• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

1 de cada 5 alumnos abandonó las aulas antes de los 15 años de edad

Una población de 1 millón, entre 3 y 17 años, dejó de ir a clases | Foto Cortesía Behance.net

Una población de 1 millón, entre 3 y 17 años, dejó de ir a clases | Foto Cortesía Behance.net

El apartado de educación de la Encuesta Condiciones de Vida 2015 arrojó el estancamiento de la cobertura de educación primaria y media

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tasa de cobertura de la educación primaria y media en el país se ha estancado, aseguró Anitza Freitez, directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, quien este martes presentó los resultados del apartado de educación de la Encovi –Encuesta de Condiciones de Vida 2015– que elaboraron la UCAB, la Universidad Central de Venezuela y la Simón Bolívar.

La investigadora explicó que si bien entre 1998 y 2007 hubo un aumento de la tasa de cobertura en ambos niveles del sistema educativo (de 87% a 95% en el caso de primaria), luego se observó un decrecimiento y estancamiento de este indicador. Agregó que pese a que Venezuela ha suscrito acuerdos internacionales donde se comprometió a lograr la universalización de la educación primaria y media, la meta aún no se ha cumplido.

Según datos de las memorias y cuentas del Ministerio de Educación “el país logró aumentar 20 puntos la tasa de cobertura de educación media entre 1998 y 2009, pero en los últimos períodos académicos se nota un estancamiento. ¿Qué nos hace pensar esto? Que ese proceso de masificación de la educación parece que ha tocado techo”, indicó Freitez.

No escolarizados. La Encovi 2015 reveló que al menos 1 millón de niños y adolescentes de entre 3 y 17 años de edad no están escolarizados hoy en día. De los que lograron ingresar al sistema educativo, 1 de cada 5 miembros abandonó las aulas antes de cumplir los 15 años. 56% interrumpe la escolaridad entre los 15 y 19 años de edad.

Asimismo existiría un número importante de estudiantes que si bien asisten a la escuela, cursan un grado distinto al que les corresponde según su edad; es decir, tienen un rezago en la trayectoria educativa. En su mayoría, los afectados pertenecen a los estratos sociales más desfavorecidos.

Freitez calculó que factores como la repetición de grado y la deserción se ubican alrededor de 50%. Niños y jóvenes de hogares donde otros miembros de la familia tienen baja o ninguna trayectoria educativa son más propensos a dejar la escuela. La encuesta también determinó que 3 de cada 10 personas entre 25 y 34 años de edad no han logrado completar la enseñanza media.

En este sentido, Freitez recordó que “la población necesita por lo menos completar el bachillerato para reducir los riesgos de caer en situación de pobreza”, según resultados de investigaciones en la UCAB y Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

La especialista hizo énfasis en la necesidad de promover estrategias para la reinserción a la educación, así como de programas útiles de formación y capacitación para el trabajo dirigida a jóvenes, en función de que puedan obtener empleos cada vez menos precarios.

Garantías de educación. “Las políticas educativas deben estar en sintonía con otras políticas sociales”, destacó la investigadora de la UCAB, quien también invitó a reflexionar sobre las dificultades de garantizar el derecho a la educación y prevenir la deserción escolar si no se atienden otras problemáticas como la pobreza, la alimentación y la inseguridad.

“El esfuerzo del sector público tenía que haber sido más comprometido y haber integrado la acción para poder mejorar la situación de cobertura educativa primaria”, señaló Freitez.

Recordó que en el país se han vivido dos grandes procesos para masificar la educación: a principios de 1960 y luego bajo la gestión del gobierno bolivariano. Sin embargo, explicó que el primer boom enfrentó retos como la presión demográfica de la época en pleno proceso de urbanización de las ciudades, mientras que el segundo proceso, a pesar de contar con recursos económicos, no aprovechó la cobertura favorable.

“Tenemos que avanzar en la penetración de sectores apartados donde las condiciones de bienestar son precarias; si no lo logramos, las tasas de escolaridad van a quedar estancadas”, dijo.