• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Acceso a agua potable es una deuda

El Objetivo del Milenio que pretendía reducir a la mitad el déficit del saneamiento de agua no se cumplirá para 2015 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cerca de 2.400 millones de personas, es decir un tercio de la población mundial, continuará sin tener acceso a agua potable y saneamiento adecuado en el año 2015, informó la Organización Mundial de la Salud y la Unicef.

“Con el ritmo actual en la mejora del saneamiento, el Objetivo de Desarrollo del Milenio para el año 2015, que pretendía reducir a la mitad la población que en 1990 no tenía acceso a condiciones higiénicas adecuadas, no se cumplirá por 500.000 personas", señalaron los organismos.

64% de la población en todo el mundo sí tendrá acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, lo que representa un incremento de casi 1.900 millones de personas con respecto a 1990. Esta información se recoge en el informe Actualización del Progreso en Saneamiento y Agua Potable 2013, publicado ayer.


La desigualdad continúa. Unicef y la OMS recordaron que el año pasado anunciaron que los objetivos del milenio sobre el acceso al agua potable habían sido logrados y superados en el año 2010. Por el contrario, advirtieron la necesidad de mejorar el saneamiento. Por ejemplo, en 2011 todavía 1.000 millones de personas defecaban al aire libre, y 90% de ellas procedían de zonas rurales. El informe incide en que existe aún una disparidad notable entre los que viven en las zonas rurales y los que viven en las ciudades.

"Los habitantes urbanos constituyen las tres cuartas partes de los que tienen acceso a un suministro de agua corriente en casa. Las comunidades rurales representan 71% de los que viven sin saneamiento", se señala en el texto.

El director global de Unicef para el programa de agua, saneamiento e higiene, Sanjay Wijesekera, indicó que la mejora de las condiciones higiénicas es una emergencia para evitar que niños sigan muriendo por la contaminación de agua. "Cada día cientos de niños mueren. Todos los días miles de padres lloran a sus hijos o hijas. Podemos y tenemos que actuar para afrontar esta tragedia humana colosal", dijo Wijesekera.