• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Denuncian discriminación en acceso a fármacos

Pacientes con artritis reumatoide de Zulia son remitidos a Caracas para retirar medicinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de pacientes con artritis reumatoidea del estado Zulia denunció irregularidades en la entrega de medicamentos de alto costo en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales desde hace tres meses.

Doris Piña, presidenta de Asociación Zuliana de Enfermedades Reumáticas, explicó que los pacientes que antes estaban en control médico con especialistas del seguro social en ese estado son remitidos a Caracas para una evaluación, cuyo resultado condicionaría la entrega del fármaco Mabthera, encargado de detener el proceso degenerativo causado por la enfermedad.

“Hay 20 pacientes en esa situación. 3 de ellos fueron a Caracas y el médico les dijo que los reumatólogos de Zulia están diagnosticando mal a sus pacientes, que tienen un negocio con los laboratorios y que esos medicamentos están consumiendo todo el presupuesto del IVSS”, declaró.

Piña, quien además de ser paciente tiene dos niñas con la enfermedad, también aseguró que el instituto se niega a comprar los medicamentos Actemra y Orencia, indicados en pacientes que no responden a los tratamientos biológicos convencionales y que sólo están disponibles en laboratorios privados. Denunció que el IVSS está exigiendo las facturas de compra de un fármaco previo a la medicación con biológicos como condición para la dotación de medicinas en las farmacias de alto costo.

“Hay una lista de espera de varios pacientes que requieren esas medicinas, pero los tienen esperando respuesta desde hace un año. Aparte está el problema de las facturas. Hay personas que reciben las medicinas por donaciones y no pueden mostrarlas así que no se los dan”, afirmó.

Francisco Valencia, vocero de la Coalición de Organizaciones que trabajan por los Derechos de la Salud y la Vida, señaló que hay más de 40.000 pacientes con artritis reumatoidea en el país.

“Todas estas trabas en el acceso a los medicamentos cercena los derechos garantizados en la Constitución. Todos los días piden requisitos adicionales sin tomar en cuenta que el paciente reumático no puede moverse bien. Además, muchos de ellos están en situación de pobreza extrema. Hay niños y adolescentes con la enfermedad que están esperando respuestas”, dijo.