• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Con tres años de atraso la UCV renovará dirigencia

En la UCV son varios los problemas que los estudiantes deben sortear | Foto: José Pacheco/Archivo

Foto: José Pacheco/Archivo

Candidatos a la Federación de Centros Universitarios pedirán rendición de cuentas sobre recursos del recinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro planchas opositoras: dos de tendencia de izquierda y otras dos sin identificación clara, se disputarán el viernes la representación estudiantil en la Universidad Central de Venezuela. El conflicto universitario de 2012, y que continuó en 2013, así como las protestas de calle del año pasado, retrasaron por más de tres años las elecciones en la casa de estudios.

Un total de 55.000 ucevistas ejercerá el derecho del voto ese día, aunque históricamente la elección de autoridades estudiantiles no ha despertado mucho interés en la mayoría de los votantes. El promedio de participación ha rondado 20%, pero se espera a que este año aumente el porcentaje debido a las expectativas que despiertan estos comicios por la crisis del país.

Las tendencias políticas mantienen dividida a la academia. Hay ocho planchas que luchan por la presidencia de la Federación de Centros Universitarios, pero solo seis son reconocidas entre los alumnos. Las otras dos (100% Resistencia y Resistencia Estudia) son “colectivos disfrazados”, aseguró Sairam Rivas, candidata a la FCU.

Los grupos políticos en contienda plantean rescatar la calidad académica en la UCV. En los últimos 3 años 800 profesores han renunciado, los laboratorios no cuentan con los equipos necesarios para funcionar, las bibliotecas están desactualizadas y varios pensa de estudio no han sido modificados desde los años 80.

Oposición disgregada. Rivas, actual presidente del centro de estudiantes de Trabajo Social, lanzó su candidatura aupada por su detención tras haber participado en los campamentos estudiantiles de 2014. Tiene abierto un proceso judicial por su intervención en las protestas por lo que apuesta a defender desde la FCU el derecho a la disidencia.

“El país pasa por una grave crisis y los centros de estudiantes deben dejar de ser especies de conserjerías de las escuelas. El papel del estudiante va mucho más allá; también se trata de luchar por el debate en las escuelas y por que los estudiantes se organicen”.

Hilda González, quien participó muy de cerca con la actual dirigencia de la UCV liderada por Juan Requesens, asegura que cuenta con el apoyo de una coalición de 48 grupos para optar a la FCU. “Esta gestión de la Federación cedió su sede a la Secretaría sin consultar a los demás. Ahora está cerrada y los estudiantes no cuentan con un lugar a donde puedan acudir”.

Hasler Iglesias, estudiante de Ingeniería Química, considera que debe discutirse un cambio en la Ley de Universidades, para ampliar la representación estudiantil y renovar a las autoridades del recinto.

“En ninguna ley aparecen los centros de estudiantes ni la FCU. Es importante afianzar la participación estudiantil para hacer contraloría. Hay que activar un mecanismo que permita realizar las elecciones rectorales y hacer una nueva correlación de fuerzas”.

Una plancha compuesta solo por mujeres respalda a Fabiana Garantón, estudiante de cuarto año de Derecho. La joven está en contra de que los partidos políticos se metan en las elecciones de los estudiantes. “Queremos cuentas claras. En la universidad hay un tema de corrupción interna; no es solo falta de presupuesto. El estudiante no puede claudicar con la rectora ni con nadie porque es perder su esencia como estudiante”.

Movimientos alternativos. “Hoy en día la UCV está de espaldas a los requerimientos del país”, afirmó el estudiante Humberto Rengel, quien señala que su plancha es la única de tendencia de izquierda y afín al gobierno.

“Hay que revisar las políticas de permanencia y los programas de estudio. Hay facultades y escuelas cuyo promedio es de nueve puntos. ¿Cómo podemos así darle respuesta a un país? Necesitamos que la matrícula sea modificada. De cada 10 estudiantes que entran a Ciencias, solo 3 terminan en Ciencias Básicas”.

César Romero, estudiante de Ingeniería Metalúrgica apoyado por Marea Socialista, dice que se fugaron del país 260 millardos de dólares, equivalentes a 70 años de presupuesto. “Luchar contra el desfalco es luchar por un comedor digno, por el aumento de becas, por mejores aulas. Exigimos aumentar los recursos a la investigación y proponemos que el presupuesto sea administrado por toda la comunidad universitaria. Hay corrupción dentro del rectorado y hay que enfrentarnos contra eso”.


Los candidatos a la FCU

Hilda González, Muévete

Es estudiante de Medicina en la Escuela Luis Razetti. Tiene 25 años de edad. Hace cuatro años se graduó de Técnico Superior Universitario en Enfermería en la UCV. Estuvo en varios cargos de representación estudiantil, pero su última labor fue en 2011 como secretaria de Deportes en la FCU. Su índice académico es de 14 puntos.

Humberto Rengel, Somos la U

El estudiante de 24 años de edad cursa el décimo semestre de Ingeniería Civil y actualmente es consejero de la Facultad de Ingeniería. Asegura que en este cargo de representación ha atendido más de 1.400 casos de exigencias estudiantiles desde 2011. Perdió un semestre por el paro profesoral de 2013. Su promedio es de 13 puntos.

Sairam Rivas, Dignidad Universitaria

Es estudiante de quinto año de la Escuela de Trabajo Social, en la que ejerce como presidente del centro de estudiantes. Tiene 24 años de edad. Estuvo detenida durante cuatro meses por su participación en los campamentos estudiantiles en 2014. Con la ayuda de los profesores logró no perder el año. Su promedio es de 16 puntos.

César Romero, Marea Socialista

Es estudiante de la Escuela de Ingeniería Metalúrgica y le falta cursar tres asignaturas para obtener su título universitario. Esta es la primera vez que se postula a un cargo de representación estudiantil en la UCV. Asegura que a causa del paro de 2013 perdió dos semestres. Tiene 25 años de edad y su índice académico es de 12 puntos.

Fabiana Garantón, Por la U Ideal

Tiene 21 años de edad y es estudiante de cuarto año de Derecho. Apoyó las luchas estudiantiles en la calle durante el conflicto de 2013. Esta es la primera vez que se postula a un cargo de representación estudiantil, pues ingresó a la UCV en 2011 cuando se realizaron las últimas elecciones. Su promedio de notas es de 15 puntos.

Hasler Iglesias, Viva la U

A sus 23 años edad es estudiante del octavo semestre de Ingeniería Química y actualmente trabaja como secretario general del centro de estudiantes de Ingeniería. Asegura que es de “eficiencia 1”, lo que significa que en su carrera universitaria no ha reprobado ninguna materia. Su índice académico es de 15 puntos.