• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

“Venezuela necesita respeto mutuo”

Monseñor Saúl Figueroa Albornoz, obispo de Puerto Cabello, pidió confiar en el Señor ante los problemas, enfermedades, crisis económicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer, desde antes de las 6:00 de la mañana, cientos de fieles de Carabobo y de otros estados del país se reunieron en el malecón de Puerto Cabello para celebrar la Bendición del Mar, una tradición que se cumple cada Domingo de Resurrección desde hace 153 años. 

Con imágenes religiosas y botellas de agua en sus manos, los feligreses se acomodaron en tierra firme frente a la gabarra dispuesta para oficiar la eucaristía. Desde el mar, en sus lanchas y peñeros, un grupo de pescadores y surfistas en sus tablas esperó la bendición del Domingo Pascual. 

Monseñor Saúl Figueroa Albornoz, obispo de Puerto Cabello, ofició la celebración eucarística. “El retorno de Cristo debe ser nuestra principal creencia. El apóstol san Pablo dijo que si él no hubiese resucitado todo hubiese sido en vano, y el puente entre la tierra y el cielo se hubiese caído para siempre”, señaló. 

Ante los problemas, enfermedades, crisis económicas, exhortó a confiar en el Señor: “Al bendecir el mar, Jesús nos recuerda que fuimos bautizados; el bautismo es la muerte del hombre viejo y el nacimiento del nuevo. Venezuela está hoy necesitada de respeto mutuo; por tanto, hermanos, roguemos al resucitado a que nos dé el don de la paz; que no nos quedemos en la crítica, que aportemos soluciones”.

Luego de la homilía, bendijo las aguas y los fieles creyentes elevaron sus envases con el líquido, mientras las embarcaciones sonaban sus sirenas.