• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Se agotaron inventarios de equipos y materiales médico-quirúrgicos

Laboratorio | Foto: Eleonora Delgado (Archivo)

Foto: Eleonora Delgado (Archivo)

Solo queda el inventario del que disponían las clínicas y hospitales hasta octubre; los distribuidores no cuentan con stock, afirmó la presidente de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas que importan equipos y materiales médico-quirúrgicos y los distribuyen a la red de salud pública y privada se quedaron sin inventarios. Toda la existencia de estos artículos que hay en el país es lo que ya está en las clínicas y hospitales, afirmó María Yánez, presidente de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela.

Un representante de la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, de Laboratorios y Afines confirmó la información.

“En lo que se agote lo que está en los centros públicos y privados no tenemos cómo despacharles más. Las últimas importaciones que pudimos hacer las trajimos en octubre pasado”, aseguró.

La falta de artículos médicos es producto de la prolongada demora por parte del gobierno en la liquidación de divisas al sector. Según registros del gremio hay pagos pendientes desde 2013, lo que hizo que los proveedores internacionales cerraran las líneas de crédito a los empresarios venezolanos y no aceptaran más pedidos.

Además del compromiso, que se ubica en 375 millones de dólares, y la imposibilidad de solicitar préstamos, la fuente de la industria añadió que desde noviembre de 2014 no se aprueban autorizaciones de divisas ni certificados de no producción.

Yánez afirmó que el deterioro de la situación del sector salud es inevitable. Explicó que si el gobierno salda la deuda con los importadores hoy, los nuevos insumos llegarán más o menos en cinco meses, por los lapsos del proceso de importación.

Yánez ofreció la información en el foro El sector salud da un paso al frente en defensa del derecho a la vida, en el que participaron, entre otras organizaciones, la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, la Federación Venezolana de Farmacias, Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, Codevida y Provea.

Cristino García, director ejecutivo de AVCH, dijo que la falta de insumos que enfrentan las clínicas las obligó desde el año pasado a suspender las cirugías electivas. De los 236 centros de salud afiliados a la asociación, García indicó que 79 mantienen la restricción lo que perjudica a 2.800 pacientes que esperan por ser intervenidos.

“Los pacientes de cáncer de tiroides no tiene cómo tratarse porque en el país no hay los fármacos indicados, y para los que sufren cáncer de mama, que pueden tomar hasta 27 medicamentos para esa patología, el Ministerio de Salud dispone de 3 fármacos”, afirmó García.

Enfermedad terminal. Los tubos de ensayo con los que deben recogerse las muestras de sangre en los hospitales son lavados y reutilizados. La escasez de los dispositivos obligó a los médicos a conservar un material que debería descartarse.

Cristino García, director de la AVCH, refirió que se agotaron los reactivos para aplicar pruebas de serología con las que se descarta la presencia de virus en la sangre que va a ser trasfundida. Ana Rosario Contreras, presidente del Colegio de Enfermeras de Caracas, indicó que las crisis convulsivas son paliadas con hielo, ante la falta de medicamentos para tratarlos. La lista de insumos agotados, calculada entre 60% y 70% por la Federación Farmacéutica Venezolana, abarca a todas las patologías.

María Yánez, vocera de la Rscmv, comparó la situación del sector salud con una persona que está en terapia intensiva. “Tenemos fallas de 55% de materiales para exámenes de rutina como el perfil 20, y de 70% en pruebas específicas. De casi 700 tipos de medicamentos que se requieren en Medicina Crítica solo quedan 34. La salud está en etapa terminal. Tenemos falta total de más de 40.000 rubros. Podemos esperar el colapso total del sector público”, afirmó.

La especialista reiteró la denuncia por el fallecimiento, por lo menos, de 13 pacientes en el Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Universitario de Caracas por la falta de materiales médicos para operarse. Agregó que otros 42 murieron en sus casas a la espera de una cirugía.

En nombre de la Red por la Defensa del derecho a la salud, Yánez propuso la formalización de las denuncias en órganos públicos nacionales e internacionales, y el cuestionamiento de todas las políticas gubernamentales dirigidas a la desmejora de esos derechos.

Aclaratoria. Yoli D’Elía, asesor de derechos humanos de Provea, aclaró que la organización no ha contactado a los familiares de personas fallecidas debido a la escasez de materiales médicos. Sus declaraciones fueron incluidas en la nota titulada “Estado podría enfrentar demanda por muertes por falta de insumos” publicada ayer. El experto se refería a la posibilidad de hacer la denuncia de forma genérica.

“En cualquier situación en la que haya un daño a una persona cabe la posibilidad de denunciar. Un tercero no puede hacerlo ni asumir su defensa sin el estudio de los casos y sin consentimiento de la víctima”, enfatizó.

Estado proveedor
Funcionarios del gobierno convocan con frecuencia a distintos sectores para abordar su problemática y buscan cómo destrabarlas. A propósito de la severa falta de equipos médico-quirúrgicos y fármacos, la solución que encontró el Estado es convertirse en proveedor y distribuidor de estos rubros a las instituciones de salud.

Carlos Rosales, presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, informó que hace alrededor de 15 días el gremio fue convocado a un encuentro con representantes del Centro Nacional de Comercio Exterior y de los ministerios de Salud y Comercio, en el que se les anunció a los asistentes que el Estado importaría directamente los insumos y medicamentos.

“Solo nos dijeron eso y después de esa reunión no nos han vuelto a decir nada al respecto”.

Una fuente del sector privado de importadores confirmó la información y dijo que las compras se harían a través de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, dirigida por el mayor general Giuseppe Yoffreda, ministro de Transporte Acuático y Aéreo.

“Este es un error más de gobierno. Insiste en involucrase en actividades que no conoce”. La fuente destacó que el riesgo de estas importaciones es que “quedará en entredicho la calidad de esos productos porque el gobierno no sabe del sector”.

La fuente señaló que si uno de los equipos que traiga el Estado presenta fallas o se dañe, el representante de la marca en el país, “que es el importador tradicional”, no podrá prestarle servicios de mantenimiento y reparación porque no lo tendrá en sus registros.

En abril del año pasado el presidente Nicolás Maduro creó la Corporación de Insumos para la Salud, para la compra de la dotación de los centros hospitalarios.

“Cuesta mucho conseguirlas medicinas”
Yuseli Valera tiene 4 años, de sus 38 de edad, aferrada a la idea de que un trasplante de hígado la salvará de la cirrosis biliar primaria con hepatitis autoinmune que mermó su salud. Sin embargo, la crisis en el sector salud la ha llevado a desistir de la idea. 

Valera necesita tres medicamentos para tener calidad de vida: Colestiramina, Ursobilane (ácido ursodesoxicólico), Prednisona o Meticorten. Todos están escasos o agotados en el país. 

“Cuesta mucho conseguirlos. El sobre de Colestiramina cuesta 250 bolívares y yo necesito tres diarios. Mi esposo es el único que trabaja y fue diagnosticado hace un mes como paciente renal. En los hospitales no hay ni inyectadoras, mucho menos lo que se necesita para un trasplante. Los medicamentos me los han traído de Colombia porque aquí no se consiguen”, afirmó. 

La mujer lleva 24 meses en la lista de espera para un trasplante. Sin embargo, de acuerdo con las denuncias de Francisco Valencia, presidente de la Asociación de Pacientes Trasplantados de Venezuela, los trasplantes están paralizados por falta de recursos. 

Valera relató que suelen hacer rifas y vendimias para cubrir los gastos médicos. Pese a los diagnósticos, decidió unirse a la red que defenderá el derecho a la salud. 

“Si voy a pasar los últimos momentos de mi vida luchando por los derechos a la vida y la salud, así lo haré”, dijo la mujer, que es madre de dos niños. 

CIFRAS 

3,2 millardos de dólares adeuda el gobierno al sector farmacéutico.

6 millardos de bolívares es el monto de la deuda del gobierno a las clínicas por servicios prestados a través de 42 aseguradoras.

4,3 millardos de bolívares requiere el Hospital Universitario de Caracas. Solo recibió 700 millones de bolívares. Calculan que únicamente alcanza para pagar la nómina de febrero. 

1.477 pacientes renales que requieren hemodiálisis no la reciben por falta de material.