• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Viaducto en la Valle Coche estará elevado ocho metros

Van a resembrar los árboles en Montalbán | Foto HENRY DELGADO

Van a resembrar los árboles en Montalbán | Foto HENRY DELGADO

Advierten sobre la necesidad de que los nuevos accesos tengan suficiente longitud para frenar y acelerar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A la altura de la estatua de Alí Primera, en la autopista Valle-Coche, comienza la rampa del nuevo acceso que permitirá empalmar a través de un puente esa vía con la autopista Norte-Sur o de Los Túneles, como también se le conoce.

La obra fue anunciada la semana pasada por el Ministerio de Transporte Terrestre y la construcción quedó a cargo de la empresa Pilperca. Abel Romero, ingeniero residente, explicó que desde el sobreancho empezará el acceso que luego se irá elevando hasta un máximo de 8 metros de altura. Para hacerlo utilizarán muros de tierra armada. El viaducto que conectará con la otra vía tendrá 50 metros de largo.

Ayer estaban haciendo trabajos de acondicionamiento del terreno. Del lugar fueron sacados varios árboles que serán resembrados en Montalbán. La obra no afectará la pirámide ni el centro de la misión Negra Hipólita, ubicados en el kilómetro 0 de la Valle-Coche. El ingeniero señaló que aún estudian el método para conectar ambas vías. La obra estará lista antes de que finalice el año. 

Celia Herrera, presidente de la Sociedad Venezolana de Transporte y Vialidad, afirmó que es necesario asegurar el control de calidad y que el nuevo elemento tenga la resistencia apropiada y que no ponga en riesgo la seguridad. “Lo que hemos visto es que en las nuevas vías los accesos no tienen las longitudes apropiadas para acelerar o desacelerar”, opinó Herrera.

Se prevé que con el viaducto se aliviará la congestión en el distribuidor La Gaviota y quienes se dirijan a El Paraíso, La Yaguara, Catia y La Guaira, entre otros sectores del oeste de la ciudad, podrían ahorrarse 70 minutos de cola, aseguró el ministro Haiman el Troudi.

Herrera destacó que es necesario pensar en la ciudad del futuro: “Hay que evaluar la pertinencia de las obras. Preguntarse qué es lo que se desea. ¿Nuevas vías para los vehículos o que se pueda mover más gente? La tendencia mundial es mover al ciudadano”.