• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Voluntarios de la USB recuperaron áreas verdes

Más de 150 voluntarios se unieron en la jornada | Manuel Sardá/El Nacional

Más de 150 voluntarios se unieron en la jornada | Manuel Sardá/El Nacional

La actividad Un Día por la Simón se enfocó en desmalezar el Laberinto Cromovegetal diseñado por Cruz-Diez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:



Más de 150 voluntarios se unieron ayer para trabajar en la jornada anual Un Día por la Simón en la que estudiantes, egresados, y personal obrero y administrativo de la Universidad Simón Bolívar se dedicaron al cuidado de las áreas verdes del centro de estudio. El Laberinto Cromovegetal, diseñado en 1992 por Carlos Cruz-Diez, es uno de los lugares simbólicos del campus y fue uno de los puntos que recibió mayor atención. La falta de presupuesto ha ocasionado el descuido de la obra viva.
El laberinto es el único en el país y es similar a otros dos que Cruz-Diez ideó y que se encuentran en España y Colombia. “El diseño es de laberintos circulares interrumpidos que juega con el color, la altura y la textura. Está concebido para crear líneas de contraste verdes, rojas, amarillas y azules”, explica Celia Moreno, ingeniero agrónomo de la Universidad Central de Venezuela, quien encabezó el equipo que se ocupó de desmalezar gran parte de las 53.000 plantas que conforman la obra.
El centro del Cromovegetal tiene una loma en la que debería haber 12 cipreses en representación de cada mes del año. En lugar de eso, hay 10 árboles, uno de ellos muerto, según explicó Moreno. “Lo ideal sería poder replantarlos”.
La experta dice que en estos momentos, para atender las necesidades de los jardines de la USB, requieren de enraizadores, fertilizantes, humus de lombriz y tierra abonada –que pide a los miembros de la comunidad universitaria y a quienes puedan colaborar–, y jornadas similares que se hagan habituales y recurrentes para mantener la limpieza.
En otras áreas se realizaron actividades fitosanitarias para el cuidado de samanes y ceibas, y un ecorally con retos relacionados con el medio ambiente y preguntas sobre la casa de estudios.
Alfredo Graffe, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la USB, destacó que lo positivo de la iniciativa es que permite la convivencia entre todos los sectores universitarios sin distingos políticos.