• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Viceministra de Salud confirmó que equipos de salas de radioterapia presentan fallas

La atención de pacientes en hospitales como el Domingo Luciani de El Llanito se ha visto afectada por el mal estado de los aparatos | Aimara Meneses

La atención de pacientes en hospitales como el Domingo Luciani de El Llanito se ha visto afectada por el mal estado de los aparatos | Aimara Meneses

Nuramy Gutiérrez afirmó que el Gobierno hace las gestiones para garantizar el mantenimiento de los aparatos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nuramy Gutiérrez, viceministra de Recursos para la Salud, finalmente dio la primera declaración oficial sobre la situación de crisis que afrontan las salas de radioterapia en el país. Lo hizo ayer, durante su participación en el programa “Toda Venezuela” transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión. La funcionaria admitió la existencia de fallas en los aparatos de la red de 19 centros oncológicos, dotada gracias al acuerdo Argentina-Venezuela firmado en 2004, como se ha reportado en trabajos de investigación publicados en septiembre de 2012 y en agosto de este año en El Nacional.
Dahir Ral, conductora del espacio televisivo, interrogó a Gutiérrez basándose en los artículos del periódico: “Según reseñas del diario El Nacional, que justamente hablan de ese tema, se mencionan 19 salas que están presentando fallas con estos equipos: ¿Esto es cierto? ¿Hasta qué punto? ¿Cuál es el trabajo que en estos momentos está realizando el ministerio a fin de solventarlo?”.
Antes de confirmar lo publicado, la viceministra recordó que el convenio con el país sureño permitió incorporar nuevos aparatos para la atención de los pacientes con cáncer: “Si bien nos podemos quejar de que es cierto, tenemos algunos fuera de servicio, estos (los equipos) nunca hubiesen estado si no se hubiese hecho la inversión enorme que el presidente Hugo Chávez planificó”.
Gutiérrez no precisó cuántos aparatos fallan, pero el domingo pasado se publicó un reportaje en el cual se citaron investigaciones de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, del Centro de Estudios del Desarrollo de la UCV, de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica y de un grupo de físicos médicos, a partir de las cuales se concluye que entre la cuarta parte y la mitad de los aparatos están paralizados o presentan fallas.
 
Renovar el acuerdo. Gutiérrez habló de una solución: “Estamos seguros de que lo único que hay que hacer es reactivar el convenio con la hermana república de Argentina para que el mantenimiento preventivo y correctivo de esos equipos que están dañados, se continúe”. La afirmación corresponde con los reportajes divulgados hace un año en este diario, de acuerdo con los cuales en 2012 venció el contrato que garantizaba los programas de mantenimiento.
La viceministra enfatizó que la renovación del acuerdo es responsabilidad de las máximas autoridades del Ejecutivo nacional. “Esta es una labor que queda a los más altos niveles. Tengo la certeza absoluta de que nuestro presidente Nicolás Maduro ya esta iniciando las conversaciones que sean necesarias para que este convenio se reactive y pueda ponerse en funcionamiento”.
Gutiérrez dijo que hay un solo proveedor encargado del mantenimiento de los equipos y que se buscan fórmulas para ampliar la oferta de servicios. El diario reveló el año pasado las condiciones que el Gobierno aceptó para la compra de los equipos a dos proveedores argentinos. La mayoría fueron adquiridos principalmente a la empresa pública sureña Invap, con sede en Bariloche, la cual es representada en Venezuela por la compañía Meditron, que maneja el contrato.
Invap fabricó unidades de cobalto para aplicar radioterapias, pero también prevendió aceleradores lineales –equipos de última tecnología para emitir radiaciones curativas– que a su vez adquirió a la empresa sueca Elekta.  Otros aparatos, como los tomógrafos y simuladores de tratamiento, fueron vendidos por la filial argentina de la multinacional Phillips.
 
Implicaciones. Observadores han alertado sobre los efectos de las fallas de mantenimiento preventivo. Carlos Walter, ex ministro de Salud y director del Cendes, es uno de ellos. “Ha generado el deterioro de los aparatos y el estado de inoperatividad en que se encuentra la mayoría. Es un cuadro responsable de la interrupción o falta de inicio oportuno de tratamiento radioterapéutico lo que afecta a la gente”. Diputados de la Comisión de Desarrollo Social, como Bernardo Guerra, han señalado que debe fijarse la responsabilidad de la ex ministra Eugenia Sader en la situación actual.
Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento. “No todos asumen la lucha porque la enfermedad es muy dura y no pueden y porque no todos son conscientes de los derechos vulnerados”, dijo Marivin Ustáriz, de 33 años de edad, que padeció cáncer de cuello uterino y fue parte de un movimiento de protesta que en 2012 se escenificó en Carabobo.
Hay protocolos para tratar la enfermedad en caso de que los pacientes no tengan acceso a radioterapias. Aunque deben aplicarse cuando no existen otras opciones, la frecuencia con la que se ha recurrido a esas alternativas se ha incrementado. Omar Arias, físico médico, afirma que en muchos casos quienes no reciben radioterapia con la regularidad debida pueden presentar recaídas o avances en los estadios de la afección.  

Las Cifras
5 es el número de salas de radioterapias del convenio Argentina-Venezuela que estaban funcionando cuando miembros de la Asamblea Nacional las visitaron entre mayo y junio
29 equipos inoperativos o con fallas de distinta gravedad fueron contabilizados por el Cendes de la UCV en un estudio actualizado hasta junio pasado
18  aparatos paralizados o con defectos fueron identificados por la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica, de acuerdo con un informe de mayo

La situación en Caracas

Sin servicio
Nombre: Hospital Clínico Universitario
Ubicación: UCV
Los empleados del servicio indican que los equipos no funcionan desde hace tres meses, aunque se han reportado graves fallas en el último año. Las fuentes indican que sólo funciona la sala de rayos X y que en el hospital se limitan a referir a los pacientes a otros centros. En un recorrido se constató que no había pacientes en la sala de terapia, más allá de aquellos que se acercaban para averiguar si la unidad de cobalto y el acelerador lineal funcionaban.

Operación con sobrecarga
Nombre: Hospital Oncológico Luis Razetti
Ubicación: Cotiza
Los equipos funcionan con sobrecarga por el exceso de pacientes que atienden y el personal que allí labora indica que el acelerador lineal y la bomba de cobalto se dañan con frecuencia. Pacientes que reciben la terapia comentan que la institución está colapsada. Se decidió que por este año no se otorgaran más citas en el servicio debido a que ese centro atiende personas referidas de otros hospitales de Caracas y del país.

Citas para 2014
Nombre: Hospital Padre Machado
Ubicación: El Cementerio
Las citas para los pacientes que requieren radioterapia se dan para 2014 debido a la gran cantidad de personas que son atendidas. El acelerador lineal, la unidad de cobalto, los simuladores de tratamiento y el servicio de braquiterapia funcionaban con normalidad cuando se realizó el recorrido. Algunas pacientes indicaron que debieron esperar por lo menos seis meses para obtener la primera cita y luego otros dos meses para empezar el tratamiento.

Falta anestesiólogo
Nombre: Hospital J. M. de los Ríos
Ubicación: San Bernardino
El personal de la institución confirmó que los equipos no han escapado de sufrir fallas que afectan el funcionamiento regular, como ha ocurrido en otros hospitales. La sala de radioterapia de la institución se hallaba operativa para el momento de la visita. La recepción de pacientes tiene fluidez y se entregan citas con plazos no mayores de una semana. Sin embargo, no hay anestesiólogo y aquellos tratamientos que lo ameritan forman parte de una lista de espera.

Parálisis de un mes
Nombre: Hospital Domingo Luciani
Ubicación: El Llanito
El acelerador lineal y la bomba de cobalto dejaron de funcionar hace un mes, según fuentes internas. Ninguno de esos dos equipos fueron adquiridos en el convenio con Argentina. Funcionarios de la institución tenían esperanza de que no transcurriera mucho tiempo antes de que fueran reparados: el día de la visita se observaron técnicos del IVSS  encargados del mantenimiento. En la unidad de radioterapia se encontraron pacientes que estaban a punto de culminar sus tratamientos, pero la avería en los equipos los mantenía retrasados.