridades tomen cartas en el asunto. La labor de la OLP en el sector fue efectiva, pero no consecuente. Es necesario que sean constantes. Muchos de esos criminales están sueltos. Ellos amenazan y secuestran a la gente. Todavía escuchamos los tiros en toda la parroquia", manifestó.

"Nunca pensé en la muerte"

Pedro Maldonado nunca pensó en la muerte cuando recibió el disparo. Señaló que en su mente siempre estuvo Dios. Fue un milagro — declaró — que la bala entrara por el brazo y luego se alojara en el pecho sin tocar ningún órgano.


Pide que se creen actividades para ayudar a los niños y adolescentes. "Son nuestro futuro". A su juicio, una de las razones de que la inseguridad venezolana sea tan alta es el ocio, que conlleva a que los niños se interesen por las drogas o a sentir poder cuando tienen un arma en la mano. Indicó que hacen falta más canchas deportivas dirigidas a los jóvenes. Además es necesario — dijo — que se lleve a cabo un plan desarme óptimo. Choka las Manos, por su parte, recibirá a cualquier persona que quiera prestar voluntariado.

Maldonado sabe que, como decía John Donne, está ligado a la humanidad. Eso ha permitido que Choka las Manos esté operativa a pesar de las circunstancias.

Contactos

Para mayor información sobre Choka las Manos, se puede ingresar al portal web chokalasmanos.org. Twitter: @Chokalasmanos.