• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Un apartamento incendiado y dos afectados por enfrentamiento

Las ventanas del apartamento se rompieron y las paredes quedaron llenas de hollín | Foto Henry Delgado

Las ventanas del apartamento se rompieron y las paredes quedaron llenas de hollín | Foto Henry Delgado

Vecinos reportaron que las bombas lacrimógenas alcanzaron hasta el piso 9 de los edificios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles en la mañana comenzó una protesta en la entrada de la urbanización Terrazas del Ávila. A eso de las 8:00 am se escucharon diversas consignas que entonaban vecinos y estudiantes. De manera intermitente se repitieron durante todo el día, hasta las 8:00 pm.

En la tarde, aproximadamente a las 3:00 pm, la Policía Nacional Bolivariana, comenzó a disolver la concentración y fue cuando se desató el enfrentamiento. Quienes protestaban respondieron con piedras y devolvían las lacrimógenas que les lanzaban.

Se presume que, como consecuencia del combate, un apartamento del piso 7 del edificio La Fontana, ubicado en la calle 2, se incendió. Los propietarios no se encontraban en el lugar, recibieron una llamada de alerta y cuando llegaron ya los bomberos y Protección Civil de Sucre habían controlado la situación: abrieron un boquete por la pared del apartamento contiguo y entraron por allí.

"No conseguimos restos de lacrimógenas, cohetones o bombas molotov, que son las 3 hipótesis que manejan en los bomberos de La Urbina, quienes apagaron el incendio. El martes me dan el informe final", explicó Espartaco Cardona, dueño del inmueble.

La sala fue la zona más afectada. Cardona estima que todos los equipos electrónicos que tenía ahí se dañaron, al igual que algunos muebles. Las ventanas se rompieron y las paredes están llenas de hollín. El apartamento se impregnó en cada rincón con el olor a quemado.

Vecinos de los pisos 3 y 9 del mismo edificio reportaron que "granadas lacrimógenas" partieron sus ventanas. "Cuando estaba almorzando ya se escuchaban gritos. Desde la ventana conté 32 motos de la PNB, cada una con dos funcionarios, y los vi resguardarse en el abasto Bicentenario", contó la vecina del 9 que pidió que no se revelara su identidad. Cuando escuchó las primeras detonaciones, la señora corrió a casa de su hermana, unas cuadras más arriba. Al volver, encontró la ventana rota, la casa llena de vidrios y una lacrimógena debajo de su sofá.

Los bomberos derribaron la puerta principal del edificio para poder entrar. La conserje indicó que la orden de la Junta de Condominio es que se apaguen las luces y se cierren las entradas comunes cuando se presenten hechos de violencia. Ante el incendio, los funcionarios tocaban los timbres de los apartamentos para que las personas los desalojaran. Los vecinos temerosos y desconfiados de la identidad de quienes los llamaban prefirieron no hacerlo.

“Esta vez hubo irresponsabilidad de lado y lado. Los policías lanzaban las bombas hacia el edificio y los que manifestaban también lo hacían cuando intentaban quitárselas de encima”, comentó otra habitante de La Fontana.